+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Dip. Gabriela Medrano Galindo, del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, con punto de acuerdo que exhorta a las autoridades ambientales y educativas de los diferentes niveles de gobierno, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Desertificación y la Sequía.

SE TURNÓ A LA TERCERA COMISIÓN.


La que suscribe, GABRIELA MEDRANO GALINDO, Diputada Federal del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, de la LXII Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 78 fracción III, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 58 y 59 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso de los Estados Unidos Mexicanos, someto a consideración de esta Honorable Asamblea, el presente Punto de Acuerdo al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Según la Comisión Nacional Forestal, la desertificación es la degradación de las tierras de las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, resultantes de factores como las variaciones climáticas y las actividades humanas que ocasionan que la tierra se degrade y se vuelva improductiva y por tanto también deja de ser habitable.

Dicho factor hoy no sólo es uno de los mayores desafíos en materia ambiental sino un serio obstáculo para de satisfacer las necesidades básicas de la humanidad.

Datos aportados por las Naciones Unidas señalan que más de 1500 millones de personas en 170 países reconocidos por esta Organización, están afectados por la desertificación y las sequías.

Por lo que hace a nuestro país, se estima que anualmente entre 300 mil y 400 mil personas abandonan sus tierras por la degradación de los suelos, situado a tres cuartas partes del suelo de México en categoríade zonas frágiles, áridas o semiáridas; siendo los estados con mayor número de sitios con dicha problemática: Oaxaca con 106 municipios, Sonora con 72 y Chihuahua con 52.

Ello representa el 56.2 por ciento de la población mexicana que habita en las tierras con algún grado de desertificación, de los cuales el 37.4 por ciento se encuentra en un nivel severo, 6.7 por ciento viven en lugares con desertificación extrema, mientras que 12 por ciento habita en lugares con desertificación de leve a moderada.

Dicho fenómeno sin duda evidencia una realidad irrefutable que es el resultado del uso no sustentable de la tierra y que comienza con la eliminación de la vegetación y el sobrepastoreo, lo que sumado a las variaciones climáticas como lluvias intensas o sequías prolongadas y procesos ambientales como la degradación de la cubierta vegetal, erosión hídrica, erosión eólica, salinización, reducción de la materia orgánica del suelo, encostramiento y compactación del suelo y la acumulación de sustancias tóxicas para las plantas o los animales, ocasionan la degradación de la tierra.

Sin duda, la desertificación es una problemática mundial, con graves consecuencias para la seguridad de los ecosistemas, la erradicación de la pobreza, la estabilidad socioeconómica y el desarrollo sostenible.

La Organización de las Naciones Unidas señala que en comparación con indicadores del bienestar humano y el desarrollo, que incluyen el producto nacional bruto per cápita, el acceso al agua apta para el consumo y el saneamiento apropiado, así como la mortalidad de lactantes, las personas que viven en tierras secas —aproximadamente el 90 por ciento de las cuales están en los países en desarrollo— se encuentran muy rezagadas respecto del resto del mundo.

Es por ello que las personas pobres que viven en zonas de tierras secas tienen que hacer frente a múltiples problemas de pérdidas de ingresos, inseguridad alimentaria, deterioro de la salud, sistemas de tenencia de la tierra inseguros y derechos de acceso a los recursos naturales y falta de acceso a los mercados.

Atendiendo a ello, dicha Organización consideró necesario encaminar esfuerzos para definir mecanismos de acción que permitan informar a la sociedad sobre los efectos negativos del cambio climático y concientizar a la misma, para impulsar acciones que permitan detener y revertir dichos efectos en beneficio de la propia humanidad.

El Día Mundial de Lucha contra la Desertificación se celebra el 17 de junio en todo el mundo, centrado la atención en “lograr la seguridad alimentaria para todos a través de sistemas alimentarios sostenibles”.

Respecto a la celebración de 2015, la consigna se definió como: “El que algo quiere, algo le cuesta, invirtamos en suelos sanos”, intentando captar la atención sobre la importancia de llevar a cabo estas acciones:

  1. Un cambio en el uso de la tierra, apostando por una agricultura más sostenible y que se adapte al cambio climático, en especial en aquellas zonas áridas en las que la escasez de comida es cada vez mayor;
  2. Un mayor acceso a los avances tecnológicos y a la titularidad de tierras de los pequeños agricultores que respetan el medio ambiente y dan una respuesta a las necesidades alimentarias de millones de hogares, especialmente de los más pobres;
  3. Un mayor equilibrio entre las finalidades ecologistas y el consumo de alimentos;
  4. Un aumento de las inversiones encaminadas a promover mejores prácticas y un sistema de producción más sostenible, y
  5. Un aumento de las acciones encaminadas a visibilizar las consecuencias de la desertificación, cuyos efectos sobre la paz, la seguridad y la estabilidad son invisibles pero, sin embargo, una realidad para los países con escasez de agua y de comida, y cuyos habitantes se ven obligados a emigrar como consecuencia de este problema. 

Este 2015 Italia será el país anfitrión de un acto de conmemoración del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación, teniendo como lema “Alimentar el planeta, energía para la vida”; atendiendo a que en el periodo comprendido entre 2012 y 2014, al menos unos 805 millones de personas en el mundo no tuvieron acceso a los nutrientes necesarios.

Dejando en evidencia que si bien se han hecho importantes avances para alcanzar el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio, que es erradicar la pobreza extrema y el hambre, algunas regiones y países todavía no se han beneficiado de este progreso.

Es por ello que la lucha contra el hambre requiere de estrategias que tengan en cuenta el desarrollo económico, la gestión de los desastres naturales y conocer la cantidad de nutrientes que consume la población, considerando que el 99.7 por ciento de los alimentos provienen del suelo, lo que convierte en prioridad la recuperación de las tierras degradadas para garantizar la seguridad alimentaria.

En atención a lo anterior, se invita a todos los países a sumarse a la agenda de desarrollo que tiene el objetivo “no dejar a nadie atrás”, con la finalidad de acabar con la degradación de la tierra y con ello, la pobreza y el hambre que aún se padece a nivel mundial.

En virtud de lo aquí expuesto pongo a consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente proposición con:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a las autoridades ambientales y educativas de los diferentes niveles de gobierno, a efecto de que se diseñen e implementen estrategias que coadyuven al combate de los efectos negativos del cambio climático que provocan entre otros, la desertificación y la sequía, a través de la integración de la sociedad en la participación en acciones de concientización y ejecución de prácticas benéficas para el mantenimiento de los recursos naturales de nuestro país, impulsando con ello la estabilidad alimentaria principalmente de los sectores poblacionales más desprotegidos de nuestro país.

Dado en el Senado de la República, sede de la Comisión Permanente a los 17 días del mes de junio de 2015.

SUSCRIBE

DIP.  GABRIELA MEDRANO GALINDO