+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Desechada Ficha Técnica

Del Dip. Fernando Donato de las Fuentes Hernández, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta a las Secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales; y de Agricultura y Desarrollo Rural, para que intensifiquen las acciones de concientización y prevención de incendios forestales en nuestro país.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA TERCERA COMISIóN DE TRABAJO.


El suscrito, Fernando Donato de las Fuentes Hernández, diputado federal por el estado de Coahuila de Zaragoza, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional de la LXIV Legislatura, con fundamento en lo dispuesto en los artículos en los artículos 78, párrafo segundo, fracción III, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 58 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos; 58 y 60 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos; así como demás relativos y aplicables, somete a consideración de esta Honorable Soberanía la presente proposición con punto de acuerdo por la que se exhorta respetuosamente a las Secretarías de Medio ambiente y Recursos Naturales y de Agricultura y Desarrollo Rural, para que intensifiquen las acciones de concientización y prevención de incendios forestales en nuestro país, al tenor de las siguientes:

Consideraciones

México es un país privilegiado por la diversidad biológica excepcional que se distribuye en su territorio, expresada en diversos ecosistemas y numerosas especies con una amplia variabilidad genética. En este sentido se ubica entre los cinco primeros países llamados “megadiversos”, que albergan entre 60 y 70% de la diversidad biológica conocida del planeta. La diversidad conjunta de especies de México representa aproximadamente 12% del total mundial; dicho de otra manera, 12 de cada 100 especies conocidas en el mundo se encuentran en México. [*]

De acuerdo con el Sistema Nacional de Información Forestal, [*] México es considerado el quinto país con mayor diversidad biológica en el mundo, en él podemos encontrar una gran variedad de ecosistemas forestales que incluyen distintos tipos de bosques y selvas.

Las zonas forestales son imprescindibles para la vida en el planeta. Además de ser parte fundamental en los ciclos de producción y distribución del agua, purifican el aire que respiramos al capturar bióxido de carbono y liberar oxígeno. También regulan la temperatura y la humedad, con lo que se equilibra el clima; proporcionan alimento, medicina y refugio a los seres vivos; y son fuente de materia prima en muchas actividades humanas. [*]

Estos procesos vitales se ven amenazados por diversos factores ajenos a las actividades forestales como: la degradación de suelos, la deforestación, la tala inmoderada, los fuegos no controlados que están relacionados con otras actividades como la agricultura, la ganadería y el desarrollo urbano.

La problemática del sector forestal es muy diversa, y una de éstas, lo constituye sin duda alguna, la deforestación. Los ritmos de deforestación que sufre nuestro país son alarmantes. La acelerada destrucción de los bosques ha colocado en estado de emergencia a una gran variedad de especies de flora y fauna que dependen de ese ecosistema.

El ritmo de deforestación que padece México es uno de los más intensos del planeta: de acuerdo con el Instituto de Geografía de la UNAM, cada año perdemos 500 mil hectáreas de bosques y selvas. Eso coloca en riesgo de extinción a una gran variedad de plantas y animales, así como a muchas comunidades que a lo largo de generaciones han encontrado en este ecosistema un medio de vida, a tal grado que han aprendido a aprovecharlo sin destruirlo. Esto también nos coloca en el quinto lugar de deforestación a nivel mundial. [*]

Como es sabido, la deforestación es la expansión de la agricultura, que incluye la ganadería comercial y los grandes cultivos, sin embargo, otra de causa importante de la deforestación la constituye los incendios forestales.

La CONAFOR señala que un incendio forestal es la propagación libre y no programada del fuego sobre la vegetación en los bosques selvas y zonas áridas y semiáridas. El fuego es la liberación y desprendimiento de energía en forma de luz y calor producido por la combustión de vegetación forestal cuya ignición no estaba prevista, lo que nos obliga a realizar su extinción. [*]

El fuego puede tener una influencia positiva en la Naturaleza, pues ayuda a mantener la biodiversidad. Pero cuando se utiliza de forma irresponsable o se produce por alguna negligencia, puede convertirse en un incendio forestal de consecuencias devastadoras para el medio ambiente, incluso para la salud y seguridad de las personas.

Se calcula que las actividades humanas ocasionan el 99% de éstos incendios y sólo el resto tiene como causa, fenómenos naturales como descargas eléctricas y la erupción de volcanes.

De acuerdo con el promedio de los últimos años, casi la mitad de estos incendios se producen por actividades agropecuarias y de urbanización, junto con las acciones intencionadas y los descuidos de personas que no apagan bien sus cigarros o fogatas. También algunas prácticas de los cazadores furtivos y de quienes llevan a cabo cultivos ilícitos pueden causar un siniestro.

Es el fuego causado en forma natural, accidental o intencional en el cual se afectan combustibles naturales situados en áreas boscosas, cuya quema no estaba prevista. Para que el fuego forestal se produzca se requiere de tres elementos que forman el llamado "triángulo del fuego": combustible, calor y oxígeno.

Las pérdidas más graves causadas por los incendios forestales, indiscutiblemente, son las vidas humanas. Los incendios arrasan con la madera, el hábitat de fauna silvestre, contaminan el aire, contribuyen al cambio climático, propician la erosión del suelo, afectan el paisaje, y alteran el régimen hidrológico, entre muchos otros lamentables impactos ecológicos, económicos, sociales, políticos, y operativos.

Especialmente en los países en desarrollo, la alta marginación orilla a muchas comunidades a destruir el bosque para cultivar la tierra o para practicar la ganadería, mermando la vegetación terrestre, esto es, la base de la pirámide alimenticia en los ecosistemas terrestres. Así, la gran mayoría de los incendios que ocurren en nuestro planeta, son de origen humano, y la vegetación se ve sometida con una frecuencia mucho mayor a estos siniestros.

Las causas de los incendios son variadas: naturales, accidentales o intencionales. Sin embargo, más de 90% de los eventos presentados se debe a causas humanas.

En este sentido, entre las causas más importantes que causan incendios, se encuentran las quemas agrícolas cuando se pierde el control y se descuidan detalles como no tomar en cuenta la hora de la quema y dirección del viento, no contar con brechas corta fuego. Asimismo, cuando se destruye la vegetación por actividad agrícola, el suelo queda expuesto a la erosión por el viento y la lluvia.

Por otra parte, las zonas afectadas por la sequía, son las más propensas a incendios forestales, sobre todo si existe abundancia de combustibles naturales: ramas, hojas secas y matorrales.

En el mismo sentido la velocidad, contenido de humedad y dirección del viento es un factor clave que puede disminuir o propagar un incendio.

Adicionalmente, las altas temperaturas son una de las condiciones más propicias para que surjan o se propaguen los incendios.

Desgraciadamente, la imprudencia de excursionistas en bosques al encender fogatas, fumar o quemar basura, sin debidas precauciones, puede tener como consecuencia incendios de grandes proporciones.

Por último, los talamontes son de los grupos que más daños ocasionan a los bosques con la destrucción de los árboles y el abandono de ramas y follaje que al secarse constituyen un combustible muy peligroso.

En México, los incendios forestales queman en su mayoría (70-90 por ciento) pastizales y arbustos. Los primeros se recuperan totalmente en los primeros días de la temporada de lluvias, mientras que los arbustos tardan en hacerlo desde unas semanas hasta un par de años. En el caso de las zonas arboladas (aproximadamente del 10 al 30 por ciento de vegetación que se quema), tardan en recuperarse entre 15 y 50 años, según la especie y otros factores.

Un incendio forestal trae consigo más afectaciones de las que se perciben a simple vista, pues hay otros daños que son difíciles de cuantificar. Por ejemplo, las plantas y árboles quedan más desprotegidos ante las plagas y enfermedades, además de que se daña su capacidad de crecimiento. También se reducen los recursos genéticos y el valor recreativo de las zonas siniestradas, en tanto que los suelos modifican propiedades físicas, químicas y biológicas. En general se trata de una cadena de reacciones que contribuye de diferentes maneras al calentamiento atmosférico.

En términos económicos, la pérdida de productos forestales merma el potencial comercial. La evaluación de daños incluye las pérdidas materiales en productos y en servicios, es decir, los valores monetarios y no monetarios que proporcionan los bosques: madera afectada, costos de reforestación, costos de rehabilitación, incluidos suelos, ríos, etcétera; valores ecológicos, históricos, políticos, escénicos, y los costos del combate de incendios, que incluyen al personal, junto con los recursos materiales y financieros.

De acuerdo con el Centro Nacional de Control de Incendios Forestales, durante el 2017 se registraron 8,896 incendios forestales en 32 entidades federativas, afectando una superficie de 726,361.21 hectáreas. De esta superficie el 95.01% corresponde a vegetación en los estratos herbáceos y arbustivo y el 4.99% a arbóreo. Las entidades con mayor número de incendios fueron: México, Chihuahua, Michoacán, Jalisco, Ciudad de México, Puebla, Durango, Chiapas, Tlaxcala e Hidalgo, que juntas representan el 73.91% del total nacional. Por otra parte, los estados con mayor superficie afectada fueron: Jalisco, Chihuahua, Baja California, Oaxaca, Durango, Nayarit, Guerrero, Zacatecas y Michoacán que representan el 82.96% del total nacional. [*]

Durante el periodo enero-diciembre de 2018 se registraron 6,970 incendios forestales en 32 entidades federativas, con una superficie afectada de 488,161.87 hectáreas. Las entidades federativas con mayor superficie afectada fueron: Chihuahua, Sonora, Jalisco, Durango, Guerrero, Oaxaca, Baja California, Nayarit, Coahuila y Michoacán que en conjunto representan 82% del total nacional. [*]

Como es del conocimiento general, el aumento de la temperatura del planeta es una realidad. En los últimos años no ha habido verano en el que la expresión ola de calor, no se haya colado en los informativos y debemos ir familiarizándonos con este fenómeno meteorológico, ya que los expertos creen que cada vez serán más frecuentes e intensos.

naturales del fuego (ciclos preestablecidos), atrae consecuencias

En virtud de lo anteriormente expuesto, acudo a esta Tribuna para presentar la siguiente

Proposición con Punto de Acuerdo

Único: La Comisión Permanente del Honorable Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a las Secretarías de Medio ambiente y Recursos Naturales y de Agricultura y Desarrollo Rural, para que intensifiquen las acciones de concientización y prevención de incendios forestales en nuestro país.

Dado en Palacio Legislativo de San Lázaro a los 22 días del mes de mayo de 2019.

At e n t a m e n t e

Dip. Fernando Donato de las Fuentes Hernández


[*] Sarukhán José, CONABIO, 2006. “Capital natural y bienestar social”. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

[*] Sistema Nacional de Información Forestal, consultado el 20 de abril de 2019 en: http://187.218.230.5/salvaguardas/habitats-naturales.

[*] CONAFOR, Incendios Forestales. Guía práctica para comunicadores.

[*] CESOP; José de Jesús González Rodríguez, Carpeta No. 77 Julio, 2017, Deforestación En México.

[*] CONAFOR, programa Nacional de Prevención de Incendios Forestales, Centro Nacional de Control de Incendios Forestales, datos de la semana del 29 al 31 de diciembre de 2017.

[*] Comisión Nacional Forestal, Informe de Autoevaluación, Enero – diciembre de 2018.

Documentos Relacionados: