+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Consulta de: Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Dictámenes a Discusión y Votación

Uno, de la Segunda Comisión, la que contiene punto de acuerdo:
Que exhorta a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, de los gobiernos de las entidades federativas y a los ayuntamientos a coordinarse ante la eventual aplicación a nivel nacional del programa “Conduce sin Alcohol” de la Comisión Nacional contra las Adicciones.

Fue aprobado, en votación económica.


SEGUNDA COMISIÓN

RELACIONES EXTERIORES, DEFENSA NACIONAL Y EDUCACIÓN PÚBLICA

 

HONORABLE ASAMBLEA

A la Segunda Comisión de Trabajo de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública, en el Segundo Receso del Tercer Año de Ejercicio Constitucional de la LXII Legislatura, le fueron turnadas para su análisis y dictamen dos proposiciones con Punto de Acuerdo respecto de la eventual implementación del programa “conduce sin alcohol” a nivel nacional, motivo por el cual se elabora un sólo dictamen ya que ambas proposiciones comparten el interés de prevenir los accidentes que ocasiona la conducción bajo los efectos del alcohol.

Con fundamento en el artículo 78 fracción III de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; de los artículos 116, 127 y demás aplicables de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos; así como de los artículos 58, 60, 87, 88, 176 y demás aplicables del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, los legisladores integrantes de esta Segunda Comisión, sometemos a la consideración del Pleno el presente Dictamen, de conformidad con los siguientes:

ANTECEDENTES

1. Con fecha 17 de junio de 2015, la Diputada María San Juana Cerda Franco, integrante del Grupo Parlamentario Nueva Alianza presentó ante el Pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión la proposición con punto de acuerdo por el que exhorta a la Secretaría de Salud para que la Comisión Nacional contra las Adicciones, en la implementación del programa “Conduce sin alcohol” a nivel nacional, incluya en la capacitación del personal que operará el programa a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Instituto Mexicano de la Juventud y de las secretarías de salud estatales.

2. Con fecha 15 de julio de 2015, senadores integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional presentaron ante el Pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión proposición con punto de acuerdo que exhorta a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, de los gobiernos de las entidades federativas y a los ayuntamientos a coadyuvar a la eventual aplicación a nivel nacional del programa “Conduce sin Alcohol” de la Comisión Nacional contra las Adicciones.

En esa misma fecha la Presidencia de la Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, dispuso que dicha proposición con Punto de Acuerdo se turnara para su estudio y dictaminación a la Segunda Comisión, de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública, por lo que en este acto se emite el Dictamen correspondiente, de conformidad con lo siguiente:

 

CONTENIDO DE LAS PROPOSICIONES

1. La Diputada María San Juana Cerda Franco, integrante del Grupo Parlamentario Nueva Alianza en su proposición con punto de acuerdo, señala expresamente en sus consideraciones:

“El pasado 10 de Junio del presente año el titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC), Manuel Mondragón, señaló que el Programa “Conduce sin Alcohol” estará en vigor en todos los estados de la República a finales del año en curso.

Este programa ha resultado exitoso en la capital del país, así lo muestran diversas estadísticas del mismo.

Según el portal de “Parametría” y derivado de la información obtenida en la encuesta realizada en vivienda en el Distrito Federal por esta entidad de investigación, el 61% de los entrevistados destacan que la medida preventiva del alcoholímetro ha cumplido con su objetivo, ya que ha ayudado en mucho a disminuir los accidentes provocados  por personas que conducen tras consumir bebidas alcohólicas.

La percepción de los capitalinos es avalada por la SSPDF, la institución reporta que el programa ha contribuido a reducir en 30% el índice de los accidentes fatales asociados con el consumo de alcohol, y a disminuir en 70% las muertes por conducir en estado de ebriedad. Óscar Pérez Coria director del programa afirma que en 2003 se tenían 671 decesos, y para finales de 2012 sólo se registraron entre 96 y 97 fallecimientos.

En el Distrito Federal, conducir un vehículo particular rebasando el nivel de alcohol permitido en la sangre (cantidad superior a 0.8 gramos por litro o de alcohol en aire expirado superior a 0.4 miligramos por litro o bajo el influjo de narcóticos) tiene una sanción administrativa: el vehículo se traslada a un depósito (salvo que cuente con alguna persona que conduzca el mismo en los términos de la Ley), el conductor alcoholizado es arrestado de 20 a 36 horas en el Centro de Sanciones Administrativas, conocido popularmente como “El Torito”.

Si bien, el total de los capitalinos (según la encuesta de Parametría) está a favor del alcoholímetro, en la práctica no todos comparten dicha opinión. Algunos implicados han tratado de eludir el programa amparándose, o intentando sobornar a las autoridades a cargo o tratando de escapar para no cumplir la sanción.

La misma encuesta nos señala que el 17% de los entrevistados aceptaron haberse detenido en el retén y hacer el test de alcoholemia.

Este programa no solo ha sido alabado, algunos juristas lo han atacado considerando que es un foco de abusos de autoridad y corrupción, aseguran que es una práctica arbitraria y anticonstitucional por obstaculizar el libre tránsito con retenes.

El Distrito Federal no ha sido la única Entidad Federativa en la que se ha probado este programa, Estados como Jalisco con su programa “Salvando Vidas” y Monterrey de la misma forma han comprobado la efectividad de estas acciones preventivas, incluso en algunos de estos estados las multas económicas llegan a rebasar los diez mil pesos en contra de los conductores en estado de ebriedad.

En el Grupo Parlamentario Nueva Alianza celebramos las acciones gubernamentales que buscan prevenir desastres y más si estos implican pérdidas humanas como los accidentes de las personas bajo el influjo del alcohol.

En México se consumen al año un promedio de 7.2 litros de alcohol puro por persona, de acuerdo con el “Reporte sobre el estado global del alcohol y la salud 2014”, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La cantidad ingerida en México por los ciudadanos mayores de 15 años es similar a la reportada en países como Japón y Ecuador, pero es mayor al promedio mundial que es de 6.2 litros por persona al año.

Cabe destacar, y obtenido del mencionado estudio, alrededor del mundo es el género masculino el que presenta mayor consumo, la cifra más alta reportada en las mujeres, tomando en cuenta todos los países, es de 9.1 litros de alcohol puro por persona al año, mientras que la de los hombres es de 27.5; ambos pertenecen a Bielorrusia.

México no es la excepción, el promedio en hombres es de 12.4 litros por persona, mientras que el de las mujeres es de 2.6 litros al año.

En el Informe de la OMS contempla que en 2012 se produjeron 3.3 millones de defunciones en mundo provocadas por el “uso nocivo del alcohol”; además reporta que la ingesta de alcohol aumenta el riesgo de padecer más de 200 enfermedades.

El CONADIC reporta que la mortalidad asociada a los accidentes de tránsito relacionados con estas bebidas embriagantes es alta, ya que anualmente mueren 10,000 personas por esta causa y 25,000 quedan incapacitadas.

A su vez, menciona que la primera causa de muerte en jóvenes en nuestro país son los accidentes automovilísticos, de los cuáles el 52% está relacionado con el consumo del alcohol u otra droga.

Derivado de lo señalado, las y los Diputados de Nueva Alianza estamos convencidos que la prevención y educación de los efectos nocivos del alcohol redituará en la disminución de fallecimientos. Consideramos de la misma forma que el programa “Conduce sin Alcohol” es un gran acierto que debe implementarse a nivel nacional, pero el mismo debe dar certeza jurídica a la ciudadanía sobre la actuación de las autoridades competentes. Por ello, el programa no solo debe ser sancionador sino instructor de las consecuencias de romper las normas establecidas en contra del abuso del alcohol.”

Ante lo expuesto, la proposición establece el siguiente resolutivo:

“ÚNICO. Se exhorta a la Secretaría de Salud Federal para que la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC), en la implementación del programa “Conduce sin alcohol” a nivel nacional, incluya en la capacitación del personal que operará el programa a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Instituto Mexicano de la Juventud y de las Secretarías de Salud Estatales, con la finalidad de que el respeto de los derechos humanos sea un pilar en la aplicación del mismo.”

2. Los legisladores del Grupo Parlamentario del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional proponentes del punto de acuerdo en comento, señalan expresamente en sus consideraciones:

“El programa “Conduce sin alcohol” mejor conocido como ”Alcoholímetro” implementado en el año 2003, es un operativo policiaco de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF), que aplica pruebas rápidas de alcoholemia en retenes itinerantes en la Ciudad de México. Tiene como objetivo principal, prevenir que automovilistas conduzcan en estado de ebriedad, y provoquen accidentes viales por dicha causa.

Cifras como las proporcionadas por la encuestadora Parametría en 2013, indican que el 61 por ciento de los entrevistados en el Distrito Federal consideran que la medida preventiva del alcoholímetro ha cumplido con su objetivo, ya que con su aplicación, se ha  visto disminuido el porcentaje de los accidentes provocados por ciudadanos que conducen sus vehículos tras consumir bebidas alcohólicas.

Asimismo, se destaca que el 96 por ciento de los encuestados, están a favor de que cuando algún conductor rebase los límites de ingesta de alcohol, sea trasladado al Centro de Sanciones Administrativas para que como multa pase ahí de 20 a 36 horas.

En 2014, de acuerdo con estadísticas de la SSP-DF la ex directora general de Prevención del Delito Leticia Varela, informó que el número de menores de edad entre 15 y 17 años de edad detenidos en diferentes puntos en los que se instaló el alcoholímetro aumento en un 20 por ciento por conducir en estado de ebriedad. También se detalló que del 1 de enero al 15 de diciembre de 2014, fueron remitidos 18 mil 176 conductores al Centro de Sanciones Administrativas,  por conducir en estado de ebriedad, de los infractores, 16 mil 475 corresponden al género masculino y mil 701 al femenino.

A estos datos, es importante agregar que los accidentes de tránsito, constituyen un creciente problema de salud pública por los daños a la salud que ocasiona, así como a los enormes costos que genera tanto a las familias como a la sociedad al provocar un elevado gasto en salud y una gran demanda de servicios.

Un estudio publicado por la Organización Panamericana de la Salud en 2013, señala que de acuerdo con estudios de organismos internacionales en materia de vialidad, México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en muertes por accidentes de tránsito.

En el documento se detalla que en México “los días jueves, viernes y sábado por la noche, se movilizan alrededor de 200 mil conductores bajo influencia del alcohol y por este motivo mueren al año aproximadamente 24 mil personas en accidentes automovilísticos relacionados con el consumo de alcohol, lo que se traduce en 55 personas cada día.

Por su parte el Instituto Nacional de Estadística y Geografía destaca que en México los accidentes de tráfico de vehículos de motor y la enfermedad alcohólica del hígado son de las cuatro principales causas de muerte entre la población de 35 a 44 años.

En este contexto, se puede apreciar, que el programa Conduce Sin Alcohol no sólo evita accidentes a los conductores ebrios, sino que también brinda seguridad a la ciudadanía que circula o camina sin haber bebido y que puede sufrir un choque o atropellamiento.

Considerando la eficiencia y resultados del programa Conduce sin Alcohol, el pasado 10 de junio del presente año, el titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), Manuel Mondragón y Kalb, señaló que se está preparando la aplicación del programa Conduce Sin Alcohol a nivel nacional, y confió en que se logre la unificación de los procedimientos de esta medida con los gobiernos estatales, lo anterior en cumplimiento de la instrucción del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con lo que se esperaría que se registre la disminución de accidentes de tránsito ocasionados por el consumo de alcohol entre un 25 y 30 por ciento como sucedió en el Distrito Federal.

Los Senadores del PRI, consideramos que la aplicación del programa Conduce sin alcohol a nivel nacional, además de ser un tema de salud pública, también lo es de educación cívica, por tanto, es indispensable que en esta implementación  planteada por el gobierno federal, también se busque incentivar una cultura de prevención y cuidado ante un problema social como lo es el abuso excesivo del alcohol. Por tal motivo es necesaria la ampliación de esta política social que ha brindado resultados de prevención y protección a la ciudadanía.

Consideramos que el esfuerzo para la implementación de operativos como el “Alcoholímetro” debe ser una responsabilidad compartida con los gobiernos estatales a fin de consolidar y unificar en un máximo histórico nacional los resultados favorables de este programa.

Ante lo expuesto, la proposición en análisis plantea los siguientes puntos resolutivos:
   “PRIMERO. La Comisión Permanente  exhorta a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, de los gobiernos de las entidades federativas y a los H. Ayuntamientos a coadyuvar, dentro de sus atribuciones, a la eventual aplicación a nivel nacional del programa “Conduce sin Alcohol” de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic).

SEGUNDO. La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta a la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) a coordinarse de manera permanente y efectiva con el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, organismo dependiente de la Secretaría de Salud del Gobierno de la República, a fin de coadyuvar en la implementación de estrategias ante la eventual aplicación a nivel nacional del programa “Conduce sin Alcohol”.”

 

CONSIDERACIONES

I.- Los legisladores que integramos esta Segunda Comisión de Trabajo de la Comisión Permanente coincidimos con las proposiciones de mérito al reconocer los resultados, exitosos del programa Conduce sin Alcohol. Gracias al cual se previenen actualmente cientos de accidentes fatales, constituyendo con esto un esfuerzo contra la problemática de salud pública que lesiona el orden público, la vidas de los conductores y de los peatones y de la ciudadanía en general.

Esta dictaminadora consideró pertinente resolver ambas proposiciones en un solo acto, considerando que abordan el mismo tema, además de coincidir en lo positivo que resultaría la eventual aplicación del “Programa Conduce sin Alcohol” a nivel nacional, así como en aplicación del principio de economía procesal.

Es importante recordar que la conducción bajo los efectos del alcohol afecta gravemente la capacidad de juicio, la coordinación y otras funciones motrices, esto resulta una problemática de salud pública, que afecta al bebedor y, en muchos casos, a personas inocentes.

El uso nocivo del alcohol provoca efectos sanitarios y sociales perjudiciales para el bebedor, para quienes lo rodean y para la sociedad en general comprometiendo tanto el desarrollo individual como el social. Por lo tanto compartimos la argumentación de los proponentes, referente a que la implementación del Programa “conduce sin alcohol”, en las distintas entidades federativas donde ya se aplica ha derivado en mayor seguridad para su población.

En este sentido resulta evidente que la estrategia del estado mexicano para la reducción de daños asociados al alcohol y el volante, debe incluir la responsabilidad interinstitucional compartida que prevenga y brinde atención con medidas disuasorias, para forjar un entorno de conducción y de la vía pública más seguro.

II.- Esta Dictaminadora considera indispensable exhortar a las entidades federativas, así como a las distintas instituciones involucradas en este fenómeno, a adoptar y promover una política de movilidad segura, tomando en cuenta las necesidades de todos los usuarios de la vía pública, y en especial, de los más vulnerables como lo son, peatones, ciclistas y motociclistas. Reforzando con esto el compromiso del Estado mexicano para reducir las de lesiones, discapacidades y muertes causadas por esta problemática.

Impulsar mecanismos estratégicos como el programa “Conduce sin Alcohol”, sirven para contener y dar seguimiento a practicas que han demostrado resultados tangibles para evitar la perdida de vidas por el absurdo de conducir un vehículo bajo los efectos del alcohol.

Resaltar que en la aplicación de este programa, es de gran importancia la capacitación adecuada en materia de Derechos Humanos, para que los servidores públicos involucrados brinden la atención adecuada y especializada en prevención y atención del consumo problemático del alcohol al volante. Además de crear campañas de prevención del abuso de alcohol dirigidas al personal que labora en la industria gastronómica, centros de entretenimiento, discotecas y bares, así como en la industria de vinos y licores y la industria cervecera, sobre todo en zonas de mayor afluencia de jóvenes y zonas turísticas.

Para llevar a cabo la consolidación de un sistema integral de prevención y atención del uso nocivo de alcohol promoviendo la participación interinstitucional como una política pública eficaz, oportuna y renovada.

En ese sentido, todos los actores involucrados, tienen una actuación fundamental y el gran compromiso de dar impulso y apoyo en la aplicación de acciones que permitan incidir de manera contundente en este grave problema de salud pública.

III.- Esta Comisión comparte la opinión de Rafael Camacho Solís, director del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones,  sobre los efectos sobre la salud pública del consumo de alcohol. El gran problema de las drogas no son las ilegales sino las legales, En primera instancia el alcohol, es la droga que más se consume, un estudio que hizo Reino Unido reveló que la droga que causa más daño es el alcohol, incluso más que la heroína, la cocaína, el crack, que cualquiera de las otras drogas.  El alcohol es la droga que le provoca más problemas a la sociedad, la que más se vincula con pleitos, con accidentes y muertes. Además está vinculada con la comisión de conductas delictivas. La verdad es que el alcohol es la droga legal que causa más daño y después el tabaco. 

En la Encuesta de Estudiantes entre el 2006, 2009, 2012 demostró que la edad de inicio de consumo de estas drogas es a los 11 años en promedio en los estratos socioeconómicos más bajos, las encuestas indican que la droga inicial en el consumo ya no es el tabaco, actualmente es el alcohol, la edad promedio de inicio es a los 12.6 años, eso equivale a primero de secundaria, pero implica que empiezan a consumir desde antes.

Las legisladoras y legisladores de esta Segunda Comisión reitera su compromiso por la salud pública, y considera nnecesario que los gobiernos generen e impulsen estrategias de prevención con la finalidad de evitar accidentes y la pérdida de vidas o personas que quedan discapacitados a partir de un accidente de este tipo, donde no siempre ellos son los culpables.

Dada la magnitud y la complejidad del problema se necesita una acción coordinada para lograr el impacto real en términos culturales, que ponga al alcance de las familias y las comunidades, la información necesaria para evitar que  alcohol y el volante destruyan sus vidas o trunquen su futuro.

Por lo tanto es importante refrendar el compromiso como miembros de una sociedad, para comprender  que las acciones de cada uno, impactan en otras personas tanto conocidas, en el caso de familiar, como desconocidas en el caso de los que se han visto afectados en los diversos accidentes por esta causa.

Por lo anteriormente expuesto, los legisladores integrantes de la Segunda Comisión, de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública, de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, someten a la consideración de esta Soberanía el siguiente:

 

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO. La Comisión Permanente exhorta respetuosamente a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, de los gobiernos de las entidades federativas y a los Ayuntamientos a coadyuvar, dentro de sus atribuciones, a coordinarse ante la eventual aplicación a nivel nacional del programa “Conduce sin Alcohol” de la Comisión Nacional contra las Adicciones.

SEGUNDO. La Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a la Comisión Nacional contra las Adicciones a coordinarse de manera permanente y efectiva con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, el Instituto Mexicano de la Juventud, y las secretarías de Salud estatales con la finalidad de capacitar al personal involucrado en la eventual aplicación del Programa “Conduce sin Alcohol”.

 

Dado en la sala de reuniones de la Segunda Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, a los 4 días del mes de agosto del año 2015.

 

 

 

 

 

 

POR LA SEGUNDA COMISIÓN

 

A FAVOR

EN CONTRA

ABSTENCIÓN

Sen. Armando Ríos Piter
Presidente

 

 

 

Sen. Daniel Amador Gaxiola
Secretario

 

 

 

Sen. Fernando Yunes Márquez
Secretario

 

 

 

Dip. María de Lourdes Amaya Reyes
 Secretaria

 

 

 

Dip. Alejandro Montano Guzmán

 

 

 

Dip. Filiberto Guevara González

 

 

 

Sen. René Juárez Cisneros

 

 

 

Sen. María Hilaria Domínguez Arvizu

 

 

 

Sen. Juan Carlos Romero Hicks

 

 

 

Dip. Rocío Reza Gallegos

 

 

 

Dip. Fernando Rodríguez Doval

 

 

 

Dip. Fernando Belaunzarán Méndez

 

 

 

Sen. Juan Gerardo Flores Ramírez 

 

 

 

Sen. Manuel Bartlett Díaz

 

 

 

Dip. María Sanjuana Cerda Franco