+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Cámara de Diputados Ficha Técnica

De la Dip. Julieta Macías Rábago, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con punto de acuerdo que exhorta a la Comisión Nacional del Agua; al Gobierno del estado de Oaxaca; a la Fiscalía General de la República; y a la Fiscalía General del estado de Oaxaca, a establecer acciones coordinadas que permitan la inmediata resolución del conflicto hídrico entre las comunidades Mixes de Tamazulapam del Espíritu Santo y de San Pedro y San Pablo Ayutla en Oaxaca.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA PRIMERA COMISIóN DE TRABAJO.


CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA A LA COMISIÓN NACIONAL DEL AGUA, AL GOBIERNO DEL ESTADO DE OAXACA, A LA FISCALÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA Y A LA FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA A ESTABLECER ACCIONES COORDINADAS QUE PERMITAN LA INMEDIATA RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO HÍDRICO ENTRE LAS COMUNIDADES MIXES DE TAMAZULAPAM DEL ESPÍRITU SANTO Y DE SAN PEDRO Y SAN PABLO AYUTLA EN OAXACA, A CARGO DE LA DIPUTADA JULIETA MACÍAS RÁBAGO DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE MOVIMIENTO CIUDADANO.

Quien suscribe, Diputada Julieta Macías Rábago, integrante del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano en la LXIV Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 78, párrafo segundo, fracción III de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los artículos 116 y 122, numeral 1 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, así como los artículos 58 y 60 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a consideración de la Comisión Permanente la presente Proposición con Punto de Acuerdo para exhortar, respetuosamente, a la Comisión Nacional del Agua, al Gobierno del Estado de Oaxaca, a la Fiscalía General de la República y a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca a establecer acciones coordinadas que permitan la inmediata resolución del conflicto hídrico entre las Comunidades Mixes de Tamazulapam del Espíritu Santo y de San Pedro y San Pablo Ayutla, de acuerdo con la siguiente

Exposición de motivos

En el marco de la conmemoración de 2019 como Año Internacional de las Lenguas Indígenas, el 26 de febrero, en el recinto del pleno de la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión, Yásnaya Aguilar Gil, reconocida activista y lingüista e integrante de la Junta de Gobierno del Instituto Superior Intercultural Ayuuk (ISIA), pronunció un discurso en lengua ayuuk , que comenzó de la siguiente manera:

El agua y la palabra. México y sus muchos nombres ocultos.
Nëwemp. En el lugar del agua. Mixe.
Giajmïï. Sobre el agua. Chinanteco.
Nangi ndá. La tierra en medio del agua. Mazateco.
Kuríhi. Dentro del agua. Chichimeco.
Nu koyo. Pueblo húmedo. Mixteco.
Fue el nombre que le pusieron a esta ciudad. Después, a este Estado, el Estado mexicano: México. ¿Qué se oculta dentro de las aguas de Nëwemp?

Prosiguió la también licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas con estudios de maestría en Lingüística por la UNAM :

Actualmente se hablan aproximadamente 6 mil lenguas en el mundo. Del Catálogo de Lenguas Amenazadas de la Universidad de Hawái, Estados Unidos, se reporta que en promedio cada 3 meses muere una lengua en el mundo. Por su parte, la UNESCO informa que en 100 años se habrán extinguido al menos la mitad de las lenguas del planeta.

Más adelante, denunció:

En mi comunidad, Ayutla Mixe, en Oaxaca, no tenemos agua. Hace casi dos años grupos armados nos despojaron del manantial del que históricamente nos abastecíamos y que hasta ahora sigue en injusticia aun cuando hemos denunciado y demostrado nuestra razón. A pesar de que las leyes dicen que el agua es un derecho humano, ésta no llega a nuestras casas y afectan sobre todo a los niños y ancianos.

Complementó su intervención señalando:

Es la tierra, el agua, los árboles los que nutren la existencia de nuestras lenguas. Bajo un ataque constante a nuestro territorio, ¿cómo se revitalizará nuestra lengua? Nuestras lenguas no mueren, las matan. El Estado mexicano las ha borrado. El pensamiento único, la cultura única, el Estado único, con el agua de su nombre, las borra.

Más allá del valor que, para la lengua ayuuk, representó llegar a la más alta Tribuna de la Nación, fue el rescate público de un conflicto socioambiental lo que mayor impacto tuvo en la opinión pública, nacional e internacional .

De acuerdo con la nota correspondiente , consultable en la versión electrónica del Semanario Proceso y que incluye fragmentos que la Crónica Parlamentaria de San Lázaro omitió, la Lingüista habría señalado que Ayutla Mixe lleva ya casi dos años sin agua debido a que grupos violentos y armados en complicidad con funcionarios del municipio aledaño de Tamazulapam Mixe atacaron el 5 de junio del 2017 a comuneros de Ayutla Mixe, mataron a Luis Juan Guadalupe, hirieron con armas de fuego a siete personas, incluidos un policía estatal y una señora de la tercera de edad, y secuestraron a cinco mujeres por más de ocho meses, así como que Aunado a ello ese grupo armado de Tamazulapam Mixe tomó el manantial de San Pedro y San Pablo Ayutla, cortó el suministro de agua potable y posteriormente destruyó la infraestructura hidráulica de la comunidad consistente en dos tanques de agua y tuberías que conectaban al 70% de la población indígena.

Consigna Proceso que la participación de Aguilar habría concluido con fuertes interrogantes:

¿Quién financia a los grupos violentos que los agreden? ¿Quién los armó? ¿Qué intereses y actores externos políticos y criminales hay detrás de toda la agresión? ¿Por qué tanta pasividad, omisión y hasta complicidad del Gobierno del Estado de Oaxaca? ¿Quién busca la desestabilización de una comunidad indígena en resistencia que ha sido parte fundamental de la vida regional de los pueblos Mixes para evitar una contaminación de partidos políticos y crimen organizado ante una realidad nacional llena de colonización arbitraria? ¿Por qué se niega el gobernador del estado a recibir a las autoridades comunitarias de San Pedro y San Pablo Ayutla Mixe?

En una espléndida colaboración de Juan Villoro, aparecida en el Diario Reforma del 1º de marzo y reproducida por la Revista Etcétera , se aportan nuevos datos para el análisis, a saber:

Durante décadas, Ayutla Mixe tuvo rencillas con la comunidad vecina de Tamazulapam Mixe, que se resolvían en asambleas y negociaciones. El antecedente es decisivo para entender la postura que hasta ahora han tenido las autoridades de Oaxaca, que interpretan lo ocurrido como un simple conflicto entre comunidades. Así se pasa por alto que las tierras de Ayutla Mixe han sido invadidas. Quienes las ocupan ilegalmente exigen que el agravio se legalice cediendo títulos de propiedad.

La presión ha ido en aumento y el 5 de junio de 2017 encapuchados que portaban armas largas lanzaron ráfagas contra la población indefensa. Luis Juan Guadalupe fue asesinado y otras siete personas resultaron heridas. Cinco mujeres fueron secuestradas durante más de ocho meses y vejadas de la peor manera. Ese mismo grupo paramilitar se apoderó del manantial de Ayutla Mixe y dinamitó los tanques y los ductos de agua de la localidad. Del despojo de la tierra se pasó al del agua, derecho garantizado por la Constitución.

En el mismo sentido, Emiliano Monge escribió un artículo sin desperdicio que se publicó el 30 de marzo en El País , en el que aporta elementos de enorme utilidad para el intercambio público:

Durante los últimos diez años, el motivo por el que las armas de alto calibre aparecen en las regiones montañosas del sur mexicano no es otro que la amapola. (…)  La marihuana y la tala ilegal, que dieran origen a los grupos criminales que se asentaban lejos de los centros urbanos, han pasado a segundo plano o se han fundido con el negocio que crece en torno del mayor opioide del planeta.

Tanto en Michoacán como en Guerrero y Oaxaca, son muchas las regiones cuya vida es violentada, erosionada y destruida por grupos asociados al crimen organizado, que en su actuar no solo generan destrucción y muerte al interior de las comunidades sino también entre las comunidades.

 Quinientos metros antes de que los comuneros de Ayutla y las autoridades —que debían deslindar la demanda por El Manantial— llegaran al sitio del despojo, una cincuentena de habitantes de la población invasora cerró la carretera con piedras y palos, por lo que la comitiva se vio obligada a continuar a pie. A partir de entonces, en torno a los caminantes se alzó un coro de gritos e insultos, a los que siguió una lluvia de piedras, lanzada por los mismos hombres y mujeres que habían bloqueado su paso.

Los habitantes del municipio agresor no estaban solos aquel día; no lo habían estado, de hecho, desde hacía bastante tiempo: en las montañas y en los cerros que se alzaban a la izquierda y a la derecha del camino, empezó a escucharse el eco de las detonaciones. Y no eran armas cualesquiera. Se trataba de armas de alto calibre. Sorprendidos y asustados, los comuneros de Ayutla, entre quienes había mujeres, jóvenes y viejos, echaron a correr, preocupados, además, porque cuatro de sus mujeres habían sido retenidas por el grupo armado.

Como ocurre con otras causas retomadas por el activismo y la movilización globales, de acuerdo con nota del 25 de abril del sitio electrónico de la Revista Proceso , el asunto habría llegado a la Relatora Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, a través de un expediente en el que se detallarían “la ineficacia, negligencia y contubernio del gobierno del estado de Oaxaca (…) pues advertidos de todos los actos criminales y con cientos de llamados precautorios, han reducido su intervención a entablar mesas de diálogo con los agresores” (que) “han resultado ineficaces para restablecer el derecho al acceso de agua potable de la comunidad de Ayutla, siendo que los agresores han firmado acuerdos que no se ven materializados a la hora de ejecutarse y sin que el gobierno del estado haga más al respecto, permitiendo que la agresión se mantenga flagrantemente y sean indiferentes ante los delitos cometidos por los grupos armados y funcionarios del municipio aledaño (…)”.
El mismo sitio web, en sendas notas de 13 y 17 de mayo , publicó un inusitado episodio en que, luego de la comunicación con la ONU y el movimiento en Twitter en que se viralizara, el 6 de mayo, el hashtag #AguaParaAyutlaYa (por parte de personalidades como Gael García Bernal, Diego Luna y José María Yazpik; Julieta Venegas; Juan Villoro y Gabriela Jauregui; la académica Denise Dresser; Lydia Cacho y Jorge Ramos), el Gobernador del Estado anunciara el 13 un acuerdo histórico que fuera desmentido, cuatro días después, por autoridades de San Pedro y San Pablo Ayutla.
Inclusive, en lo que tiene la apariencia de una inserción pagada, la versión electrónica de El Financiero aventuraría, el 15 de mayo , que:

Manteniendo el trabajo coordinado entre las instancias que intervienen como parte de compromiso que Gobierno actual de mantener la seguridad y brindar confianza a los oaxaqueños, pero principalmente ahora, dar seguimiento a cada uno de los acuerdos pactados a fin de cumplir la atención social a estos municipios.

Este acuerdo de paz logrado hace unos días por la administración del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, permite que las comunidades de San Pedro y San Pablo Ayutla Mixe y Tamazulapan del Espíritu Santo tengan garantizado el servicio de agua.

Con el gobernador de Oaxaca como moderador, ambas comunidades acordaron la instalación de una tubería que permita garantizar 50 por ciento del agua potable proveniente del manantial Meejy Ajpy para los habitantes de cada una de las poblaciones.
Este conflicto, latente desde hace 44 años, entró en etapa crítica en abril de 2017 cuando las autoridades de San Pedro y San Pablo Ayutla denunciaron que pobladores de Tamazulapam del Espíritu Santo estaban invadiendo sus territorios y solicitaron la intervención de la Secretaría General de Gobierno.

El día de hoy se pone fin a ese conflicto entre los pobladores, toda vez que las autoridades locales ya están trabajando para solventar esta problemática.

El 17 de mayo -el mismo día del desmentido-, se publicó en el portal de noticias NSS Oaxaca un libelo en que lo que parece ser un columnista habitual del mismo medio (que en una colaboración del día 8 escribiera que Para sorpresa de todos la Guerra por el Agua inició ya en Oaxaca en la otrora mística Zona Mixe, alimentada por sacerdotes seguidores de la izquierdista Teología de la Liberación y su Opción Preferencial por los Pobres ) aportara perlas como las siguientes:

El conflicto étnico-religioso en la guerra por el agua entre San Pedro y San Pablo Ayutla y Tamazulapan del Espíritu Santo, Mixe, amenaza estallar en un enfrentamiento de graves consecuencias avivado por activistas de la Sección XXII de la CNTE.

Ello ocurre, a pesar que el pasado miércoles personal de la Comisión Estatal del Agua (CEA) en presencia de representantes de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca inició la instalación de una red de 6 pulgadas, que dotará del servicio de manera simultánea a las comunidades.

(…)

Los propios lugareños responsabilizan de reavivar el conflicto a los profesores de la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Federico Villanueva Damián y Arturo Martínez Galván, quienes mantienen un férreo cacicazgo en San Pedro y San Pablo Ayutla, Mixe.

El primero, Federico Villanueva, además, es propietario de pozos que surten de agua a la zona en conflicto. Asimismo, en este conflicto étnico-religioso en la guerra por el agua cobra plena vigencia la sentencia popular que detrás de todo conflicto social “hay una lana, una sotana o una fulana”.

Y la dama no es otra que la activista, investigadora y lingüista ayuujk Yásnaya Elena Aguilar Gil, quien lleva los apellidos de su madre porque su padre, el sacerdote Julián Rodríguez Medina, quien residió en Santa Cruz Matagallinas, Ayutla Mixe, colgó los hábitos y hoy es profesor en la UNAM.

(…)

En el conflicto étnico-religioso no es ajena la mano negra que mece la cuna de la violencia de Adelfo Regino Montes, defenestrado asesor del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. El Director General del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) apoya a Yásnaya Elena Aguilar Gil.

De lo anterior, se desprende la evidente degradación del debate público, así como la escalada y complicación de un conflicto hídrico que está por cumplir dos años, lo que -sin perjuicio de lo que hace a la probable participación del crimen organizado- a todas luces amenaza la viabilidad de la vida en las comunidades afectadas.
El artículo 9º de La Ley de Aguas Nacionales reconoce el altísimo valor de la prevención, conciliación, arbitraje, mitigación y solución de conflictos en materia del agua y su gestión, por lo que le reconoce a la CONAGUA la facultad de conciliar o arbitrar en la materia.
Por lo anteriormente expuesto, sometemos a consideración de esta Comisión Permanente, la presente Proposición con

Punto de Acuerdo

Único: La Comisión Permanente del Honorable Congreso de la Unión exhorta, respetuosamente, a la Comisión Nacional del Agua, al Gobierno del Estado de Oaxaca, a la Fiscalía General de la República y a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca a establecer acciones coordinadas que permitan la inmediata resolución del conflicto hídrico entre las Comunidades Mixes de Tamazulapam del Espíritu Santo y de San Pedro y San Pablo Ayutla, en Oaxaca.

Dado en el salón de sesiones de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, a 22 de mayo de 2019.

Diputada Julieta Macías Rábago