+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Sen. Dolores Padierna Luna, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo por el que la Comisión Permanente se pronuncia a favor de la paz en Colombia.

SE TURNÓ A LA SEGUNDA COMISIÓN.


La suscrita Senadora DOLORES PADIERNA LUNA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXII Legislatura del Senado de la República, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 78 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y en los artículos 58, 59, 176 y demás aplicables y relativas del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente Proposición con Punto de Acuerdo de urgente y obvia Resolución, por el que la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión se pronuncia a favor de la paz en Colombia, al tenor de los siguientes:

CONSIDERACIONES

En el año 2014, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en su II Cumbre, aprobó la PROCLAMA DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE COMO ZONA DE PAZ, de la cual se desprende que con base en los principios de paz, democracia, desarrollo y libertad, reiteran el compromiso de que en América Latina y el Caribe se consolide una Zona de Paz, en la cual las diferencias entre las naciones se resuelvan de forma pacífica, por la vía del diálogo y la negociación u otras formas de solución, y en plena consonancia con el Derecho Internacional. Lo que es fundamental dado el compromiso de los gobiernos que integran la CELAC de cumplir con dicha Proclama, entre ellos el de la República de Colombia que se encuentra en la Mesa de Conversaciones por la Paz que se celebran en La Habana, Cuba, con la representación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)

Reconociendo la aspiración y voluntad legítima del pueblo de Colombia a vivir en democracia con justicia social y que, al respaldar los Diálogos de Paz reafirma dicha aspiración, es menester que esta Soberanía, se pronuncie al respecto, respaldando el tema del cese al fuego bilateral rumbo al fin de una guerra que se ha prolongado por más de tres décadas y que, a su vez, genere las condiciones para un exitoso desenlace de la solución negociada por la paz.

A principios de junio de este año, se celebró en Montevideo, Uruguay, el II Foro por la Paz de Colombia, bajo el lema“Por una Latinoamérica en paz y libre del militarismo” continuando con el proceso iniciado en el año 2012, en el cual diversas organizaciones sociales y populares de Nuestra América se juntaron en torno al apoyo del proceso de paz iniciados en el hermano país sudamericano. Tal esfuerzo fue visible a nivel continental a través del exitoso I Foro por la Paz en Colombia que se realizó bajo el lema: “Por la Justicia Social, la Soberanía y la Democracia” (mayo, 2013, Porto Alegre en Brasil) Fue ocasión también, para reiterar que como valor fundamental para la vida de todo ser humano y las naciones del mundo, la paz es incuestionable. Paradójicamente, concebir a la paz como la ausencia de guerra o violencia, conlleva un sentido negativo, pues construir la paz no se limita a la suscripción de firmas de las partes para poner fin a un determinado conflicto que, en el caso de Colombia es imperativa la construcción de una paz duradera, estable y con justicia social.

La paz para y en Colombia, pasa por la incorporación de las iniciativas de la sociedad civil, pero también, para garantizar de cooperación que permitan el fortalecimiento de programas para la paz, el desarrollo y las víctimas del conflicto armado así como sentar las bases para un cese definitivo de la confrontación armada y la violencia que le es inherente; Colombia debe apostar por contar con políticas y programas que garanticen los derechos de las víctimas a la verdad, justicia, reparación y, la no repetición de los crímenes de guerra y de lesa humanidad. Mucho se ha escrito y se ha realizado desde distintos ámbitos, en aras de que en la Mesa de Conversaciones por la Paz que se llevan a cabo en La Habana, Cuba desde 2012, se recojan las voces de todos los grupos y sectores de la sociedad, así como de las iniciativas que desde la solidaridad internacional se han presentado, e incluido las voces de sobrevivientes y a modo de ejemplo, múltiples Foros y Conversatorios de Parlamentari@s que se han reunido para presentar propuestas de solución y coadyuvar así, al proceso de paz.

Mucho se ha dicho también, que la paz en Colombia es la paz en la región y, en efecto, así debe considerarse, preocupa entonces que sea en Colombia, en donde se asienta el mayor número de bases militares norteamericanas, para lanzar operaciones presuntamente contra el narcotráfico y el terrorismo, sobre la base del Acuerdo complementario para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad entre los Gobiernos de la República de Colombia y de los Estados Unidos de América suscrito por el ex Presidente Álvaro Uribe y el Presidente Barack Obama. Acuerdo militar seriamente cuestionado y del cual, en su oportunidad, la Corte Constitucional colombiana estableció que el mismo no podría ser una extensión de viejos Tratados y debía someterse a la aprobación del Congreso ser revisado posteriormente por la propia Corte Constitucional, trámite que no se cumplió, por lo que el Acuerdo suscrito en 2009 quedó sin vigencia, pero la presencia militar sí se quedó.

De ahí la importancia de reducir el militarismo y fortalecer la soberanía de nuestros pueblos, sobre todo, frente a la imposición norteamericana de políticas que se desprenden de la “seguridad global” lo que en verdad es una injustificable injerencia en nuestro continente, además de que se vulnera la soberanía de los países y se afectan los derechos humanos de nuestros pueblos, pues no se puede so pretexto de combatir al narcotráfico con una visión impuesta por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América que además, ha mostrado su inutilidad y ha arrojado graves consecuencias de derechos humanos para los pueblos cuyos gobiernos siguen esos dictados, de ahí el desplazamiento forzado, la migración y el refugio internacional y por supuesto, la criminalización de toda expresión crítica.

Por ello, hoy más que nunca,  es necesario que desde todos los ámbitos internacionales posibles, entre ellos los Parlamentos de países amigos, nos pronunciemos y saludemos que este 20 de  julio de 2015, fecha en que nuevamente, ha dado inicio el cese unilateral del fuego anunciado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el marco de los Diálogos y negociaciones de paz que se desarrollan en La Habana, con la finalidad de mejorar la situación de orden público en gran parte del territorio nacional colombiano, así, las FARC mediante comunicado dieron cuenta de cesar toda acción de carácter ofensivo contra las fuerzas armadas y la infraestructura del país, como respuesta al llamado de los países garantes, Cuba y Noruega, y acompañantes, Venezuela y Chile, de dichos Diálogos así como al alud de peticiones públicas, cartas y mensajes de redes sociales dirigidas a la representación de dicha organización en la Mesa de Conversaciones.

Por su parte, Cuba y Noruega, países garantes del proceso de paz colombiano, ratificaron en La Habana su apoyo a los esfuerzos para poner fin al conflicto en el país suramericano, resaltando la posición constructiva asumida por el Gobierno de Colombia y las FARC, pues de esa manera se ha abierto la posibilidad de cumplir con éxito los términos acordados.

Retomando lo mencionado líneas arriba sobre el II Foro por la Paz en Colombia, celebrado en Uruguay, se llevó a cabo en ese marco, se realizó el I Foro Parlamentario por la Paz de Colombia, cuya Declaración constituye un aporte al proceso de negociaciones entre el gobierno de Colombia y las FARC-EP, al resumir la importancia de mantener los canales de diálogo político necesario para la resolución de conflictos, así como del anhelo y el mandato de construir una América Latina como territorio de paz, al tiempo que hace un llamado a acompañar, apoyar mantener y fortalecer el proceso de paz en Colombia. El I Foro Parlamentario ha convocado a la conformación de una Red de Parlamentarios por la Paz de Colombia, y hace un llamado a todas y todos aquellos Parlamentarios comprometidos con la Paz en nuestro continente y en el mundo a formar parte. Dicho espacio busca aunar voluntades, más allá de las naciones, banderas partidarias, sectoriales y religiosas, para trabajar juntos en la construcción de una América Latina y El caribe, libre de conflictos y, se ha sumado a las voces de los países garantes del proceso: Noruega y Cuba, de las Naciones Unidas y de miles de mujeres y hombres que viven en la Colombia profunda, para exigir el Cese Bilateral.

En consonancia, la Declaración Final del II Foro por la Paz de Colombia, recoge la Declaración del I Foro Parlamentario realizado en ese marco, así como el compromiso de convocar al III Foro bajo el lemaSomos todos y todas Colombia. Pues es claro que cada vez más, nos sumamos quienes queremos la paz de Colombia con justicia social, democracia y soberanía, por una Latinoamérica y El Caribe libre de militarismo y donde se respeten efectivamente los derechos humanos. La paz en y en Colombia, tiene, sin lugar a dudas, un alto y profundo significado para toda América Latina y El Caribe, por ello, el respaldo que se brinde a los Diálogos de Paz es fundamental para la construcción de una ruta completa de superación del conflicto armado y el respaldo internacional es fundamental para este proceso y coadyuvar al fortalecimiento de la confianza del pueblo colombiano en el proceso de paz.

Por lo expuesto y fundado, someto a la consideración de esta Soberanía el presente:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO. La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión saluda la celebración de la Mesa de Conversaciones para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en Colombia, que se llevan a cabo en La Habana, Cuba y el cese del fuego que inició el lunes 20 de julio de 2015, por parte de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en acuerdo con el gobierno nacional de dicho País.

SEGUNDO. La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión se pronuncia por apoyar el acuerdo del I Foro Parlamentario por la Paz de Colombia así como la Red de Parlamentarios comprometidos con la Paz de nuestra región.

Dado en el Salón de Sesiones de la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión a los 29 días del mes de julio de 2015

SUSCRIBE

Senadora Dolores Padierna Luna