+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Dip. Rocío Matesanz Santamaría, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con punto de acuerdo que exhorta a la Secretaría de Educación Pública y a las secretarías de educación pública de las entidades federativas a intensificar las acciones de capacitación y formación continua que se imparte a los docentes, incluyendo criterios y conocimientos especializados que permitan la plena inclusión educativa de las niñas, niños y adolescentes que presentan cualquier tipo de discapacidad.

SE TURNó A LA SEGUNDA COMISIóN.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN, EXHORTA A LA SECRETARIA DE EDUCACIÓN PÚBLICA Y A LAS SECRETARÍAS DE EDUCACIÓN PUBLICA DE TODAS LAS ENTIDADES FEDERATIVAS, PARA QUE EN EL ÁMBITO DE SUS RESPECTIVAS COMPETENCIAS, INTENSIFIQUEN LAS ACCIONES DE CAPACITACIÓN Y  FORMACIÓN CONTINUA QUE SE IMPARTA  A LOS DOCENTES, INCLUYENDO CRITERIOS Y CONOCIMIENTOS ESPECIALIZADOS QUE PERMITAN LA PLENA INCLUSIÓN EDUCATIVA DE LAS NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES QUE PRESENTAN CUALQUIER TIPO DE DISCAPACIDAD,  A FIN DE  QUE ÉSTOS PUEDAN INCORPORARSE A LA EDUCACIÓN ORDINARIA. 

La que suscribe, Rocío Matesanz Santamaría, Diputada Federal integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional de la LXIII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 116 DE LA Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, así como del 58 y 60 del Reglamento de Gobierno Interior del Congreso de los Estados Unidos Mexicanos, somete a la consideración de esta soberanía, el  Punto de Acuerdo por el que se exhorta a la Secretaria de Educación Pública y a las Secretarías de Educación Pública de todas las entidades federativas, para que en el ámbito de sus respectivas competencias, intensifiquen las acciones de capacitación y  formación continua que se imparta  a los docentes, incluyendo criterios y conocimientos especializados que permitan la plena inclusión educativa de las niñas, niños y adolescentes que presentan cualquier tipo de discapacidad,  a fin de  que éstos puedan incorporarse a la educación ordinaria, al tenor de los siguientes:

CONSIDERANDOS

En el marco de la escolaridad obligatoria, el sistema educativo establece una serie de objetivos, experiencias y aprendizajes que deben garantizarse para todos los alumnos sin excepción, puesto que son esenciales para su adecuado desarrollo y socialización. Ahora bien, la presencia en el sistema escolar de alumnos con  “capacidades diferentes”, ha supuesto la necesidad de que los docentes, en los diversos niveles, tengan que enfrentarse a una gran variabilidad de diferencias individuales y de formas de aprender, que se traducen en distintos ritmos de aprendizaje, diferentes predisposiciones para aprender, desiguales intereses y apoyo familiar. Este hecho implica la búsqueda de estrategias organizativas y didácticas diversas que permitan dar respuesta a  alumnos con numerosos puntos de partida distintos, con diferentes motivaciones e intereses, capacidades de aprendizaje o estilos cognitivos, así como, diferencias biológicas, fisiológicas o socio-afectivas, etc. Retos a los que no es fácil dar solución.

Por tanto, para que la escuela pueda ofrecer una respuesta a la diversidad integrada por  alumnos con algún tipo de discapacidad, es necesario que se produzcan una serie de cambios de tipo cualitativo que afecten a todos los componentes que constituyen el sistema educativo nacional. Estos cambios deben empezar por reflejarse no sólo en los aspectos relativos a la currícula o la  organización e infraestructura del plantel escolar y su funcionamiento, sino desde la capacitación y formación de los docentes y por ende, en su desarrollo profesional dentro del aula.

Sobre el particular, resulta importante exponer que la discapacidad, cualquiera que esta sea, y por ende, los problemas de comunicación y socialización que enfrentan un número indeterminado de niñas, niños y adolescentes en nuestro país, es una situación que se agrava notablemente si no se tienen debidamente visualizado el número de menores que la sufren, pues en muchos de los casos los problemática no han sido bien diagnosticada,  el sistema educativo nacional no cuenta con las opciones de inclusión educativa para que puedan acceder a la educación ordinaria y en casos extremos, a la educación especial, pese a  las disposiciones legales a su favor.

Conforme a lo establecido por el  artículo 3º  de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y la Convención sobre los Derechos del Niño,  la educación es un derecho humano fundamental inherente a todos los individuos, que constituye un proceso  multifactorial al que deben tener acceso todas las personas sin distinción alguna.

En apoyo de lo anterior,  la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ONU; 2008), que entró en vigor el 3 de mayo de 2008, señala en el segundo párrafo de su artículo 1º,  que “Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”, por lo que el artículo 7º dispone queLos Estados Partes tomarán todas las medidas necesarias para asegurar que todos los niños y las niñas con discapacidad gocen plenamente de todos los derechos humanos y libertades fundamentales en igualdad de condiciones con los demás niños y niñas”, entre los que desde luego, el derecho a la educación es fundamental.

Por otra parte, la Declaración de Salamanca y el  Marco de Acción para las Necesidades Educativas Especiales (UNESCO,1994), en  la que se señala  como principio rector que “las escuelas deben acoger a todos los niños, independientemente de sus condiciones físicas, intelectuales, sociales, emocionales,  lingüísticas u otras”. Por lo que deben permitir el acceso educativo, lo mismo a niños discapacitados que a  niños con rendimiento sobresaliente.

En el contexto de esta Declaración y Marco de Acción, el artículo  3º  señala que el término "necesidades educativas especiales" se refiere a “todos los niños y jóvenes cuyas necesidades se derivan de su capacidad (sic) o sus dificultades de aprendizaje (UNESCO, 1994:11).

La  Declaración en comento, establece a través de toda su normatividad que las políticas educativas deberán tener en cuenta las diferencias individuales y las distintas situaciones  de los estudiantes con discapacidad y ponderar la conveniencia de que se les imparta  educación en escuelas especiales, en clases y unidades especiales dentro de las escuelas ordinarias, o bien, lograr su plena inclusión en aulas y salones ordinarios, con docentes debidamente capacitados (UNESCO, 1994).

En el ámbito nacional y acorde a lo anterior, en sus Objetivos 1 y 3,  el Programa Sectorial de Educación 2013-20118 (SEP; 2013), establece  que se deberá asegurar “la calidad de los aprendizajes en la educación básica y la formación integral de todos los grupos de la población”, así como una “mayor cobertura, inclusión y equidad educativa entre todos los grupos de la población para la construcción de una sociedad más justa”. De igual manera, señala la necesidad de ampliar la cobertura, el apoyo al ingreso y la permanencia de los estudiantes en la escuela, el combate al rezago educativo y mejoras sustanciales a la calidad y la pertinencia en la educación de las personas con discapacidad.

El Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad 2014-2018 (PNDIPD, 2014),  establece los siguientes Objetivos, Estrategias y Líneas de Acción sobresalientes:

“Objetivo 4.- Fortalecer la participación de las personas con discapacidad en la educación inclusiva y especial, la cultura, el deporte y el turismo. Estrategia

4.1. Impulsar políticas educativas inclusivas para favorecer el acceso, permanencia y conclusión de las personas con discapacidad en todos los tipos, modalidades y niveles.

Líneas de Acción

4.1.1. Actualizar el marco regulatorio con un enfoque para la inclusión de las personas con discapacidad en todos los tipos, modalidades y niveles educativos. 4.1.2. Implementar modelos y prácticas escolares con perspectiva de género en todos los tipos, niveles y modalidades educativas, incluyendo a población indígena. 4.1.3. Desarrollar estrategias metodológicas y materiales educativos apropiados para la atención de los diversos tipos de discapacidad o de problemas para el aprendizaje. 4.1.4. Desarrollar capacidades en todo el personal educativo para favorecer la inclusión de PCD en todos los tipos y niveles educativos.

4.1.5. Promover el otorgamiento de apoyos técnicos y pedagógicos a personal educativo del SEN para facilitar la inclusión de las PCD.

4.1.6. Promover el otorgamiento de becas, apoyos, materiales, tecnologías, libros o especialistas en SEB, LSM, que faciliten la educación de PCD.

4.1.7. Promover ambientes de aprendizaje inclusivos donde la atención de estudiantes con discapacidad contribuya al enriquecimiento del contexto social y educativo.

 4.1.8. Promover la educación básica, media superior y superior para las mujeres con discapacidad.

4.1.9. Adecuar y equiparar planteles educativos, culturales y deportivos para eliminar o reducir las barreras que impiden el acceso y la participación de personas con discapacidad.

 4.1.10. Prever que las acciones de infraestructura educativa, cultural y deportiva atiendan los requerimientos de las personas con discapacidad. Estrategia

4.2. Promover programas o acciones que fortalezcan la inclusión educativa de las personas con discapacidad.

Líneas de Acción

 4.2.1. Promover y difundir el derecho a la educación de las personas con discapacidad, prohibiendo cualquier discriminación en el Sistema Educativo Nacional.

 4.2.2. Incorporar en la capacitación del personal directivo y docente el conocimiento de LSM, SEB y TIC para PCD.

4.2.3. Impulsar el Modelo de Educación Bilingüe para personas sordas, la enseñanza del SEB y la LSM en todos los tipos y niveles educativos.

4.2.4. Promover en la educación básica la enseñanza de la LSM como primera lengua a los niños sordos, incluidos los padres.

4.2.5. Establecer que los programas educativos que se transmiten por televisión, incluyan interpretación en LSM.

4.2.6. Promover que los estudiantes presten apoyo a personas con discapacidad que así lo requieran, a fin de que cumplan con el requisito del servicio social. 4.2.7. Establecer en los programas de alfabetización, el conocimiento y uso del idioma Español, para personas sordas.

4.2.8. Actualizar la Norma Técnica de Competencia Laboral para prestación de servicios de interpretación de la LSM al español y viceversa.

4.2.9. Diseñar e implementar programas de formación y certificación de intérpretes en LSM.”

Por su parte, la Ley General de Educación indica en su Artículo 39 que la educación inicial, la educación especial y la educación para adultos son parte del sistema educativo nacional, y en el artículo 41, establece que la educación especial está destinada a los alumnos con discapacidad, con aptitudes sobresalientes y/o con necesidades especiales de educación:

 “Artículo 41.- La educación especial tiene como propósito identificar, prevenir y eliminar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación plena y efectiva en la sociedad de las personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación ... Atenderá a los educandos de manera adecuada a sus propias condiciones, estilos y ritmos de aprendizaje, en un contexto educativo incluyente, que se debe basar en los principios de respeto, equidad, no discriminación, igualdad sustantiva y perspectiva de género.

Tratándose de personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, se favorecerá su atención en los planteles de educación básica, sin que esto cancele su posibilidad de acceder a las diversas modalidades de educación especial atendiendo a sus necesidades…

La formación y capacitación de maestros promoverá la educación inclusiva y desarrollará las competencias necesarias para su adecuada atención.

La educación especial deberá incorporar los enfoques de inclusión e igualdad sustantiva. Esta educación abarcará la capacitación y orientación a los padres o tutores; así como también a los maestros y personal de escuelas de educación básica y media superior regulares que atiendan a alumnos con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de comportamiento o de comunicación …”

En el  artículo 33 de la LGE,  se establece que a fin de cumplir con el principio de equidad educativa, efectiva igualdad en oportunidades de acceso, tránsito y permanencia en los servicios educativos, las autoridades educativas …:

“II Bis.- Desarrollarán, bajo el principio de inclusión, programas de capacitación, asesoría y apoyo a los maestros que atiendan alumnos con discapacidad y con aptitudes sobresalientes, en términos de lo dispuesto en el artículo 41;”

Sobre el particular, la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad (LGIPD, 2011), en la parte relativa a la educación, dispone en su artículo 12, que  “La Secretaría de Educación Pública promoverá el derecho a la educación de las personas con discapacidad, prohibiendo cualquier discriminación en planteles, centros educativos, guarderías o del personal docente o administrativo del Sistema Educativo Nacional.”  y que para ello, deberá:  

“IV. Incorporar a los docentes y personal asignado que intervengan directamente en la integración educativa de personas con discapacidad, al Sistema Nacional de formación, actualización, capacitación y superación profesional para maestros de educación básica;”

El Acuerdo número 592 sobre la Articulación de la Educación Básica (SEP, 2011), señala  los principios pedagógicos que deben ser considerados por todos los directivos y docentes de la Educación Básica como condiciones esenciales para la implementación del currículo, la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes y la mejora de la calidad educativa. Uno de estos principios pedagógicos hace referencia a la atención a la diversidad:

1.8. Favorecer la inclusión para atender a la diversidad.

La educación es un derecho fundamental y una estrategia para ampliar las oportunidades, instrumentar las relaciones interculturales, reducir las desigualdades  entre grupos sociales, cerrar brechas e impulsar la equidad. Por lo tanto, al reconocer la diversidad que existe en nuestro país, el sistema educativo hace efectivo este derecho al ofrecer una educación pertinente e inclusiva.  

Pertinente porque valora, protege y desarrolla las culturas y sus visiones y conocimientos del mundo, mismos que se incluyen en el desarrollo curricular.

Inclusiva porque se ocupa de reducir al máximo la desigualdad del acceso a las oportunidades, y evita los distintos tipos de discriminación a los que están expuestos niñas, niños y adolescentes…”

En congruencia con lo anterior, los docentes deben promover entre los estudiantes el reconocimiento de la pluralidad social, lingüística y cultural como una característica del país y del mundo en el que viven, y fomentar que la escuela se convierta en un espacio donde la diversidad y la inclusión educativa puedan apreciarse y practicarse como  aspectos de la vida cotidiana y de enriquecimiento común.

Por tanto, para atender a los alumnos que, por su discapacidad cognitiva, física, mental o sensorial (visual o auditiva), requieren de estrategias de aprendizaje y enseñanza diferenciadas, es necesario que se identifiquen las barreras para el aprendizaje con el fin de promover y ampliar en la escuela y las aulas, oportunidades de aprendizaje, accesibilidad, participación, autonomía y confianza en sí mismos, ayudando con ello a combatir actitudes de discriminación. Para el logro de este principio es indispensable la organización, la toma de acuerdos y la vinculación entre autoridades, directivos, docentes y madres, padres o tutores; lo que desde luego, presupone decisiones basadas en la capacitación y conocimiento previo de la problemática a superar.

En México, niñas, niños y adolescentes que sufren algún tipo de discapacidad, ya sea física o mental enfrentan con frecuencia exclusiones y discriminación, esto es, en gran medida, debido a la falsa idea de que son inferiores, vulnerables y que les será imposible la autosuficiencia cuando crezcan o que dependerán eternamente de la atención de alguien más (INEE, s/f).

La exclusión y la discriminación se incrementan cuando existen otras condiciones de marginalidad o forman parte de grupo minoritario. Por ejemplo, una niña, niño o adolescente que tiene algún impedimento físico o mental y además, nace en una familia en condiciones de pobreza, será más propenso a ser objeto de descuido, abuso y malos tratos. Ellas y ellos tienen menos probabilidades de recibir una atención digna a su salud o de asistir a la escuela debido a numerosos obstáculos que la sociedad pone a su paso y de la marginación de recursos (INEE, s/f).

El Panorama Educativo 2014 (INEE, 2014) se reconoce que la población con discapacidad tiene menores tasas de asistencia escolar, observándose que   entre la población con discapacidad, la incidencia de analfabetismo es muy alta, pues de los niños de 3 a 5 años sólo asiste a la escuela el 48.2%,  mientras que de los  6 a 11 años asiste el  81.4%, de los de 12 a 14 años asiste el 72.4%, y en el grupo de edad de 15 a 17 años asiste apenas el 49.6%. Asimismo, revela que las diferencias entre la asistencia de la población con y sin discapacidad van de 17 a 25 puntos porcentuales en los grupos de edad referidos; situación que representa un grave problema de exclusión escolar (INEE, 2014:28).

En congruencia con lo anterior, en el Sistema Educativo Nacional se considera que la educación inclusiva es aquella garantiza el acceso, permanencia, participación y aprendizaje de todos los estudiantes, con especial énfasis en los que están excluidos, marginados o en riesgo de estarlo, por medio de la puesta en práctica de un conjunto de acciones orientadas a eliminar o minimizar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación de los alumnos, y que surgen de la interacción entre los estudiantes y sus contextos, las personas, las políticas, las instituciones, las culturas y las prácticas (SEP, 2012:24).

Cabe resaltar además, que la educación inclusiva entraña cambios y modificaciones de contenidos, enfoques, estructuras y estrategias basados en una visión común que abarca a todos los menores en edad escolar y la convicción de que corresponde al sistema educativo ordinario educar a todas las niñas, los niños y adolescentes (SEP, 2012:24).

La UNESCO ha conceptualizado a la educación inclusiva como:

 “…el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación. Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niño/as del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niño/as ¨

Los sistemas educativos tradicionales se han caracterizado por privilegiar la franja del estudiante “medio”, y ofrecer respuestas educativas homogéneas a niños y niñas con necesidades diversas, Al respecto,  Ana Machado (Equidad e Inclusión, 2017:114), señala que ese carácter homogeneizador ha conducido a considerar las diferencias desde criterios normativos que han hecho que todo aquel que este fuera de lo que se ha considerado “normal” sean sujetos de programas diferenciados o simplemente ignorados o incluso excluidos. De hecho, las niñas, niños y jóvenes en situación de discapacidad, se encuentran entre quienes en menor proporción acceden a la escuela y quienes experimentan con mayor intensidad el abandono escolar y el rezago educativo (Equidad e Inclusión, 2017:72).

Dentro del marco de la Reforma Educativa se busca promover la equidad educativa en favor de las personas con discapacidad (Equidad e Inclusión, 2017:115), por lo que se promueve la educación inclusiva sustentándola  en varios principios clave, entre los que destacan los siguientes:

  • La exclusión no es un problema de los alumnos sino de la escuela; en consecuencia, es ésta la que debe adecuarse a los alumnos y a sus necesidades diversas. 
  • Los alumnos deben ser atendidos en entornos inclusivos, con el fin de que participen e interactúen  en igualdad de condiciones con el resto de la población escolar, y se privilegie un ambiente de convivencia y respeto de la diferencia, superando estereotipos, prejuicios, prácticas discriminatorias y se contribuya a formar ciudadanos más competentes, tolerantes y solidarios. 
  • Las diferencias en las capacidades de los alumnos no deben representar una barrera, sino una fuente de aprendizaje. 

En virtud de lo anterior, y como consecuencia natural de todos estos postulados, es primordial señalar la necesidad de promover y fomentar que  la capacitación y formación  incluya necesariamente  criterios y conocimientos especializados que permitan la plena inclusión educativa de las niñas, niños y adolescentes que presentan cualquier tipo de discapacidad.

En la formación de los maestros en general y primordialmente para aquellos que tengan alumnos con discapacidad, se deberán introducir cursos de capacitación y formación continua que faciliten la comprensión, comunicación y relación entre los docentes y los alumnos discapacitados, ofreciéndoles no sólo una visión clínico-terapéutica sino también una perspectiva pedagógica, psicológica, social y cultural sobre quiénes son,  cómo son y cuáles son sus principales requerimientos  (Domínguez, s/f: 58).

Es por ello que la capacitación y formación de los docentes en este sentido, resulta de gran relevancia en la construcción de una escuela de calidad y verdaderamente inclusiva, no solo para estar en aptitud de brindar servicios educativos a los alumnos que presenten cualquier grado de discapacidad, sino además, para detectar el padecimiento y orientar al alumno y a los padres y tutores del mismo.

Cabe resaltar entonces,  que para el alumnado que requiere de estrategias de aprendizaje y enseñanza diferenciada en función de una discapacidad, cualquiera que esta sea, se requieren promover y ampliar oportunidades de aprendizaje, accesibilidad, participación, autonomía y confianza en sí mismos, ayudando con ello a su inclusión educativa y a combatir actitudes de segregación o discriminación, por lo que es necesario que los docentes promuevan  entre el alumnado, el reconocimiento de la pluralidad social, lingüística y cultural como característica de nuestro país y el mundo.

Por lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de esta soberanía, el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión, exhorta a la Secretaria de Educación Pública y a las Secretarías de Educación Pública de todas las entidades federativas, para que en el ámbito de sus respectivas competencias, intensifiquen las acciones de capacitación y  formación continua que se imparta  a los docentes, incluyendo criterios y conocimientos especializados que permitan la plena inclusión educativa de las niñas, niños y adolescentes que presentan cualquier tipo de discapacidad,  a fin de  que éstos puedan incorporarse a la educación ordinaria.

Palacio Legislativo de San Lázaro, a nueve de agosto de 2017.

ATENTAMENTE

DIP. ROCÍO MATESANZ SANTAMARÍA

INTEGRANTE DEL GRUPO PARLAMENTARIO

DEL PARTIDO ACCIÓN NACIONAL

Fuentes de Información:

CONADIS. Portal. Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad 2014-2018. Disponible en:  http://www.gob.mx/conadis/acciones-y-programas/programa-nacional-para-el-desarrollo-y-la-inclusion-de-las-personas-con-discapacidad-2014-2018-5882

Domínguez, Ana Belen (s/f) Educación para la inclusión de alumnos sordos/Education for the inclusion of deaf students. Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva. Disponible en: http://www.repositoriocdpd.net:8080/bitstream/handle/123456789/1658/Art_DominguezAB_Educacionparalainclusion_2009.pdf?sequence=1

INEE. Portal del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. Disponible en: http://www.inee.edu.mx/index.php/?option=com_content&view=article&layout=edit&id=2720

INNE (2014). Panorama Educativo 2014. Disponible en: http://publicaciones.inee.edu.mx/buscadorPub/P1/B/113/P1B113.pdf

Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad (LGIPD) (2011). Diario Oficial del 30 de mayo de 211. Disponible en: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGIPD_171215.pdf

ONU (2008).Convención sobre los Derechos de las Personas  con Discapacidad. Disponible en: http://www.un.org/esa/socdev/enable/documents/tccconvs.pdf

Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad 2014-2018 (PNDIPD, 2014). Disponible en: http://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/23604/Programa_Nacional_Desarrollo_Inclusi_n_PD_2014-2018.pdf

SEP (2011). Acuerdo Número 592 por el que se establece la articulación de la Educación Básica, emitido el 19 de agosto de 2011. Disponible en: https://www.sep.gob.mx/work/models/sep1/Resource/9721849d-666e-48b7-8433-0eec1247f1ab/a592.pdf

SEP (2012). Orientaciones para la Atención Educativa de Alumnos Sordos que cursan la Educación Básica, desde el Modelo Educativo Bilingüe Bicultural. Disponible en: http://www.educacionespecial.sep.gob.mx/pdf/doctos/2Academicos/6Libro_Orientaciones.pdf

SEP (2013). ACUERDO número 684 por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa de Fortalecimiento de la Educación Especial y de la Integración Educativa. Disponible en: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5289450&fecha=28/02/2013

SEP (2013). PROGRAMA Sectorial de Educación 2013-2018. Disponible en: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle_popup.php?codigo=5326569

SEP (2016). ACUERDO número 22/12/16 por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa para el ejercicio fiscal 2017. Disponible en: http://www.inclusionyequidad.sep.gob.mx/files/transparencia/reglas-de-operacion/rop_2017.pdf

SEP (2017). Equidad e Inclusión. Modelo Educativo. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, Ciudad de México.

SEP. ACUERDO número 612 por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa de Fortalecimiento de la Educación Especial y de la Integración Educativa. Disponible en: http://dof.gob.mx/nota_detalle_popup.php?codigo=5229916

SEP-DGEE. Portal de la Dirección General de Educación Especial. Disponible en: http://www.educacionespecial.sep.gob.mx/2016/index.html

SEP-Veracruz. Portal de Dirección General de Educación Especial. Disponible en: http://eespecial.sev.gob.mx/difusion/auditiva.php

UNESCO (1994). Declaración de Salamanca y Marco de Acción para las necesidades educativas especiales. Disponible en:  http://www.unesco.org/education/pdf/SALAMA_S.PDF

UNESCO. Educación inclusiva. Disponible en: http://www.inclusioneducativa.org/ise.php?id=1