+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Sen. Dolores Padierna Luna, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo por el que la Comisión Permanente reconoce los avances en la reanudación de relaciones entre los gobiernos de la República de Cuba y de Estados Unidos de América con el anuncio de la apertura de las embajadas en ambos países, prevista para el próximo 20 de julio de 2015.

SE TURNÓ A LA SEGUNDA COMISIÓN.


La suscrita Senadora Dolores Padierna Luna, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXII Legislatura del Senado de la República, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 78 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y en los artículos 58, 59, 176 y demás aplicables y relativas del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente Proposición con Punto de Acuerdo de urgente y obvia resolución, por el que la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión reconoce los avances en la reanudación de relaciones entre los gobiernos de la República de Cuba y de Estados Unidos de Américacon el anuncio de la apertura de las Embajadas en ambos países, prevista para el próximo 20 de julio de 2015, al tenor de los siguientes:

CONSIDERACIONES

El día miércoles 1º. de julio de 2015, los Estados Unidos de América y Cuba dieron el primer paso concreto en la regularización de sus relaciones políticas, para poner fin a una de las últimas anomalías de la política exterior norteamericana: un sistema de sanciones en pie desde el año de 1961, el cual evidentemente ha resultado inútil a su propósito e interés, acabar con el régimen de la Revolución Cubana.

Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos de América, acompañado por el vicepresidente JoeBiden, anunció la reapertura de las Embajadas de Estados Unidos de América y la República de Cuba, luego de más de medio siglo de ruptura diplomática entre ambas naciones. Anuncio que ocurre luego de poco más de seis meses de conversaciones entre ambos países, a raíz del sorpresivo restablecimiento de las relaciones diplomáticas, anunciado el pasado 17 de diciembre de 2014, fecha que abrió una nueva era tanto para los EUA y Cuba como para la región.

Este anuncio del Sr. Obama, fue acompañado  con la reiteración del llamado al Congreso en Washington a aprobar el levantamiento del bloqueo hacia el régimen de La Habana. El Presidente Obama, justificó la decisión por la ineficacia de las sanciones diplomáticas y el bloqueo comercial. “A fin de cuentas, estos 50 años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado. Ha llegado la hora de un nuevo enfoque”, aseguró en una declaración solemne el pasado 17 de diciembre de 2014.

Poco antes de las declaraciones de Obama y Kerry, Jeffrey DeLaurentis, jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, en un gesto de formalidad y protocolo, entregó una carta de Obama a Raúl Castro, sobre la apertura de las Embajadas. Lo mismo hizo el Jefe de la Sección de Intereses de La Habana en Washington, José Ramón Cabañas, quien fue recibido en el Departamento de Estado por el Subsecretario de Estado, Anthony Blinken. 

El Gobierno norteamericano emitió una declaración en la que asegura que "al formalizar este paso, Cuba y los Estados Unidos [de América] ratificaron la intención de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos". 

Por su parte, Cuba reiteró sus condiciones para alcanzar una total regularización de las relaciones políticas: La devolución de la Base Naval de Guantánamo; el cese de las transmisiones radiales y televisivas hacia Cuba; la eliminación de programas que, según el Gobierno cubano, están dirigidos a promover la subversión interna; y la compensación al pueblo cubano por daños humanos y económicos provocados por las políticas de Estados Unidos de América.

En una Misiva dirigida el propio día 1º. de julio del año en curso, el Presidente Raúl Castro señaló “En consonancia con los anuncios del 17 de diciembre de 2014 y las conversaciones de alto nivel entre nuestros gobiernos, me complace dirigirme a Usted para confirmar que la República de Cuba ha decidido restablecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América y abrir misiones diplomáticas permanentes en nuestros respectivos países, el 20 de julio de 2015.La parte cubana asume esta decisión, animada por la intención recíproca de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre nuestros pueblos y gobiernos.Cuba se inspira asimismo en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, a saber, la igualdad soberana, el arreglo de las controversias por medios pacíficos, abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, la no intervención en los asuntos que son de la jurisdicción interna de los Estados, el fomento de relaciones de amistad entre las naciones basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y la cooperación en la solución de problemas internacionales y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos.Lo anteriormente expresado está en conformidad con el espíritu y las normas establecidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961 y en la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares del 24 de abril de 1963, de las cuales tanto la República de Cuba como los Estados Unidos de América son Estados Parte, y regirán las relaciones diplomáticas y consulares entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América.” [*]

Los fundamentos sobre los que se erige la  política exterior norteamericana en contra de Cuba no han sido modificados. El bloqueo contra Cuba no es un asunto de exclusiva cuestión bilateral entre Cuba y los Estados Unidos de América. La repetida aplicación extraterritorial de las leyes norteamericanas y la persecución contra los legítimos intereses de empresas y ciudadanos de terceros países afectan significativamente la soberanía de muchos otros Estados, entre ellos, México. Así lo demuestran las legislaciones y regulaciones vigentes que se relacionan a continuación: Ley de Comercio con el Enemigo (TWEA, por sus siglas en inglés) Ley de Comercio con el Enemigo; La Ley de Asistencia Exterior Mediante esta ley, promulgada en septiembre de 1961 el Congreso de los Estados Unidos autorizó al Presidente de ese país a establecer y mantener "un embargo total sobre el comercio entre los EE.UU. y Cuba." También prohibió el otorgamiento de cualquier ayuda al Gobierno de Cuba; Ley de Administración de las Exportaciones (EAA, por sus siglas en inglés, 1979) Ley para la Democracia Cubana (CDA, por sus siglas en inglés). Esta ley, más conocida como la Ley Torricelli, fue firmada por el Presidente Bush en octubre de 1992 Con ella, el gobierno de los Estados Unidos de América reforzó las medidas económicas contra Cuba y brindó sustento normativo a la extraterritorialidad del bloqueo, así como la  Ley para la Solidaridad Democrática y la Libertad Cubana. Conocida como la Ley Helms – Burton por sus autores, fue aprobada en la gestión de William Clinton en marzo de 1996 con la finalidad de desestimular la inversión extranjera e internacionalizar el bloqueo a Cuba. Codificó las disposiciones del bloqueo, limitó las prerrogativas del Presidente para suspender esta política y amplió su alcance extraterritorial. Denegó la entrada a los Estados Unidos a los directivos de empresas extranjeras (y a sus familiares) que invirtieran en propiedades “confiscadas” en Cuba y estableció la posibilidad de presentar demandas en su contra en los tribunales de Estados Unidos; Ley de Regulaciones de Administración de las Exportaciones (EAR, por sus siglas en inglés). Entre ellas, se ubica la prohibición de las exportaciones de los Estados Unidos hacia Cuba, salvo en el caso de las excepciones que se especifican en la propia regulación o las que se autorizan mediante licencias emitidas por el Buró de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio Dichas regulaciones están amparadas en la Ley de Comercio con el Enemigo y en la ley de Administración de las Exportaciones.

La extensión de las legislaciones y regulaciones antes mencionadas, demuestra, además, que ningún bloqueo ha sido tan complejo y brutal contra un pueblo como el que los Estados Unidos de América ha mantenido contra Cuba. Este clasifica, por un lado, como un acto de genocidio, en virtud del inciso C del artículo II de la Convención de Ginebra para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948 y, por otro, como acto de guerra económica de acuerdo con la establecido en la Declaración relativa al Derecho de la Guerra Marítima adoptada por la Conferencia Naval de Londres en 1909.

México ha sido firme y congruente en su política exterior  principalmente con Cuba, y se ha manifestado año tras año en contra del injusto y criminal bloqueo comercial, financiero y económico que pesa sobre la Isla. A mayor abundancia, a fines del pasado mes de junio de 2015, se realizó en La Habana, Cuba, la XV Reunión Interparlamentaria y de la Declaración Conjunta que emanó de la misma, se desprende: “Un pronunciamiento común fue la condena al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto unilateralmente por los Estados Unidos de América contra Cuba, que se mantiene intacto a pesar de que en 22 ocasiones consecutivas la Asamblea General de Naciones Unidas lo ha rechazado por abrumadora mayoría. En consecuencia, senadores y diputados de ambos países hacemos un llamado al Congreso de los Estados Unidos de América para que, en el ámbito de su competencia, se deroguen las diferentes leyes y medidas que constituyen un freno a la economía cubana y provocan grandes daños y sufrimientos al pueblo de Cuba.” [*]

Por tanto, en consecuencia, propongo a esta Soberanía con base en lo expuesto y fundado, que apruebe el presente Punto de Acuerdo como de Urgente y Obvia Resolución en esta misma sesión, en la cual resuelve:

PRIMERO. La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión de la República de los Estados Unidos mexicanos,se congratula de la reanudación de relaciones políticas entre los gobiernos de la República de Cuba y los Estados Unidos de América, dando pasos concretos con la apertura de las respectivas Embajadas en ambos países, prevista para el próximo 20 de julio de 2015.

SEGUNDO. La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión de la República de los Estados Unidos Mexicanos exhorta al Congreso de los Estados Unidos de América,  a poner fin al  bloqueo comercial, financiero y económico impuesto a Cuba, mediante la derogación de las Leyes respectivas.

SUSCRIBE

SENADORA DOLORES PADIERNA LUNA

Dado en el Salón de Sesiones de la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión a 08días del mes de julio de 2015

 


[*] Carta del Presidente Raúl Castro al Presidente Barack Obama. Primero de julio de 2015

[*] Declaración Conjunta