+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

Del Sen. Salomón Jara Cruz, del Grupo Parlamentario Morena, con punto de acuerdo en torno al Programa de Desarrollo Integral del Sur de México, El Salvador, Guatemala y Honduras.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA SEGUNDA COMISIóN DE TRABAJO.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO EN TORNO AL PROGRAMA DE DESARROLLO INTEGRAL DEL SUR DE MÉXICO, EL SALVADOR, GUATEMALA Y HONDURAS.

El abajo suscrito, Senador Salomón Jara Cruz, integrante del Grupo Parlamentario de MORENA a la LXIV Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, y demás disposiciones aplicables, someto a la consideración de esta H. Asamblea, la presente Proposición con Punto de Acuerdo al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

El pasado lunes 20 de mayo, en un acto celebrado en Palacio Nacional, la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena Ibarra, presentó al presidente Andrés Manuel López Obrador, la propuesta de la CEPAL para el Programa de Desarrollo Integral El Salvador, Guatemala, Honduras y México .

En el evento participaron el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon; el subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga; los embajadores acreditados en México de El Salvador, Carlos Cáceres; Guatemala, Nelson Olivero y la encargada de Negocios de Honduras, Ana Carlota Durón; así como los embajadores de México designados en esos países, Ricardo Cantú, Romeo Ruiz y David Jiménez, respectivamente.

El canciller mexicano señaló con puntualidad que el documento presentado por la CEPAL surge de la solicitud de asistencia técnica expresada formalmente por El Salvador, Guatemala, Honduras y México el 1° de diciembre de 2018, y servirá como una hoja de ruta para definir acciones específicas que permitan generar un mayor desarrollo en la región.

En el marco de esta presentación, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL realizó una amplia exposición sobre las causas estructurales que generan la migración en la región, así como de las principales propuestas de la Comisión para su mitigación y para generar un mayor crecimiento con bienestar a través de una estrategia enfocada en cuatro pilares: desarrollo económico; bienestar social; sostenibilidad ambiental y gestión migratoria. Asimismo, destacó que en esta propuesta hay un cambio de paradigma al abordar la movilidad desde una visión de seguridad humana.

Por su parte, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, mencionó que se iniciará la etapa de la instrumentación de los proyectos, para lo cual se buscará sumar a Estados Unidos a esta iniciativa, pues es una medida que los beneficiará también. Desde su perspectiva, este programa servirá para atender las causas de la migración en los próximos 10 años, por lo que destacó de manera particular la importancia de la Cooperación Internacional para el Desarrollo y la colaboración de los diversos aliados internacionales que han demostrado su apoyo a esta iniciativa.

Al finalizar el evento, el presidente López Obrador reafirmó la importancia de voltear hacia el sur, así como del compromiso de México con la Cooperación Internacional para el Desarrollo y la estrecha relación que mantiene nuestro país con los países socios del Programa . De esta forma, queda claro que con el impulso a este importante proyecto, El Salvador, Guatemala, Honduras y México se proponen construir una nueva relación que profundice sus lazos históricos, sus relaciones diplomáticas, culturales, económicas y comerciales las iniciativas comunes de desarrollo y los procesos de integración para lograr el más alto nivel de desarrollo y bienestar posible, construyendo de este modo sociedades justas, igualitarias, prósperas y democráticas que puedan garantizar una vida digna para todas y todos.

Tal y como lo sostiene la CEPAL, los cuatro países han expresado su voluntad de profundizar la cooperación en materia de migración para hacer de la movilidad humana una opción libre e informada, sin riesgos de vulneración de derechos y en un marco de regularidad. La historia ha demostrado que en momentos críticos los países centroamericanos han sido capaces de construir acuerdos de fondo, desarrollar procesos innovadores de integración regional, solucionar a través del diálogo los conflictos armados internos y enfrentar grandes desafíos comunes.

La migración en la subregión de los países del norte de Centroamérica y México ha sido fuente de prosperidad, intercambios, entendimiento y vínculos desde los tiempos del florecimiento de las grandes civilizaciones mesoamericanas. Esta iniciativa es entonces una oportunidad para estrechar los lazos históricos entre los países participantes, para ubicar el análisis y las políticas en materia migratoria en el amplio marco del desarrollo y para que, mediante sociedades más justas, igualitarias y sostenibles, la migración sea una opción y no la única salida al alcance de la mano.

De ahí la importancia del informe y las recomendaciones emitidas por la CEPAL. Se reconoce la existencia de un consenso creciente en torno a que los procesos migratorios no pueden abordarse solo desde el punto de vista nacional y que requieren un enfoque regional y una gobernanza multilateral. El Informe de la CEPAL constituye un proceso enriquecedor y alentador que expresa el valor de la visión regional en las tareas del desarrollo y refleja la voluntad de la CEPAL de trabajar estrechamente con los países y los fondos, programas y organismos especializados de las Naciones Unidas para el logro de los Objetivos y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Sin duda, se trata de un esfuerzo y un ejercicio colectivo que refleja la existencia de voluntad y capacidad para alinear los esfuerzos en busca de objetivos y metas comunes.  A los Gobiernos de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, así como a los fondos, programas y organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas que participaron en él, nuestro máximo apoyo y todo nuestro reconocimiento.

Como integrante del Grupo Parlamentario de Morena, me congratulo de ser testigo del lanzamiento de este Programa de Desarrollo Integral que, a partir de un diagnóstico preciso de las fortalezas y debilidades, de los retos y las realidades que cada uno de nuestros países enfrenta, propone una nueva ruta para hacer frente a los problemas del desarrollo que enfrenta nuestra región y, de manera particular,  a las razones de fondo que generan la migración y los desplazamientos de grandes grupos poblacionales.

Sin una perspectiva integral y multilateral; y sin una visión del desarrollo y la seguridad humana centrada en las personas, ningún esfuerzo será capaz de atender de manera estructural las causas y las raíces de los fenómenos que nos aquejan. Atrás han quedado las épocas en las que solo se buscaba promover el crecimiento económico y solo se privilegiaban los grandes indicadores macroeconómicos. Con este Plan, el objetivo es claro y estratégico: cambiar la realidad social y económica, promoviendo el desarrollo social y generando mejores condiciones de vida para las personas de nuestros países.

Este es el valor de este Programa que responde al primer compromiso político internacional asumido y promovido por el Presidente de la República, quien reconoció y expresó desde un primer momento su voluntad para combatir y disminuir, entre otras cosas, la profunda desigualdad social, la creciente violencia, la exclusión laboral y la brecha salarial, todas estas causas indiscutibles de la gran movilidad y de los diversos y complejos fenómenos asociados a la misma.

Ahora bien, de acuerdo con el contenido del documento elaborado por la CEPAL e intitulado Hacia un nuevo estilo de desarrollo. Plan de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México. Diagnóstico, áreas de oportunidad y recomendaciones de la CEPAL (LC/MEX/TS.2019/6), Ciudad de México, 2019, uno de los principales desafíos en materia de finanzas públicas a los que se enfrentan los países del Norte de Centroamérica y México es que el nivel del gasto público continúa condicionado por los reducidos recursos tributarios y por diversas turbulencias externas.

Dicho gasto ha tenido un carácter procíclico y ha sido ajustado primordialmente por el lado de la inversión. Además, existe una estrecha relación entre la dinámica del déficit fiscal y la evolución del PIB. Este panorama impone fuertes desafíos al financiamiento para el desarrollo hacia 2030 y el logro de los Objetivos del Desarrollo del Milenio. Por ello, se estima necesario poner en marcha una estrategia para la movilización doméstica de recursos —fortalecer las finanzas públicas— mediante una mejor y mayor recaudación —más redistributiva y progresiva— y la reducción de la evasión y elusión fiscales, domésticas y externas, que en promedio equivalen a 6,3 puntos porcentuales del PIB de América Latina y el Caribe (320.000 millones de dólares).

Por otra parte, se menciona que, a través de algunas fuentes de financiamiento externo, se pueden crear entornos favorables al establecimiento de incentivos adecuados para canalizar recursos hacia el desarrollo. Al respecto, resulta oportuno destacar que, en el ámbito de las cadenas de valor, se identificó que una de las restricciones más importantes y uno de los elementos claves para promover su fortalecimiento es lo relacionado con la exclusión financiera. Al medir el índice que mide el grado de inclusión financiera en general con el índice de dos subpoblaciones de interés dentro de cada país, esto es, el 40% más pobre de la población y la población rural, la CEPAL encontró que existe una estrecha relación entre la exclusión financiera y la pobreza, que, como ya se mencionó, se acentúa en áreas rurales.

En términos absolutos, la exclusión financiera se traduce en una capacidad reducida de los hogares para acumular activos de manera segura, apalancar los activos disponibles para realizar inversiones en capital humano y físico, y gestionar riesgos de manera efectiva. Esto es lo que hace que en el contexto de la implementación del plan de desarrollo integral del que es objeto la presente proposición, los temas de financiamiento e inclusión constituyan elementos estratégicos sobre los cuales debemos intentar explorar el mayor número de opciones.

Por lo anterior, si bien en el mediano plazo se estima que los mayores niveles de inversión pública deberían financiarse mediante una combinación de mayor eficiencia recaudatoria, reducción de los privilegios fiscales, lucha contra la corrupción, honradez y eficiencia del gasto público y, eventualmente, mediante reformas fiscales integrales que reflejen nuevos pactos fiscales en cada país. También es cierto que existen modelos institucionales que podrían complementar, focalizar y optimizar los esfuerzos y los recursos aportados por cada una de las partes (los estados y los demás actores estratégicos involucrados).

De manera específica, me refiero a instancias como el Banco de Desarrollo de América del Norte y el Banco Centroamericano de Integración Económica, ambos modelos de financiamiento vigentes cuyas experiencias y limitaciones, podrían servir de punto de partida para un nuevo modelo de financiamiento que apuntale los objetivos del Plan de Desarrollo Integral en el Sur de México y los países del Norte de Centroamérica.

No pasa desapercibido que en el espacio de cooperantes que se tiene contemplado estarán presentes todos aquellos actores interesados en contribuir al financiamiento de los objetivos, metas y acciones incluidos en el Plan. Bancos Regionales de Desarrollo (BID, BCIE, CAF y el Banco Mundial), así como los Ministerios o agencias de cooperación de países amigos. Sin embargo, me parece que no debe ignorarse la siguiente realidad:

De acuerdo con el estudio: La banca de desarrollo en Centroamérica: la experiencia del Banco Centroamericano de Integración Económica , el financiamiento al desarrollo en América Latina experimentó un período de fuerte impulso en los 80, justo durante la etapa de sustitución de importaciones, cuando se destinó una importante cantidad de recursos para el financiamiento de grandes obras de infraestructura, proyectos de pequeñas y medianas empresas con problemas de acceso al crédito, que buscaban ampliar la base industrial, mejorar la agricultura, promover el turismo, la pequeña industria y el comercio exterior.

Se crearon diversos bancos de desarrollo general y de sector especializado, con el fin de organizar y otorgar financiamiento a empresas paraestatales y programas especiales. Bajo estas ideas se dio el impulso a la creación en Centroamérica, en el año de 1960, del Banco Centroamericano de Integración Económica, que surge para promover la integración económica, enmarcado por la creación del Mercado Común Centroamericano.

Después de haber experimentado la banca de desarrollo un fuerte impulso, se presentó un período de baja promoción, enmarcado en el Consenso de Washington, dominado por la idea de que las bajas tasas de inflación, la mayor movilidad de capitales y la apertura financiera generarían incrementos en los ahorros internos, fomentando un mercado nacional de fondos prestables a largo plazo, así como mayor acceso al ahorro externo. Así, en los noventa, después de la presión por reducir la participación estatal en la economía y en el sector financiero, muchas de las instituciones financieras de desarrollo en Latinoamérica fueron reducidas de manera significativa o desmanteladas, debilitando los mecanismos tradicionales de financiamiento y fondeo de la inversión .
 
Hoy, el Banco Centroamericano de Integración Económica enfrenta importantes retos en materia de promoción de inversión, principalmente en sectores como la vivienda, energía, agua, transportes y telecomunicaciones. Infraestructura necesaria para mejorar las condiciones sociales. Por ello, se recomienda que la política de promoción al comercio interregional se centre en apoyar a la expansión y el crecimiento de las PyMES, las cuales son unidades importantes y centrales en un objetivo tan estratégico como lo es la generación de empleos.

En este contexto, además del reconocimiento al esfuerzo conjunto emprendido por los gobiernos de México, El Salvador, Honduras y Guatemala, el objeto del presente Punto de Acuerdo es someter a la consideración del titular del gobierno federal, como parte de un ejercicio de corresponsabilidad entre el poder legislativo y ejecutivo en materia de política exterior y presupuesto, la posibilidad de diseñar y constituir mediante un acuerdo entre los países que impulsan el Plan de Desarrollo Integral, un Banco de Desarrollo exclusivamente orientado al financiamiento de los objetivos y al cumplimiento de las recomendaciones presentadas por la CEPAL. Por todo lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de esta Asamblea la siguiente proposición con:  

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión expresa su apoyo y reconocimiento al Plan de Desarrollo Integral promovido por los gobiernos de México, El Salvador, Guatemala y Honduras, con el objetivo de generar un nuevo paradigma de desarrollo, atender la movilidad y los crecientes flujos poblacionales desde una perspectiva de seguridad humana; y resolver las causas estructurales que generan desigualdad social, violencia y exclusión laboral en nuestra región.

SEGUNDO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión toma nota de las recomendaciones emitidas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)  para instrumentar el Plan de Desarrollo Integral del Sur de México y Norte de Centroamérica; y exhorta respetuosamente a los titulares de los poderes ejecutivos de los estados del sur de México a revisar y ajustar, en la medida de lo posible, sus programas y recursos a los objetivos, metas y estrategias que ahí se plantean.

TERCERO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta al poder ejecutivo federal a que evalúe la conveniencia y viabilidad de diseñar y constituir, mediante un convenio suscrito entre México, El Salvador, Guatemala, Honduras, Estados Unidos de América y Canadá, un Banco de Desarrollo Regional específicamente dedicado y orientado a financiar los objetivos del Plan de Desarrollo Integral recomendados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Salón de Sesiones de la H. Comisión Permanente, a los 22 días del mes de mayo de 2019.

Suscribe

  Senador Salomón Jara Cruz