+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Código de Ética y Conducta Contratos Relevantes
Portal de Accesso

Diario de los Debates


DIARIO DE LOS DEBATES

DE LA CÁMARA DE SENADORES
DEL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

LVI Legislatura AÑO I Primer Periodo Extraordinario Sesión Núm. 8

Sesión Pública Extraordinaria Celebrada
en la Ciudad de México, el 26 de Enero de 1995



Diario de los Debates

PRESIDENCIA DEL C. SENADOR RICARDO MONREAL AVILA

APERTURA

-El C. Presidente: (13:00 horas). Ruego a la Secretaría se sirva pasar lista de asistencia de los ciudadanos Senadores.

-EL C. Secretario Enrique Hernández Quinto: Se va a proceder a pasar lista de asistencia de los ciudadanos Senadores.

Aguilar Solís Samuel, Aladro Fernández J. Benigno, Alcántara Magos Sonia, Alemán Velasco Miguel, Alvarado Ibares Javier, Alvarez Alvarez Luis Héctor, Alvarez Septién Luis, Andrade Sánchez Eduardo, Araujo de la Torre Hugo Andrés, Argüello López Héctor, Arias Solís Cristóbal, Arvízu Lara Orlando, Becerril Straffon Rodolfo, Bolado del Real María del Carmen, Bravo Mena Luis Felipe, Cadena Morales Manuel, Cantú Segovia Eloy, Cárdenas González Enrique, Carrasco Xochipa Lucía, Carvajal Moreno Gustavo, Castillo Martínez Heberto, Castro Lozano Juan de Dios, Conchello Dávila José Angel, Corella Gil Samaniego Norberto, David David Sami, Dávila Rodríguez Francisco José, De León Sánchez Pedro, De los Santos Ordóñez Melchor, Del Río Ortegón Guillermo, Díaz Cisneros Manuel, España Morales Crescenciano, Fernández Garza Mauricio, Figueroa Zamudio Genovevo, Franco Muñoz Enrique, García Sarmiento Ernesto, Godoy Hernández José Epifanio, Goicoechea Luna Emilio Rafael José, Gómez Juárez Margarita, Gómez Maganda Guadalupe, González Gortázar J. Jesús, González Pintor Luis, Guadarrama Márquez José, Guerrero Mier Angel Sergio, Guerrero Ramos Gustavo, Hernández Quinto Enrique, Herrero Arandia José Fernando, Hopkins Gámez Guillermo, Iglesias Miramontes Artemio, Jiménez Macías Carlos, Jiménez Moreno Natividad, Jiménez Remus Enrique Gabriel, Lajous Vargas Luz, Lamadrid Sauza José Luis, Lanz Cárdenas José Trinidad, Lara Alatorre Martha Irene, Larios Rivas Graciela, Ling Altamirano Ricardo Alfredo, Lizama Garma Lizandro, López de la Torre Alicia, López Nogales Armando, López Tijerina Jorge Guadalupe, López Velarde Vega Oscar Augusto, Macías de Lara Pedro, Magaña Martínez Sergio Augusto, Manríquez Guluarte Antonio, Maqueo Coral Esteban, Mayans Canabal Humberto Domingo, Medellín Milán José Manuel, Medina Aguiar José Luis, Medina Padilla José Ramón, Millán Lizárraga Juan S., Monreal Avila Ricardo, Montalvo Medellín Manuel Jacinto, Morales Flores Melquiades, Murat José, Murguía Corral Judith, Murguía Lardizábal Héctor Agustín, Nauman Escobar César Ricardo, Nava Bolaños Arturo, Navarro González Ernesto, Orozco Alfaro J. Jesús, Ortiz Arana Fernando, Palomino Topete Juan Fernando, Pavón Jaramillo Laura, Polanco Zapata Jorge Omar, Robledo Ruiz Juan Ramiro, Rocha Díaz Salvador, Rodríguez León Jorge, Rodríguez Lozano Amador, Romero Deschamps Carlos Antonio, Romero Ixtlapale Serafín, Rosel Isaac Benito, Salazar Mendiguchía Pablo, Sales Gutiérrez Carlos, Salgado Macedonio J. Félix, Sánchez López Héctor, Sánchez Mendoza Cirila, Sánchez Vázquez Salvador, Sansores San Román Layda Elena, Santos de Hoyos Alberto, Serrano Ahumada Ramón, Serrano Castro Domínguez Irma Consuelo, Sierra Sánchez Germán, Silva Cota Guilebaldo, Soberanes Reyes José Luis, Soberanis Nogueda Israel, Solana Morales Fernando, Terán Terán Héctor, Tinoco Rubí Víctor Manuel, Toraya Baqueiro José Manuel, Ulloa Carreón Guillermo, Valdés Rodríguez Mauricio, Valdivia José Antonio, Vallarta Ceceña José Alvaro, Vargas Aguiar Mario, Vázquez Torres Ignacio, Ventura Valle Angel, Villarreal Dávila Rosendo Alfredo, Yáñez Vargas Leonardo.

-Se encuentran en el caso previsto por el Artículo 47 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los estados Unidos Mexicanos, los ciudadanos Senadores Ramiro Valdez Fontes.

-Señor Presidente, hay una asistencia de 102 ciudadanos Senadores. Hay quórum.

-El C. Presidente: Se abre la sesión. El ciudadano Secretario se servirá dar cuenta con los documentos en cartera.

-El C. Secretario Hernández Quinto: Se va a dar lectura al Orden del día de esta sesión. (Leyó)

-Se va a dar lectura al acta de la sesión celebrada el martes 24 del actual. (Leyó).

-Está a discusión el acta. Por no haber quien haga uso de la palabra, se consulta a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba. Quienes estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

(La Asamblea asiente)

-Aprobada.







Diario de los Debates

PROPUESTA DE CANDIDATOS PARA INTEGRAR LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACION.

(Dictamen de segunda lectura)

-La C. Secretaría Sansores San Román: (leyendo)

COMISIONES UNIDAS DE JUSTICIA, GOBERNACIÓN, PRIMERA SECCIÓN Y DE: ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA SECCIÓN.

  1. ASAMBLEA:

A las comisiones Unidas de Justicia; Gobernación Primera Sección y de Estudios Legislativos, Primera Sección, fue turnada para su estudio y dictamen la propuesta de candidatos para integrar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, enviada por el C. Presidente de la República a esta Cámara con fecha 18 de enero de 1995.

Estas comisiones, con las facultades que les confieren los Artículo 75,86, 87,88, 91 y demás relativos de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos y los Artículo 65, 87, 88, 90 y demás relativos del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, presentan a la consideración de los integrantes de esta Honorable Cámara, el presente dictamen.

ANTECEDENTES.

1. En sesión celebrada por esta Cámara de Senadores el día miércoles 18 de enero del año en curso, los ciudadanos Secretarios de la misma dieron cuenta al Pleno, de la propuesta que se describe en el proemio del presente dictamen.

2. El Presidente de la mesa directiva acordó dar el siguiente trámite: "Recibo y túrnese a las Comisiones Unidas de Justicia; de Gobernación, Primera Sección y de Estudios Legislativos, Primera Sección. Asimismo, se turnan a las comisiones antes mencionadas lo expedientes las reseñas curriculares y los demás documentos que avalan los personalidades de los ciudadanos propuestos".

3. Durante los días 19, 20, 21 y 23 de enero del año en curso, comparecieron ante el Pleno del Senado, diecisiete de los 18 candidatos a ministros, propuestos por el Presidente de la República, en cumplimiento a lo dispuesto por los artículo tercero y cuarto transitorios del decreto por el que se reformaron, adicionaron y derogaron diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de diciembre de 1994 y de conformidad con el acuerdo firmado por los coordinadores de los grupos parlamentarios para normar las comparecencias ante el Pleno de la Cámara de Senadores, de los ciudadanos propuesto para ocupar los cargos de Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

De igual manera, se recibió carta del candidato propuesto Guillermo Guzmán Orozco en la cual declinó a comparecer ante el Pleno de esta Cámara .toda vez que la comparecencia es un requisito constitucional fundamental, al no comparecer el citado candidato, no ha lugar a entrar al análisis de su curriculum, ni a la valoración de los demás requisitos constitucionales que el corresponden.

4. Las Comisiones Unidas decidieron establecer una metodología precisa para elaborar el presente dictamen. En primer lugar, se ubica la designación de los ministros, como una parte del proceso de reforma al Poder Judicial, que se inició en la pasada legislatura. También fue necesario establecer un marco histórico, en el que se pudiera valorar el cambio en el procedimiento de selección de los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, haciendo hincapié en los antecedentes históricos fundamentales y teniendo como hilo conductor, que la mecánica vigente evita muchos de los problemas de politización, que en nuestros antecedentes constitucionales afectaron en algunos casos, la autonomía e independencia del Poder Judicial.

De igual importancia, es que el dictamen describe la forma en que se analizó la documentación que los aspirantes presentaron a esta soberanía. De esta manera, el documento que hoy ponemos a la consideración de la Asamblea, permite a cada Senador una reflexión seria sobre el procedimiento de selección y la forma en que fueron valorados los candidatos, en función de los requisitos que la ley prevé.

CONSIDERACIONES GENERALES.

Durante el pasado período ordinario de sesiones, esta Cámara, como integrante del Poder Revisor de la Constitución, dejó constancia de la importancia que tiene para la vida política nacional, contar con jueces, magistrados y ministros, independientes en su actuación, imparciales en su desempeño y conscientes de la responsabilidad que en ellos recae, al fungir como los intérpretes últimos de la Constitución.

Asimismo, los esfuerzos por fortalecer el Poder Judicial se tradujeron en normas y procedimientos que garantizan la independencia y objetividad de quienes imparten la justicia, esa fue la principal preocupación y guía que orientó los trabajas de la reforma judicial: Que la ley sea límite y espacio de la libertad individual y social y que, los que imparte la justicia, tenga capacidad, autoridad, moral, criterio e independencia para hacer realidad la libertad bajo el amparo de la norma.

A lo largo de nuestra historia constitucional ha sido preocupación constante buscar sistemas de integración del Poder Judicial de la Federación que garanticen la independencia, honorabilidad y capacidad de los miembros que lo integren. Prueba de ello es que han existido en México distintos procedimiento legales para nombrar a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin contar el actual.

La Constitución de Apatzingán.

A pesar de que la Constitución de Apatzingán no tuvo plena vigencia, si representa el espíritu de un pueblo sediento de justicia y por eso es interesante ver la forma en que José María Morelos y Pavón interpretó las aspiraciones del pueblo, dando al Congreso la facultad de elegir a los magistrados, inspirado en Rosseau. Morelos hizo énfasis en que afuera el Congreso, por su carácter de representante de la voluntad general, el que decidiera quiénes se haría cargo del Supremo Poder Judicial.

La Constitución de Apatzingán facultó al Congreso para elegir a los magistrados, en sesión secreta, mediante escrutinio. Un proceso de carácter público seguía a la elección, antes de dar a conocer los nombres de las personas que en definitiva integrarían el tribunal. Cabe resaltar que para Morelos, lo fundamental era un Poder Judicial independiente y capaz de hacer de la ley, límite y espacio de la libertad.

La Primera Constitución Federal.

La Constitución de 1824, dispuso que las legislaturas de los Estado eligieran a los magistrados, cada legislatura se remitía a ambas Cámaras del Congreso Federal. Posteriormente, una vez que las Cámaras había revisado los requisitos de elegibilidad, la de Diputados llevaba a cabo la revisión de las listas para determinar cuáles eran los doce aspirantes que se repetían en mayor número en las listas presentadas. El colegio electoral, integrado por miembros de las dos Cámaras, citaba a una sesión que seleccionaba a los 11 Ministros del Supremo Tribunal del país.

Resulta lógico comprender que, en virtud de que la Carta de 1824 fue la primera que se ajustó al sistema federal, tendió a reflejar la fórmula utilizada por la primera República Independiente de América. Los Estados Unidos de América. Por lo tanto, se privilegio la participación de las entidades federativas.

En un país que apenas comenzaba a integrarse como nación soberana y en el que las entidades federativas en gran medida constituían la expresión de grupo de pode, este tipo de designación obligaba a la participación de centro en la selección de los magistrados, de una manera que introducía intereses distintos al objetivo de integrar un Poder Judicial autónomo y objetivo. De la misma manera, las entidades federativa proponían a sus candidatos con la finalidad de tener mayor influencia en el creciente poder del centro.

La Constitución Liberal de 1857.

Por otra lado, la Constitución de 1857 dispuso que cada uno de los miembros de al Suprema Corte de Justicia durarían en su encargo seis años y su elección popular sería indirecta. Al establecerse al elección indirecta de los miembros del Supremo Tribunal, traía como consecuencia que, nuevamente, se politizaba a este órgano, máxime aún cuando de acuerdo a la constitución de 1857, el Presidente de la Corte era quien sustituía, en caso de falta absoluta, al Presidente de la República. Esto trajo como consecuencia que el General González Ortega fue Presidente máximo del Tribunal, lo cual provocó un demérito en al autonomía, imparcialidad y capacidad de los miembros de la Corte.

Este sistema fue modificado en el año de 1914, otorgándole al Senado la facultad exclusiva de seleccionar a cada miembro de una terna enviada por el titular del Poder Ejecutivo. El procedimiento era bastantes sencillo, al recibir el Senado la propuesta, se erigía en colegio y procedía a la elección. Este sistema nunca operó en virtud del estallamiento de la Revolución Mexicana.

La Constitución Original de 1917.

La Constitución de 1917, previó un sistema de selección de Ministros en manos del Congreso de la Unión, en funciones de colegio electoral, resolviéndose la elección por mayoría de votos. Para ello, cada Legislatura Estatal podría proponer cada vez un candidato, en la forma y términos establecidos en sus respectivas leyes electorales. Este sistema, en virtud de la similitud con el de 1824, por la intervención de las legislaturas locales, trajo consigo los mismos efectos que hemos señalado en líneas arriba.

Pro una reforma promulgada el 20 de agosto de 1928, se cambió este sistema de selección, para depositar en el titular del Ejecutivo la facultad de nombrar a los Ministros, permitiéndosele al Senado aceptar o rechazar cualquier designación hecha. Esta reforma obedeció al hecho de buscar que no fuera un cuerpo tan amplio como ambas Cámaras, el encargado de la selección entre múltiples candidatos, al requerirse, en un inicio el examen de las correspondiente, para determinar si llenan los requisitos legales requeridos para aspirar al puesto de ministro.

Este sistema de elección perduró hasta 194, año en el cual, en virtud del proceso de pluralidad por el que atraviesa la sociedad mexicana dentro del impulso democratizador y de la modernización del Estado mexicano, se consideró agotado, lo que dio lugar a la adopción del sistema vigente de integración de la Suprema Corte.

Reforma de 1994.

La iniciativa de reforma constitucional enviada por el Presidente de la República, durante el pasado período ordinario de sesiones, mantenía en esencia el sistema de selección previsto en 1928. Sin embargo, este Senado optó por incorporar el sistema de 1914, mismo que nunca operó, acotándolo con la comparecencia de los aspirantes. Bajo las nuevas normas, el Presidente de la República presentará al Senado una terna, de la cual previa comparecencia de las personas propuestas, designará al ministro que deba cubrir el vacante.

Al haberse determinado que los Ministros en ejercicio concluyeran sus funciones y con el propósito de que el Presidente de la República no presentara una lista de 33 candidatos (tres por cada vacante), el artículo tercero transitorio previó un procedimiento que por única vez se ejercitará en este Senado. El Ejecutivo envió a esta soberanía una lista de dieciocho candidatos a integrar la nueva Suprema Corte de Justicia, la Asamblea de esta Honorable Cámara escogerá a los once que integrarán nuestro máximo tribunal.

Importancia del Procedimiento de Elección.

La elección de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es un proceso trascendental en la historia constitucional del Poder Judicial en México. tocara a ellos hacer efectiva la profunda reforma que en materia de justicia esta soberanía realizó. Las comisiones unidas consideramos en la forma en que se discutió y se firmaron los consenso durante la reforma constitucional de finales del año pasado, para lograr una renovación de la procuración, administración e impartición de justicia, debe ser la tónica para esta nueva etapa. Los ciudadanos quieren un Poder Judicial fuerte, autónomo y en e que puedan confiar. Se han transformado las normas, para que el Supremo Tribunal sea congruente con el espíritu de la constitución y este Senado ha trabajado, respetando siempre los puntos de vista de cada corriente política, pero buscando en todo momento el mejor procedimiento para fortalecer nuestro Estado de Derecho.

La fortaleza y autonomía del Poder Judicial están establecidos en las leyes, pero también en las cualidades de quienes desempeñan el cargo de Ministros en el máximo tribunal del país. El procedimiento para designar independencia y que están capacitados para desempeñar sus funciones. No escapa al juicio de estas comisiones, que este nuevo procedimiento es un parteaguas en la integración del Poder Judicial de la Federación, al integrar la visión plural de un órgano colegiado como es el Senado de la República, con lo que se fortalecerá la legitimidad moral a los integrantes del Tribunal Constitucional Mexicano.

Es importante recalcar que no basta con cumplir requisitos de orden legal. Por las funciones que desempeñarán, los Ministros deben ser además de reconocidos juristas con el propósito de que interpreten la Ley Fundamental de acuerdo a la trayectoria que ha seguido la vida nacional. Deben ademá contar con conocimientos sobre otras ciencias, como la economía, pues en sus manos está resoluciones que tendrán impacto en la vida económica, política y social de México. el intérprete de la Constitución debe contar adicionalmente con un particular sensibilidad. Es suma, los integrantes de al Suprema Corte de Justicia deben ser hombres de Estado.

Las sesiones de esta Senado, en que e presentaron los candidatos, se caracterizaron por una gran participación de los Senadores, en el proceso para conocer las aptitudes de los candidatos a Ministros. Fueron sesiones intensas y de gran utilidad, en las que las distintas fracciones que consideraron vitales para conocer el criterio rector de cada aspirante.

Consideramos que el procedimiento tanto formal, como la discusión que los Senadores de la República hemos realizado en torno a cada uno de los ciudadanos propuestos, continúa el espíritu que esta legislaturas ha querido imprimirle al Senado: Pluralidad, rigor y respeto.

La diversidad de nuestra Asamblea fortalece los consensos que aquí hemos logrado. No se ha impuesto un criterio unívoco, sino por el contrario hemos logrado articular la diversidad en acuerdos que expresan corrientes de opinión distintas, pero cuyo objetivo es satisfacer la demanda de los mexicanos demás y mejor justicia. Las comparecencias de los candidatos fueron un ejercicio democrático en el que este Senado de la República ejerció la función que la Constitución le asigna. Fue una muestra ejemplar de las relaciones de colaboración entre los tres poderes de la Unión.

Hemos sido rigurosos en el análisis de las currículas. Asimismo, todos los grupos parlamentarios han cuestionado a los aspirantes con el propósito de conocer el criterio con el que juzgará las constitucionalidad de leyes. En todos los caso nos ha alentado el objetivo de que quienes sean elegidos cumplan lo más fielmente con el espíritu de nuestra Constitución.

La designación de Ministros es un procedimiento en que deben conjugarse, por una parte, la inflexibilidad en el cumplimiento de los requisitos que deben de tener quienes tendrán a su cargo el Tribunal constitucional de México y, por otra parte, debe también satisfacer a la sociedad en cuanto a la necesidad de que, además de los requisitos formales el Senado de la República pueda evaluar la trayectoria de cada aspirante y que éste garantice independencia al Poder Judicial.

Criterio objetivo, independencia y capacidad, son hoy una necesidad para quienes pretendan administrar la justicia en México. El Senado de la República entiende la responsabilidad de la selección de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia, como una oportunidad para profundizar la reforma del Estado y hacer más democráticas y representativas nuestras instituciones republicanas.

CONCLUSIONES DEL ANALISIS DE LA PROPUESTA DEL EJECUTIVO

El presente dictamen recoge las conclusiones de las Comisiones Unidas que tuvimos a nuestro cargo el análisis de los atributos de los candidatos propuesto por el Ejecutivo Federal para integrar la Suprema Corte de Justicia.

I. De conformidad con lo dispuesto por el artículo tercero transitorio del Decreto que reformó diversas disposiciones constitucionales y que fue publicada el día 31 de diciembre de mi novecientos setenta y cuatro, estas comisiones se dieron a la tarea de analizar las calidades de cada uno de los aspirantes, con el propósito de determinar si cumplen con los requisitos establecidos en la Constitución General de la República.

cabe señalar que este dictamen sólo se pronuncia sobre los aspectos formales que los aspirantes deben cumplir y que por esto estas comisiones no llevaron a cabo el proceso de selección de los once aspirantes que ocuparán un lugar en la nueva Suprema Corte de Justicia de la Nación, en virtud de que dicha facultad debe ser ejercida por el Pleno de esta Honorable Cámara.

Este es el alcance exclusivo y limitado del contenido del presente documento, que pone a disposición del Pleno la posibilidad de resolver sobre el procedimiento constitucional en que actuamos. A la vista de esta primera conclusión, el Pleno de este Senado, deberá proceder a resolver el segundo elemento o cuestión: Designar a los Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, mediante el voto de la Asamblea de Senadores, quienes, al expresarlo, pronunciaran su libre reflexión sobre la idoneidad de once de las dieciocho personas propuestas.

Esa reflexión final dictada por mayoría calificada, sería el acto constitucional suficiente para integrar al órgano Supremo de otro Poder Constitucional de la Federación. El ejercicio del derecho de voto de cada Senador, tendrá, desde luego como requisito, el conocimiento del presente dictamen, pero además, el conocimiento personal y directo de cada una de las personas consideradas, derivado de las comparecencias ante este Senado .

II. Los requisitos que la Constitución exige para ser Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación son los siguiente:

-Ser ciudadano mexicano por nacimiento, en Pleno ejercicio de sus derecho políticos y civiles;

-Tener cuando menos 35 años cumplidos el día de la elección;

-Poseer el día de la designación, con antigüedad mínima de 10 años, titulo profesional de Licenciado en Derecho, expedido por autoridad o institución legalmente facultada para ello;

-Gozar de buena reputación y no haber sido condenado por delito que amerite pena corporal de más de un año de prisión; pero si se tratare de robo, fraude, falsificación abuso de confianza u otro que lastime seriamente la fama en el concepto público, inhabilitará para el cargo cualquiera que haya sido la pena;

-Haber residido en el país durante los dos años anteriores al día de la designación;

-No haber sido Secretario de Estado, Jefe de Departamento Administrativo, Procurador General de la República o Justicia del Distrito Federal, Senador Diputado Federal ni Gobernador de algún Estado o Jefe del Distrito Federal, durante el año previo al día de su nombramiento;

-Los nombramientos de los Ministros deberán recaer preferentemente entre aquellas personas que hayan servido con eficiencia, capacidad y probidad en la impartición de justicia o que se hayan distinguido por su honorabilidad competencia y antecedentes profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica.

III. Estos requisitos constitucionales son de naturaleza variada. Unos requieren la existencia en los aspirante de alguna condición o cualidad jurídica, que deben probarse documentalmente; otros, de ausencia de alguna situación o circunstancia, que significan atributos de la personalidad deber presumirse legalmente y que sólo es permitido negarlos mediante prueba en contrario.

Por otro lado, existen requisitos que la Constitución exige ahora, cuya demostración demanda la necesidad de ocurrir a otros medios de razonamiento y que nos lleva a la inferencia circunstancial sobre su existencia, a la vista de los antecedentes circulares de la actividad o desempeño profesional y público de los ciudadanos propuestos por el titular del Poder Ejecutivo. Para este efecto, serán de gran utilidad las exposiciones, respuestas reflexiones que presentaron e hicieron los comparecientes ante el Pleno de este Senado.

a) De esta forma, la condición de mexicanos por nacimiento, la edad, el título profesional, la cédula y la antigüedad de su ejercicio, son requisitos acreditados por la documentación que presentaron los propios interesados y que obra en los respectivos expediente, a disposición de estas comisiones y de todos los miembros de la Asamblea.

b)La plenitud del ejercicio de los derecho políticos y civiles, la condición de no haber sido condenado por delito tal que inhabilite para el cargo, l a condición de no haber sido funcionario federal o estatal o representantes popular con cierta antelación a la fecha y la misma residencia, se pueden acreditar documentalmente o elevando la presunción legal a la categoría probatoria, como se indica líneas antes.

c)Por otra parte, la buena reputación, la prioridad en el desempeño de la administración de justicia y la honorabilidad, son virtudes cuy reconocimiento inferido con suficiencia de prueba, considerando que la actividad curricular de los ciudadanos examinados ha implicado y explicado su comportamiento público a través del ejercicio de cargos judiciales, del desempeño en áreas de la docencia y la investigación académica, del libre ejercicio de la profesión de abogado y de otras actividades.

Así, ligado íntimamente a lo anterior, consideramos también que la capacidad, competencia y eficiencia en las tareas realizadas, son cualidades de la personalidad que se consiguen a lo largo de la vida pública y privada de un individuo; y que en los casos analizados, se muestran cabalmente con el seguimiento de sus respectivas carreras profesionales expuestas en sus currículas.

Por todo lo anterior, estas comisiones unidas llegamos a la conclusión de que todos los aspirantes que comparecieron ante el Pleno de esta Honorable Cámara reúnen los requisitos de elegibilidad que establece la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, para ocupar el cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En mérito de lo anteriormente expuesto, estas comisiones someten a la consideración de al Asamblea de esta Cámara, el siguiente

DICTAMEN

UNICO.- Las Comisiones Unidas de Justicia; Gobernación Primera Sección y Estudios Legislativos, Primera Sección, declaran que de la lista presentada por el Presidente de la República, los siguientes ciudadanos reúnen los requisitos de elegibilidad, para ocupar el cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

José Vicente Aguinaco Alemán

Sergio Salvador Aguirre Anguiano

María del Carmen Aurora Arroyo Moreno

Mariano Azuela Güitrón

Juventino Víctor Castro Castro

Juan Díaz Romero

J. Refugio Gallegos Baeza

Jorge García Ramírez

Genaro David Góngora Pimentel

José de Jesús Gudiño Pelayo

Raúl Medina Mora y Martín del Campo

Guillermo Iberio Ortiz Mayagoitia

Humberto Román Palacios

Olga María del Carmen Sánchez Cordero

Dávila Carlos Sempé Minivelle

Juan Nepomuceno Silva Mesa

María Laura Huguette Trigueros y Gaisman

Sala de Comisiones de la Honorable Cámara de Senadores.- México, Distrito Federal, a 26 de enero de mil novecientos noventa y cinco.

Comisión de Justicia: Sen. Juan de Dios Castro Lozano Presidente.- Sen. Juan Ramiro Robledo Ruiz, Secretario.- Sen. Sonia Alcántara Magos.- Sen. Eduardo Andrade Sánchez.- Sen. Enrique Franco Muñoz.- Sen. Guadalupe Gómez Maganda.- Sen. José Natividad Jiménez Moreno.- Sen. Gabriel Jiménez Remus.- Sen. Esteban Maqueo Coral.- Sen. José Murat.- Sen. Fernando Ortiz Arana.- Sen. Salvador Rocha Díaz.- Sen. Amador Rodríguez Lozano.- Sen. Pablo Salazar Mendiguchía.- Sen. Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez.- Sen. Israel Soberanis Nogueda.- Sen. Mario Vargas Aguiar.

Comisión de Gobernación, Primera Sección: Sen. José Trinidad Lanz Cárdenas, Presidente.- Sen. Melquiades Morales Flores, Secretario.- Sen. Luis Héctor Alvarez Alvarez.- Sen. Cristóbal Arias Solís.- Sen. Orlando Arvízu Lara.- Sen. Luis Felipe Bravo Mena.- Sen. Eloy Cantú Segovia.- Sen. Juan de Dios Castro Lozano.- Sen. Francisco Dávila Rodríguez.- Sen. Artemio Iglesias Miramontes.- Sen. Enrique Gabriel Remus.- Sen. Fernando Ortiz Arana.- Sen. Fernado Solana Morales.- Sen. Víctor Manuel Tinoco Rubí.- Sen. Guillermo Ulloa Carreón.- Sen. Mario Vargas Aguiar.

Comisión de Estudios Legislativos, Primera Sección: Sen. Amador Rodríguez Lozano, Presidente.- Sen. Mario Vargas Aguiar, Secretario.- Sen. Benigno Aladro Fernández.- Sen. Eduardo Andrade Sánchez.- Sen. Guillermo Del Río Ortegón.- Sen. José Luis Lamadrid Sauza.- Sen. Ricardo Monreal Avila.- Sen. Melquiades Morales Flores.- Sen. Ramiro Robledo Ruiz".

-El C. Presidente: En consecuencia está a discusión en lo general y en lo particular el dictamen. Senador Félix Salgado en qué sentido.

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde se escaño). En contra, señor Presidente.

-El C. Presidente: En contra. ¿Algún orador en pro?, el Senador Lanz Cárdenas, e ha inscrito, en contra el Senador Félix Salgado Macedonio, que tiene el uso de la palabra.

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: Gracias, señor Presidente. hemos llegado al fin de la jornada en la que el Senado habrá de elegir a los miembros de la Suprema Corte de Justicia, hemos escuchado a lo largo de jornadas detalladas la visión que cada uno de los comparecientes tienen sobre el derecho y los procedimientos de justicia en la nación.

En este proceso el PRD puso especial rigor y esfuerzo para explorar las habilidades, las capacidades y la orientación de cada uno de los candidatos propuestos por el Poder Ejecutivo, como lo hicimos al principio de la auscultación para la formación de al Suprema Corte de Justicia debemos reiterar que el procedimiento de designación, promoción y finalmente elección de los futuros magistrados se haya profundamente viciado, y resulta inadmisible para conformar una Suprema Corte que responda a la pluralidad de las visiones y las prácticas del derecho que existen en el país, en consecuencia, vamos a votar en contra, no porque algunos de ellos no sean aptos para ocupa el cargo, sino para manifestar nuestro rotundo desacuerdo con una corte que ya desde hoy se subordina a los designios del Presidente.

Queremos manifestar, igualmente, nuestro desacuerdo con el procedimiento establecido por una reforma al Poder Judicial hecha de manera arbitraria, por su precipitación y carente de consulta, que nos ha llevado a quedar de manera temporal sin uno de los poderes de la República, la división de poderes es uno de los principios constitucionales fundamentales que asegura una acción democrática del Estado en la sociedad, su propósito real es que cada uno de los poderes que se erija en una garante de la acción legal de los otros; un balance efectivo de contrapesos.

Los candidatos a la Suprema Corte que comparecieron ante el Senado no aseguran que se cumpla este principio después de examinar cuidadosamente sus comparecencias hemos llegado a la conclusión de que la mayoría de ellos sólo habrán de ser fieles a los dictados de la Presidencia y del partido oficial, pasando por encima de al autonomía del Poder Judicial de la Nación. Muchos de ellos evadieron las preguntas referentes a sujetar al Ejecutivo al control de la ley, rechazaron la ampliación del Derecho de Amparo a la esfera de los conflictos electorales, se opusieron a los reclamos de acabar jurídicamente con el régimen presidencialista, apoyaron las medidas que han acabado con la ya de por sí débil estructura del Estado social.

Justificaron las flagrantes violaciones a la soberanía nacional, cometidas por las últimas administraciones priístas, se sumieron en el silencio frente a la exigencia de llevar a juicio a Carlos Salinas de Gortari, es deplorable que la obsesión por hablar en nombre de Ernesto Zedillo haya llevado a la tradición jurídica mexicana, a un Estado tan evidente de inconsecuencia jurídica.

Los que se presentan hoy como candidatos, y los hemos escuchado a lo largo de más de 20 horas no tienen la autonomía para hacerse llamar los jueces máximos de la República, pues desgraciadamente son un grupo más de funcionarios priístas, sólo uno de ello se negó a participar en esta farsa jurídica, Guillermo Guzmán Orozco, felicidades, señor Guzmán Orozco.

Esta Corte no tendrá ni siquiera el derecho de llamarse autónoma, sus miembros pertenecen a los ámbitos empresariales, a la burocracia política, a la élite tecnocrática que ha llevado al país al hundimiento económico y moral, entre ellos se encuentran miembros de organizaciones de ganada reputación derechista como Provida y el Opus Dei, pero no hay entre ellos quienes se han esmerado en defender los derecho humanos, los derechos campesinos, los derechos del hombre trabajador, de las mujeres, de los indígenas, no hay ninguno de ellos con esos antecedentes, vamos a votar en contra de este espectáculo organizado por la Presidencia para imponer una Suprema Corte sometida a sus caprichos.

Vamos a votar por un derecho democrático, plural, que responda a todas las realidades de la nación, vamos a votar contra el presidencialismo y por el Estado de derecho, consideramos que todavía estamos a tiempo de enmendar no hay porque elegir al conjunto de los magistrados, exclusivamente entre un grupo de abogados obsecuente con el sistema, el PRD se manifiesta porque el Senado sugiere al Poder Ejecutivo que encomiende otra comparecencias.

El PRD ha realizado una amplia encuesta entre las facultades de derecho, las barras de abogados y la sociedad en su conjunto, y ha encontrado que surgen propuestas, propuestas de ciudadanos que pueden ser excelentes Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, está por ejemplo el Licenciado Emilio Kriger Vázquez, jurista destacado, decano del constitucionalismo en México; está también Mariano Algor Salcedo, abogado destacado, ha iniciado en México los primero juicio en defensa de los derechos electorales.

Está el Licenciado Enrique Rojas Bernal, también abogado defensor de derechos laborales, etnias y grupos marginados y el Licenciado Jesús González Schmall, destacado jurista, especialista en derecho económico, hay pues, mejores propuestas que los que nos envió el Doctor Zedillo; con todo respeto nosotros votaremos en contra. Muchas gracias, señor Presidente.

-El C. Presidente: Tiene el uso de la palabra el Senador José Trinidad Lanz Cárdenas en pro del dictamen.

-El C. Senador José Trinidad Lanz Cárdenas: Con la venía de la Presidencia, si resucitara Plantón, estaríamos ante lo que él habla afirmado respecto de la intervención del compañero Salgado. Un Totus revolutum.

La verdad de las cosas yo no sé si vino a hablar a favor del dictamen, en contra del dictamen, a favor de algunas personas o a manifestar su posición partidista, de principio quisiera hacer notar que no estamos votando ahorita por los Ministros, estamos en el análisis de un dictamen que se encargó a tres comisiones para que calificara la elegibilidad de los Ministros.

Eso es lo que dice el dictamen que ha sido leído, pero a lo mejor el orador que me precedió ni prestó atención a la lectura ni tampoco lo leyó por su parte, en el dictamen que fue presentado se hace una calificación de la idoneidad o de la elegibilidad de las personas que fueron propuestas para ser designados como Ministros del más alto tribunal de la República.

Este dictamen hace un análisis legal e histórico, valdría la pena que el compañero Salgado le hubiera puesto atención, porque a lo mejor se hubiera ilustrado sobre lo que ha sido el proceso de desintegración de Ministros, en la Suprema Corte de Justicia de este país durante 180 años.

Se habla, en el dictamen, de los distintos procedimientos que han existido durante nuestra prolongada historia jurídico-política independiente, desde la Constitución de Apatzingán de 1814 hasta la reforma de diciembre de 1994.

Vale la pena hacer referencia, aun cuando no estamos discutiendo la personalidad de los Ministros, ahorita, de hacer referencia a los distintos sistemas que han existido para notar el por qué resulta totalmente infundada y carente de base la objeción que se vino a hacer -hace unos momentos- en la tribuna.

En el mundo han existido diversos procedimientos, desde los antiguos procedimientos, que se dieron durante la época colonial en México hasta los sistemas que existieron antes de la Revolución Francesa en el antiguo régimen. Ahí se compraban los cargos de juez, ese era el sistema para poder ejercer la judicatura, esto evolucionó al sistema de elección popular.

Vale la pena hacer alguna reflexión sobre lo de la votación popular, es un sistema que han venido, algunos compañeros Senadores aquí, a sostener como si fuera la solución del ejercicio de la función jurisdiccional, ha sido proscrito en todas partes del mundo, exceptuando en la desaparecida Unión Soviética, en donde los jueces eran de elección popular, después, tenemos los fenómenos de coptación entre los otros poderes, en donde interviene el modelo norteamericano, en donde el Presidente de la República designa y el Senado ratifica, este fue el sistema que copió México en el año de 1928 y que ahora se ha abandonado por este sistema que ahora estamos ejerciendo.

Se ha venido a decir: Que los Ministros de la Corte, por ser propuestos por el Presidente de la República, implicarían una sumisión de tales Ministros, al titular del Poder Ejecutivo, es inadmisible esto.

No parecen que se hayan percatado algunos compañeros Senadores, de la bondad de este nuevo sistema que estamos estrenando en esta etapa histórica del Senado de la República.

El fenómeno de la coptación se da de todas maneras y se da en todas partes del mundo, veamos, en Francia, por ejemplo: ¿Quién designa a los jueves en Francia?, el Presidente de la República, pero en un fenómeno de coptación con el Congreso Superior de la Magistratura francesa.

En México ahora, el Presidente, compañero Salgado, no designa, veamos la diferencia: El Presidente de la República sólo propone: es el Senado el que elige y es el Senado el que decide; es el Senado en un gesto de avance político, notable en la historia de este país, en donde es el Senado el que va a decidir; es el Senado el que va elegir. ¡El Presidente de la República sólo propone!

Pero, veamos la diferencia en cuanto a otras etapas de nuestra historia:

Algún héroe, que ha levantado como bandera algún partido político, don Lázaro Cárdenas, en el año de 1934, cesó a todos los Ministros de la Suprema Corte de Justicia mediante una reforma constitucional que se hizo en diciembre del año de 1934. ¿Cuál era la situación política en aquella época?, ¿cuál era la abyección que existió de ese Senado con el Presidente Cárdenas, que ni siquiera emitió dictamen el Senado de la República? Ni siquiera lo discutió, votó, en menos de una hora, la minuta que había elaborado, sin discusión -también- la Cámara de Diputados.

Vemos a no si hay un avance político en esta nación, en donde se ha discutido, hasta la sociedad en comisiones la reforma constitucional que priva al Presidente de la República de la facultad de designar, facultad que tuvo desde 1928 porque no se piense que ésta ha sido la historia de toda la nación; sólo fue a partir del año de 1928 hasta el año de 1994, en una reforma constitucional que fue producto de concertación política, de discusión, de debate de dictámenes y no simplemente de abyección, de debate de dictámenes y no simplemente de abyección sumisa. ¡Este es el progreso del Senado de la República y esta es la responsabilidad histórica que ahora nos corresponde como miembros de este Senado para, por vez primera en la historia, ejercer esta facultad de designar a los máximos jueces de la nación!

Se han hecho aquí algunas afirmaciones pecantes, de falta de información y de una ligereza y de una superficialidad imperdonables en una de las más altas tribunas de la nación, ¿cómo se viene a sostener sumisión al Poder Ejecutivo cuando que es el Senado el que está usando de su libertad, de su autonomía y de su facultad de decisión?

No puede haber sumisión al Poder Ejecutivo, esta es la decisión de una Cámara con toda libertad, con toda autonomía y sólo sujetándose al procedimiento que no inventamos los mexicanos, que surgió en Europa y en algunos países americanos y que ha dado magníficos resultados en el ejercicio de la judicatura.

Se hizo también una afirmación aquí, ligera, sobre una personalidad de las 18 que fueron propuestas por el señor Presidente de la República, al dignísimo don Guillermo Guzmán Orozco, una persona que fue Ministro de la Suprema Corte de Justicia y que, por un error de propuesta vino a dar al Senado de la República, si hubiera habido sumisión del Senado, el Senado lo hubiese aceptado de manera inmediata y, además, sería un dignísimo ministro después, pero este señor ya había sido ministro, jubilado desde hacía año y medio de la Suprema Corte de Justicia y caía dentro del impedimento constitucional que establece el Artículo 94 reformado de la Constitución al señalar que: Nadie que ha sido ministro podrá volver a serlo jamás.

No es por una ligereza, es motivo de felicitación, Guzmán Orozco, pero por su honestidad de criterio al aceptar que estaba ante la posibilidad de un impedimento constitucional.

Se dice que es tiempo de enmendar, que hay que hacer otras comparecencias, que se ha consultado a universidades, que hay otros prospectos, pero dentro del sistema establecido, que es un sistema universal, casi admitido por todos los países del mundo, se ha entendido que para conformar al tercer poder, que es el Poder Judicial de la Federación, deben intervenir los otros dos sin que esto implique ni un quebrantamiento, ni ninguna ruptura al principio de división de poderes.

Es exactamente el principio de colaboración de poderes, es el concurso de los otros dos poderes constituidos, para la designación del tercero.

Si hablamos de consultas a universidades, nada menos el día de ayer, hubo en la Universidad Nacional Autónoma de México, todo un día dedicado al análisis de las reformas al Poder Judicial de la Federación.

Y en la casa máxima de estudios de esta nación, en las voces de los demás acreditados juristas, de investigación, de estudio, de formación, en ningún momento asomó una crítica tan superficial y tan desinformada, como la que se ha venido a hacer en esta tribuna.

Volviendo al Totum Revoluton Platoric, en realidad señores, la votación será después, la designación de los ministros será el ejercicio de la voluntad soberana, manifestada por todos y cada uno de los Senadores que integran esta ilustre Cámara.

Por ahora, no he escuchado la menor objeción al dictamen que se está discutiendo, y como no existe la menor discusión, y como además, es un dictamen perfectamente ajustado a derecho y a la Constitución, pido que se vote y sea aprobado.

(Aplausos)

-El C. Presidente: La Senadora Irma Serrano Castro, hace un rato, me hizo favor de pedirme el uso de la palabra, y en consecuencia tiene el uso de la palabra, para hechos.

-La C. Senadora Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez: Muchísimas gracias, señor Presidente, por concederme la palabra, y muchísimas gracias... no está por ahí, le iba a dar las gracias, a otro Licenciado que siempre me dice, cuándo debo de pasar, qué debo apuntar, pero no me dio tiempo de apuntar todo.

Antes que nada, mis felicitaciones señor, gran Licenciado, gran Jurista.

Parece, sin querer alabar a los señores panistas, que viera, que escuchaba al señor de las barbas, que jugó para Presidente, soy muy mala para los nombres, los apellidos, soy tonta, ni modo, me tienen que perdonar que sea ranchera ignorante, pero ni modo aquí estoy, ahora me aguantan.

Un gran orador indiscutible, el tono de la voz, digno de este Senado, y este Senado, que tiene todas las posibilidades, que tiene todo y toda de las leyes de la democracia por hacernos el favor, de aceptar a 8 del PRD, a 20 ó 25 del PAN no los he contado.

Señor habla usted muy bonito, mis felicitaciones, gestes así como usted, son las que debieran entrar como grandes candidatos a la Presidencia de la República, porque apantallan.

(Aplausos)

Bueno, es que soy muy sensible y la verdad ya me apantalló...

(Risas)

-El C. Presidente: Señores permítanme, Senadora permítame...

-La C. Senadora Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez: Déjelos...

-El C. Presidente: Es responsabilidad de esta Presidencia, señores, es un dictamen sumamente serio... Permítame señora Senadora, llamo la atención de la Asamblea, para poder continuar de la mejor forma esta sesión, creo que a nada conducirá seguir en este tipo de circunstancias, estamos ante la integración de uno de los poderes de la Unión, y creo que vale la pena conducirnos de la mejor forma.

Senadora, continúe en el uso de la palabra.

-La C. Senadora Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez: Muchísimas gracias, pero no me molesta, los señores se divierten conmigo y yo con ellos.

(Risas)

Por lo pronto, señor Licenciado, me voy... definitivamente sobre algo que usted repitió, muy bonito y muy convincentemente sobre la democracia, yo diría que vamos a tener democracia verdadera, en este Honorable Senado, el día que los números no nos fallen, que aunque sean unidos tres partidos, hagamos por lo menos un contrapeso, contra el aplastante poder, no sólo en las palabras, en las mentiras, y en la fuerza del señor PRI, todos unidos con disciplina.

Yo no soy muy disciplinada, porque a la hora de la hora, yo estaba de acuerdo con lo de ferrocarriles y con la posición, sin embargo, pues a la hora que los de atrás me empezaron a decir: no, no, no, no, en contra, ya, pues tuve que decir neutra.

Sin embargo, yo le debo de pedir a usted, un poquito de calma y de comprensión para la ignorancia de los miembros, que somos del PRD.

(Aplausos)

Indudablemente, señores, que no tenemos, porque la mayoría somos pobrecitos, no tuvimos la oportunidad de llegar a esas grandes universidades europeas a donde van los del PRI, los hijos del PRI, y lo dije recorridito, para que no haya malas interpretaciones, pero señor, pues hacemos lo que podemos, yo por eso me he negado rotundamente a que se me ponga ningún asesor, claro, hay por ahí un señor Licenciado del PRI, que le hace de asesor conmigo, pero como no muy le creo, entonces nada más de digo quíteseme de aquí, quíteseme de aquí, pero él no se quita, hay mandatos superiores.

Sin embargo, ustedes compréndanos, como podemos nos defendemos, y tenemos que soportar la inteligencia y la gran experiencia de ustedes, nosotros los nuevecitos... ¿no les gustó verdad?, no se rieron, somos nuevecitos, porque no tenemos la experiencia de ustedes, que ya me los sacan de aquí, ya me los ponen aquí, ya los vuelven a jalar...bueno, yo nada más les decía a los compañeros, leamos el curriculum y los que no hayan pertenecido tanto al poder, pues votemos por ellos, de todas maneras ellos van a ganar, para qué metemos patadas si ni siquiera van a llegar a media yarda.

Pero de todas maneras, yo sí quisiera decir que no sabemos bien, por lo menos nosotros no conocemos la trayectoria política, porque el que me diga que no son políticos los que están, sí son, puestos por anteriores políticos en diferentes puestos.

Tenemos que votar y cada uno de nosotros lo hará, a mí por la que me cayó simpática, aunque la riegue el otro compañero, porque nada más quedamos dos, pues también votará, por tal vez, la señora que pasó en tercero a quinto lugar, es muy linda y se ríe muy bonito, debe ser buena.

Entonces, vamos a votar, vamos a votar por quien podamos, pero sí es muy importante que entendamos que ya sabemos que ustedes van a ganar, que ya entendimos que siempre van a ganar, pero que vamos a hacer nuestra luchita, por lo menos aquí, metiendo nuestros discursos "gachos", pues lo vamos a hacer también.

Entonces, por favor, no nos llame ignorantes, usted es un señor lindo, hasta la estampa es de gran jurista.

Por lo tanto, yo pido que no nos regañe desde aquí, pórtese mono, simpático y comprensivo con la ignorancia, ustedes tienen la culpa, porque si ustedes los priístas hubieran puesto más escuelas en Chiapas, yo no estaría tan tonta, estaría más abusada.

Y como no hay otro tema, más que agradecerles su comprensión y sobre todo, a usted señor Presidente -no se ponga enojado- por permitirme subir y como no tengo temas para debatir ninguna de las palabras del señor abogado, pues voy a hacer lo que usted dice, voy a votar por todos, gracias.

(Aplausos)

-El C. Presidente: Esta Presidencia estima, al tema, suficientemente discutido, sin embargo, le solicito a la Secretaría consulte a la Asamblea, si considera suficientemente discutido el dictamen.

-La C. Secretaria Sansores San Román: Por disposición de la Presidencia se consulta a la Asamblea, en votación económica, si se considera suficientemente discutido el dictamen. Quienes estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

(La Asamblea asiente)

-Suficientemente discutido, señor Presidente.

-El C. Presidente: Proceda la Secretaría a recoger la votación nominal en lo general y en lo particular del dictamen.

Se ruega a la Oficialía Mayor, se hagan los avisos a que se refiere el Artículo 161 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos.

(La Oficialía Mayor cumple)

-El C. Presidente: Permítame. Vamos a dejar que los señores Senadores ocupen su escaño y nos permitan continuar desahogadamente el Orden del Día y continuar con el trámite parlamentario de este asunto.

-La C. Secretaria Sansores San Román: Se va a proceder a recoger la votación nominal del dictamen.

-La recibe por la afirmativa, Layda Sansores.

-El C. Secretario Hernández Quinto: La recibe por la negativa, Hernández Quinto.

(Se recoge la votación)

-La C. Secretaria Sansores San Román: Se emitieron 109 votos en pro y uno en contra.

-El C. Presidente: Aprobado por 109 votos, el dictamen relativo a la idoneidad de los requisitos de los ciudadanos propuestos para los cargos de Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

(Aplausos)

A fin de dar cumplimiento a lo dispuesto por el artículo tercero transitorio del Decreto que reforma diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y al punto cuarto del Acuerdo suscrito por los coordinadores de los grupos parlamentarios relativos a las comparecencias, de los ciudadanos propuestos para ocupar los cargos de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se va a proceder a su elección por cédula.

-Ruego a la Secretaría se sirva llamar a los ciudadanos Senadores, por orden de lista a efecto de que pasen a depositar su voto y asimismo, se solicita a la Oficialía Mayor, se hagan los avisos a que se refiere el Artículo 161 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos.

(La Oficialía Mayor cumple)







Diario de los Debates

ELECCION DE LOS CC. MINISTROS QUE INTEGRAN LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACION

-La C. Secretaria Sansores San Román: Se ruega a los ciudadanos Senadores, pasen a depositar su voto al ánfora al ser llamados por orden de lista.

(Votación y escrutinio)

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño). Señor Presidente, ¡esto es una farsa electoral! Los Senadores del PRI traen unas boletas que ya vienen impresos los nombres de los supuestos ministros.

Eso no es democrático, es lo que estamos denunciando, eso es una farsa. ¡No estamos de acuerdo!

-El C. Presidente: Mire Senador, cada Senador, bajo su estricta responsabilidad habrá de emitir el voto por quien crea conveniente, entonces ellos habrán de hacerlo depositándolo, se entregaron dos boletas.

-El C. Senador Salgado Macedonio: (Desde su escaño). ¿Por qué señor Presidente? ¡No estoy de acuerdo! A mí me entregaron una sola boleta.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: (Desde su escaño). ¡¿Por qué?!, ¿y la otra relación de los 17?

-El C. Presidente: Esta Presidencia indica a la Secretaría que continúe...

-El C. Senador Salgado Macedonio: (Desde su escaño). ¡No veo!, ¿en dónde está mi otra boleta?

-El C. Senador Eduardo Andrade Sánchez: (Desde su escaño). ¡Cállese, señor Senador!, ¡orden!, ¡cállese que estamos votando!, ¡cállese la boca!, ¡cállese y vote!

(Gritos)

-El C. Presidente: Mantengan, por favor la serenidad.

(Continúa pasando lista la Secretaría Sansores San Román)

-Se va a realizar el escrutinio.

(Realizan el escrutinio los CC. Secretario Layda Sansores San Román y Enrique Hernández Quinto)

-La C. Secretaria Layda Sansores San Román: Señor Presidente: Se emitieron un total de 113 votos distribuidos de la siguiente forma: Por el período que vence el 30 de noviembre del año 2003, se emitieron 112 votos en favor de los ciudadanos Juventino Castro Castro y 111 votos por José Vicente Aguinaco Alemán.

Por el período que vence el 30 de noviembre del año 2006, se emitieron 112 votos en favor de los ciudadanos Juan Díaz Romero y Humberto Román Palacios, y 24 votos en favor de los ciudadanos Raúl Medina Mora y Mariano Azuela y Güitrón.

-Por el período que vence el 30 de noviembre del año 2009, se emitieron 112 votos en favor del ciudadano Genaro David Góngora Pimentel, 86 votos en favor del ciudadano Mariano Azuela y Güitrón, quien también recibió 24 votos, haciendo un total de 110. Estos 24 votos fueron para el período que vence el 30 de noviembre del año 2006.

-89 votos en favor del ciudadano Juan Díaz Romero, señalando que también recibió 23 votos para el período que vence el 30 de noviembre del año 2006, haciendo un total de 112 votos.

-Por el período que vence el 30 de noviembre del año 2012, se emitieron 112 votos en favor del ciudadano Sergio Salvador Aguirre Anguiano.

-Se emitieron 89 votos en favor del ciudadano Guillermo Ortiz Mayagoitia, y 23 votos en favor del ciudadano José Refugio Gallegos Baeza.

-Por el período que vence el 30 de noviembre del año 2015, se emitieron 112 votos en favor del ciudadano José de Jesús Gudiño Pelayo y 89 votos en favor de los ciudadanos Juan Nepomuceno Silva Meza y Olga María del Carmen Sánchez Cordero, y 25 votos en favor de la ciudadana María Laura Huguette Trigueros y 24 votos para María del Carmen Arroyo Moreno, hubo una abstención.

-El C. Presidente: En consecuencia, esta Presidencia declara que resultaron electos como Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con la votación exigida por el Artículo 96 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y tercero transitorio del Decreto que reforma diversos artículos constitucionales, y para los plazos a que se hace referencia en el mismo Decreto, a los ciudadanos.

-Juventino Víctor Castro Castro, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2003.

-José Vicente Aguinaco Alemán, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2003.

-Juan Díaz Romero, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2006.

-Humberto Román Palacios, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2006.

-Mariano Azuela y Güitrón, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2009.

-Genaro David Góngora Pimentel, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2009.

-Guillermo Iberio Ortiz Mayagoitia, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2012.

-Sergio Salvador Aguirre Anguiano, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2012.

-José de Jesús Gudiño Pelayo, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2015.

-Juan Nepomuceno Silva Meza, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2015.

-Olga María del Carmen Sánchez Cordero, para el período que vence el 30 de noviembre del año 2015.

En virtud de la elección que ha realizado esta soberanía, se informa a la Asamblea, que se girarán las comunicaciones correspondientes, para que el día de mañana se presenten ante el Pleno de la Cámara de Senadores, a rendir su protesta de ley los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que han sido electos.

(Aplausos)

-En virtud de que uno de los asuntos también señalados en la convocatoria para este período extraordinario, es el relativo al asunto de Chiapas, le concedo el uso de la palabra al Senador Luis Héctor Alvarez, para que rinda su informe ante esta soberanía.







Diario de los Debates

INFORME DE LA COMISION LEGISLATIVA DE DIALOGO Y CONCILIACION DEL CASO CHIAPAS

-El C. Senador Luis Héctor Alvarez Alvarez: Con la venia de la Presidencia me voy a permitir dar lectura al informe que presenta a las Cámaras del Congreso de la Unión la Comisión Legislativa del Diálogo y Conciliación.

"I. INTRODUCCION

A partir del 1º de enero de 1994, y hasta el momento de elaborar el presente informe, la situación en Chiapas ha tenido la siguiente secuencia:

Primero vino la guerra, doce días después el cese al fugo unilateral, enseguida la tregua pactada y después el diálogo de San Cristóbal de las Casas. Posteriormente, las pláticas se suspendieron a petición del EZLN a fin de poder consultar a sus bases sobre los ofrecimientos formulados por el Comisionado para la Paz; se consideró insuficiente la respuesta y con ello se declaró concluido el diálogo, situación que se prolongó durante meses. El 8 de diciembre de 1994, la tregua se rompió unilateralmente por el EZLN; las zonas francas desaparecieron, los ejércitos volvieron a movilizarse sin llegar a la confrontación, pero con el peligro de que la guerra pudiera retornar.

A fines de diciembre, de un escenario de grave tensión, se pasó al restablecimiento de los contactos entre las partes en conflicto. Se produjo una esperanzadora actitud de tolerancia y prudencia, lo cual ha contribuido positivamente a crear el clima de distensión necesario que hizo posible un primer encuentro entre el representante del gobierno federal en la persona del Secretario de Gobernación y delegados del EZLN. Con ello se ha establecido un cese de las hostilidades por tiempo indefinido que genera condiciones propicias para restablecer el diálogo que conduzca hacia una paz digna para todos los habitantes del Estado de Chiapas.

II. LA VIA DEL DIALOGO Y LA TOLERANCIA

La comisión estima que es de gran importancia reconocer que uno de los principales factores que ha contribuido a que el conflicto chiapaneco no haya entrado en una espiral de violencia y un masivo derramamiento de sangre, es la firme voluntad política de resolver el problema por la vía del diálogo y la tolerancia, expresada en el rechazo tajante del Ejecutivo Federal de recurrir a la fuerza.

Pero ha sido ese factor, con toda su importancia, el único que ha contribuido eficazmente al propósito de hacer posible la paz. Deben acreditarse a otros actores, incluido entre ellos el Congreso de la Unión, diversas iniciativas y trabajos para cerrarle el paso a la guerra.

En apretada síntesis, la vía del diálogo y la tolerancia ha tenido como aspectos y hechos centrales los siguientes:

1. El esfuerzo de la sociedad civil, que con su demanda insistente de paz ha creado condiciones favorables al proceso.

2. La oferta de diálogo del Ejecutivo Federal, cuya característica principal ha sido la de impulsar una agenda tan amplia como la disposición que tengan las partes para dialogar.

3. El procedimiento del Ejecutivo Federal a la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI), como instancia de mediación.

4. La designación de la Secretaría de Gobernación como representante del Ejecutivo Federal y la aceptación de ésta por parte del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), para restablecer comunicación.

5. Las gestiones de la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI), para impulsar la distensión y el encuentro entre las partes.

6. La lealtad y disciplina del Ejército Mexicano, que en cumplimiento de las órdenes de su Comandante Supremo, ha comprobado en los hechos la voluntad política de resolución pacífica del conflicto.

7. Las diversas ampliaciones a la tregua temporal y el reciente cese al fuego ofensivo por tiempo indefinido, decretado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

8. La prudencia tanto del Ejército Mexicano como del EZLN para evitar acciones de fuego. Esta actitud hizo posible la desactivación de la dinámica militar que se había visto incrementada en los últimos días del mes de diciembre de 1994.

9. La creación de la Comisión de Diálogo y Conciliación de las Cámaras Legislativas como instancia plural, republicana y con representación nacional.

10. El encuentro celebrado el 15 de enero pasado, entre los representantes del gobierno federal encabezados por el Secretario de Gobernación y los delegados del EZLN, en el que ambas partes reconocieron los esfuerzos por encontrar caminos al diálogo, así como hacia la paz justa, digna y definitiva.

III. PARTICIPACION DEL CONGRESO DE LA UNION EN EL PROCESO DE PAZ

El Congreso de la Unión ha querido ser un simple espectador en el conflicto, ni actor pasivo en la búsqueda de una salida política al mismo.

Ante la propuesta del Ejecutivo Federal, en el sentido de que se integrara una comisión con legisladores de todos los partidos, para que se abocara a lograr un cambio en la situación de ruptura total de diálogo que prevalecía en Chiapas, las Cámaras de Diputados y Senadores resolvieron crear una Comisión Legislativa de Diálogo y Conciliación que se hiciera presente y actuara en forma independiente del Ejecutivo, ante los diversos actores del conflicto.

Esta comisión, de integración plural, de origen popular y republicano ha asumido con prudencia la representación política de la sociedad para coadyuvar en el proceso de paz en Chiapas.

Por mandato de las Cámaras, la comisión está haciendo un esfuerzo de lealtad con México, sin subordinación a intereses de partidos, ni aspiraciones de protagonismo. Ha adoptado una estructura de coordinadores y voceros rotativos y ha tomado todas sus determinaciones por consenso.

Con ese ánimo la comisión ha sostenido encuentros y pláticas con el Ejecutivo Federal y con la CONAI, para estar atenta a la evolución de los sucesos y hacer pronunciamientos que refuercen el clima de distensión.

En ese contexto, el día cinco del presente mes se hizo una declaración que evaluó la forma como habían evolucionado los esfuerzos para restablecer el diálogo, entre las partes en conflicto; declaración que tuvo amplia difusión.

A través de ella, la comisión lanzó dos iniciativas: Una convocatoria a todas las fuerzas políticas y sociales para que se movilizaran en una Jornada Unitaria por la Paz con Justicia y Estabilidad Democrática, así como una propuesta a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, a fin de que en su convocatoria al período extraordinario de sesiones incluyera como tema, las bases de la discusión y realización del Diálogo Nacional para la Reforma del Estado.

Por lo que hace a la Jornada de Paz antes referida, en virtud del encuentro del 15 de enero sostenido por los partidos políticos, se consideró dejar pendiente su realización.

La Comisión Permanente respaldó la solicitud de esta comisión y en cumplimiento de ello se rinde este informe; por separado, se presenta a la consideración de esta soberanía una propuesta de las bases del Diálogo Nacional para la Reforma del Estado.

IV. CONCLUSIONES PRELIMINARES

La comisión se permite formular a las Cámaras del Congreso de la Unión, las siguientes conclusiones preliminares:

1. La guerra en el Estado de Chiapas ha sido impedida por una generalizada demanda de paz de la sociedad y por la voluntad de diálogo y conciliación entre las partes.

2. La estrategia de tolerancia y paciencia seguida por el Ejecutivo Federal a fin de posibilitar una salida política al conflicto, ha sido acertada.

3. Lograda la comunicación directa entre las partes es preciso reconocer que aún falta establecer el diálogo formal que permita garantizar la paz.

4. En la fase sustantiva del diálogo, el Congreso de la Unión como representación auténtica, nacional y plural, puede y debe ser una instancia fundamental para el establecimiento de las normas en las que se finque la paz duradera.

Comisión Legislativa para el Estado de Chiapas: Sen. Luis Héctor Alvarez Alvarez.- Dip. Rodolfo Elizondo Torres.- Sen. Luis Felipe Bravo Mena.- Dip. Alejandro González Alcocer.- Sen. Pablo Salazar Mendiguchía.- Dip. Jaime Martínez Veloz.- Sen. Oscar López Velarde Vega.- Dip. Marco Antonio Michel Díaz.- Sen. Heberto Castillo Martínez.- Dip. César Chávez Castillo.- Sen. Guillermo del Río Ortegón.- Dip. Juan Guerra.- Dip. Marcos Carlos Cruz Martínez.- Dip. Alejandro Moreno Berry".

-El C. Presidente: Continúe la Secretaría con los asuntos en cartera.

-El C. Secretario Hernández Quinto: Se va a dar lectura el Orden del Día de la siguiente sesión. (Leyó).

-Señor Presidente, se han agotado los asuntos en cartera.







Diario de los Debates

CITA

-El C. Presidente: Se levanta la sesión y se cita para la que tendrá lugar el día de mañana, viernes 27, a las 11:00 horas.

(Se levantó la sesión a las 18:30 horas)

EL C. OFICIAL MAYOR

LIC. MARIO ALBERTO NAVARRO MANRIQUE

Directorio

DIARIO DE LOS DEBATES

De la Cámara de Senadores del Congreso

de los Estados Unidos Mexicanos

Director: Lic. Luis Estrada Rodríguez

Plaza Sebastián Lerdo de Tejada

Teléfono: 709-05-51 Ext. 218 y 220







Diario de los Debates

DECRETO QUE REFORMA EL CUARTO PARRAFO DEL ARTICULO 28 DE LA ConstituciOn PolItica de los Estados Unidos Mexicanos

(Dictamen de segunda lectura)

-La C. Secretaria Layda Elena Sansores San Román: El siguiente punto del Orden del Día es la segunda lectura a un dictamen suscrito por las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales, Comunicaciones y Transportes; Radio, Televisión y Cinematografía; y Estudios Legislativos, Tercera Sección, que contiene proyecto de Decreto que reforma el cuarto párrafo del Artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

-El C. Presidente: Honorable Asamblea: En virtud de la solicitud de las comisiones dictaminadoras y de que el dictamen de referencia ya ha sido distribuido entre los integrantes de este Grupo Colegiado...

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño). Señor Presidente, antes ...

-El C. Presidente: Sí, dígame...

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño). Una moción suspensiva, permítame hacer uso de la palabra.

-El C. Presidente: Permítame, estamos en el procedimientos y en seguida le concedo el uso de la palabra.

-Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se autoriza que se dispense la lectura al dictamen, y se ponga a discusión de inmediato.

-La C. Secretaria Sansores San Román: Por disposición de la Presidencia, se consulta a la Asamblea, en votación económica, si se autoriza que se dispense la lectura del Dictamen y se ponga a discusión de inmediato. Quienes estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

(La Asamblea asiente)

-Sí, se autoriza, señor Presidente.

-El C. Presidente: En consecuencia, está a discusión en lo general y en lo particular, el dictamen de proyecto de Decreto.

Esta Presidencia le concede el uso de la palabra al Senador Félix Salgado Macedonio, del Partido de la Revolución Democrática.

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: Gracias, señor Presidente; compañeros Senadores: Nuestro grupo parlamentario estima sumamente delicado, que a la luz de una negociación que implica intereses extranacionales, se ocasione un menoscabo para nuestra independencia; se pretenden excluir de la Carta Magna, como áreas estratégicas del Estado la comunicación vía satélite y los ferrocarriles; no obstante que constituyen la base patrimonial del mismo y factor fundamental para la seguridad interior y exterior de la Nación.

La modificación que se propone en el dictamen, no garantiza el control público sobre estas actividades; asimismo no se fortalece ni salvaguarda la soberanía Nacional; ya que su ubicación dentro de las actividades prioritarias no asegura la propiedad del Estado y su dominio lo sujeta a leyes secundarias.

La propuesta de reforma, comprende una materia de excepcional trascendencia para México. Por tanto, dicha reforma debe contar con los tiempos parlamentarios, que permitan un proceso legislativo serio y responsable, en permanente contacto con los especialistas de la materia; sectores involucrados y en general con la opinión pública.

De ahí que el PRD, ha planteado, he insistido en diferentes espacios de discusión, que las reformas constitucionales deben resaltar de una gran consulta nacional popular, tal y como lo hemos venido refiriendo en las figuras del referéndum y el plebiscito.

De aprobarse esta iniciativa propuesta por el Ejecutivo Federal, en la forma precipitada y en los términos que ustedes los Legisladores de la mayoría nos quieren imponer, no sólo estaríamos actuando al margen de la representación nacional que ostentamos, sino que además los partidos involucrados en esta precipitación legislativa, serían coparticipantes del incumplimiento de la obligación adquirida por Ernesto Zedillo, de realizar consultas públicas sobre cualquier iniciativa de reformas constitucionales y de que en el caso de cualquier modificación a leyes o códigos federales, deberían transcurrir un plazo mínimo de 30 días, entre la presentación y su eventual aprobación.

Todo ello, suscrito en el marco de los Veinte Compromisos por la Democracia.

Nuestra posición, es propositiva, en consecuencia solicitamos que esta discusión se abra a la consulta popular, a fin de que este Honorable Congreso de la Unión, conozca de las diversas opiniones sobre la materia antes de su eventual aprobación.

Por lo anterior expuesto, y con fundamento en los Artículos 109 y 110 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, el grupo parlamentario del PRD, somete a la consideración de esta Asamblea la siguiente moción suspensiva:

Unico.- Esta Cámara de Senadores resuelve suspender el dictamen de la iniciativa presidencial del Decreto que reforma el Artículo 28 constitucional; con el objeto de realizar foros de consulta sobre el tema que aborda la iniciativa a los que convocará a especialistas y a la sociedad en general.

Por el grupo parlamentario del PRD en el Senado de la República de la República. Muchas gracias.

-El C. Presidente: Gracias. Senador.

-El Senador Félix Salgado Macedonio ha presentado por escrito su propuesta de moción suspensiva.

Ruego a la Secretaría, a efecto de ilustrar a la Asamblea, se sirva dar lectura a los Artículos 109,110 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, y así proceder a desahogar el trámite parlamentario de la moción suspensiva.

-La C. Secretaria Sansores San Román: Artículo 109, "Ninguna discusión se podrá suspender, sino por estas causas: Primera, por ser la hora en que el Reglamento fija para hacerlo, a no ser que se prorrogue por acuerdo de la Cámara; segunda, porque la Cámara acuerde dar preferencia a otro negocio de mayor urgencia o gravedad; tercera, por graves desórdenes en la misma Cámara; cuarta, por falta de quórum, la cual, si es dudosa, se comprobará pasando lista y si es verdaderamente notoria, bastará la simple declaración del Presidente; quinta, por proposición suspensiva que presente alguno o algunos de los miembros de la Cámara y que ésta apruebe".

-El C. Presidente: Procede, Senador Corella. El Senador Corella, desde su escaño, me está haciendo una moción para el Orden; procede la moción y les ruego a todos su atención y respeto.

Adelante, Senadora Secretaria.

-La C. Secretaria Sansores San Román: Artículo 110. "En el caso de moción suspensiva, se leerá la proposición y, sin otro requisito que oír a su autor, si la quiere fundar, y a algún impugnador, si lo hubiere, se preguntará a la Cámara si se toma en consideración inmediatamente. En caso afirmativo se discutirá y votará en el acto, pudiendo hablar, al efecto, tres individuos en por y tres en contra; pero si la resolución de la Cámara fuese negativa, la proposición se tendrá por desechada."

-El C. Presidente: Gracias, Senadora.

En tal virtud, y de conformidad con el Artículo 110, que ya se ha dado lectura y de acuerdo con los propios extremos de esta disposición normativa, esta Presidencia estima que el autor de la propuesta ha hecho uso de la palabra y por tal razón, le pregunto a la Asamblea, ¿si algún integrante de la misma impugna o está en contra de la moción suspensiva?

-El C. Senador Oscar López Velarde: (Desde su escaño). Señor Presidente, en contra de la moción.

-El C. Presidente: Tiene usted el uso de la palabra...

-El C. Senador Héctor Sánchez López: (Desde su escaño). Señor Presidente, a favor.

-Desde los escaños: Pero si él simplemente leyó su propuesta.

-El C. Presidente: Sí, pero, el propio procedimiento Parlamentario señala, que puede ser el autor de la propuesta.

Esta Presidencia estima que él ya hizo uso de la palabra y la ha dejado aquí en la Presidencia.

Tiene el uso de la palabra, en contra, el Senador Oscar López Velarde.

-El C. Senador Oscar López Velarde: Gracias, señor Presidente: Honorable Asamblea: A nombre de la fracción parlamentaria de mi partido, el Revolucionario Institucional, considero que en los términos del propio Artículo 110 del Reglamento de esta Cámara del Congreso de la Unión, no procede esta moción suspensiva.

Y no procede por varias razones: La fracción de mi partido analizado a profundidad la iniciativa del Ejecutivo Federal, para modificar el Artículo 28 de la Constitución Federal, y no es un análisis de escasos días, es dar respuesta a algo que tiene, cuando menos postergada una solución a fondo desde hace 25 años.

El Partido Revolucionario Institucional, nuestra fracción, ha tomado en cuenta que ha habido múltiples iniciativas, no solamente en estos tiempos sino desde hace 25 años, y lo digo con conocimiento de causa.

Soy Senador por Aguascalientes, en donde se encuentra el principal taller ferroviario del país.

Hace 10 años tenía 13 mil trabajadores, ahorita sólo tiene mil 300. Son las consideraciones que nuestro partido hace apoyar el proyecto de dictamen de cuatro comisiones que se somete en este momento a la resolución de esta Asamblea.

También quiero dejar puntualmente claro que este proyecto de dictamen que corresponde a una iniciativa de la mayor trascendencia y que viene a resolver a fondo problemas fundamentales en las comunicaciones del país, tanto por ferrocarril como vía satélite es una respuesta no a presiones internacionales, ni a condiciones de créditos externos, es una respuesta. Creo que todos los aquí presentes estuvimos en campaña política, no solamente en los centros ferroviarios del país, es una respuesta a las necesidades de desarrollo del País.

Basta recordar con una tecnología poética, en buena medida, de que "El Ferrocarril movió a la Revolución Mexicana" y tiene que mover como infraestructura al México del Siglo XXI.

No podemos aceptar que tengamos una infraestructura ferroviaria en calidad de chatarra. No podemos aceptar que no incorporemos a nuestro País a las comunicaciones vía satélite que demanda precisamente, la población que nosotros representamos.

Hay muchas comunidades aisladas en el Territorio Nacional, que ya tienen comunicación para educación, para abastecimiento de agua potable, para telefonía, gracias a las comunicaciones satelitales.

Todos somos conscientes del gran desarrollo que antes del autotransporte, tuvo el ferrocarril en nuestro país.

Hay una gran revaloración de este medio de comunicación, no solamente en México, en todo el mundo; en todo el mundo la comunicación ferroviaria se vino abajo; en nuestro país también se requiere, vuelvo a reiterar, que el ferrocarril vuelva a retomar la importancia que tiene.

Y yo solamente concluyo aquí, con una afirmación, los ferrocarriles y la comunicación vía satélite, pero principalmente los ferrocarriles, hasta antes de 1983 en que se modificó la Constitución Federal para incluirlos como áreas estratégicas, exclusivas del Estado, era porque existía una realidad de que en ese momento solamente; Ferrocarriles Nacionales de México prestaba el servicio público -y no se nos olvide-, y se mantiene como un servicio público bajo la rectoría del Estado, era la única empresa en nuestro país, que al 1983 prestaba el servicio público de pasajeros y de carga, por vía de ferrocarril.

Pero históricamente, desde el siglo pasado y ni en la Constitución de 1917, se mantenía jurídicamente como una exclusividad de ser prestado ese servicio público por el gobierno sino que podía concesionarse a particulares.

Tan es así que la vigente Ley de Vías Generales de Comunicación establece; y es una Ley de 1940, este mismo aspecto.

Sin embargo, el Constituyente de 1983, valoró que no había otra empresa que prestara el servicio público de ferrocarril.

Yo no quisiera anticipar, lo que seguramente quien va a fundamentar el dictamen y el trabajo serio de cuatro comisiones de este Senado, que son las Comisiones de Comunicaciones y Transportes; de Puntos Constitucionales; de Radio, Televisión y Cinematografía; y de Estudios Legislativos, Tercera Sección, quienes no solamente hemos hecho un trabajo de análisis profundo a partir de esta iniciativa, sino que retomamos el hecho de que es un cambio que se ha manifestado y retrasado desde hace más de 25 años para nuestro país.

El ferrocarril, reitero, y las comunicaciones vía satélite van a reafirmar la soberanía de nuestro país, sobre sus vías de comunicación, porque hay una sencilla razón, señores Senadores que piden una moción suspensiva, ya no pueden esperar más esas comunidades aisladas por la orografía de nuestro país o por la comunicación satelital que les puede prestar un servicio, a que nosotros decidamos como se puede modificar la Constitución, habiendo hecho ya una consulta por muchos años, a una necesidad que tenía el país de adecuar su marco jurídico a una realidad que históricamente eran servicios prestados por particulares y por el gobierno. Muchas gracias.

-El C. Presidente: Agotados los extremos de la primera parte del Artículo 110 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, invocado por el autor de la propuesta de moción suspensiva, ruego a la Secretaría se sirva consultar a la Asamblea, en votación económica, si es de tomarse en consideración la proposición de moción suspensiva.

-La C. Secretaria Sansores San Román: Por disposición de la Presidencia, se consulta a la Asamblea, en votación económica, si es de tomarse en consideración inmediatamente la moción suspensiva presentada.

-Quienes estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

(La Asamblea no asiente)

-Quienes estén por la negativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

(La Asamblea asiente)

-No es de tomarse en consideración la moción suspensiva.

-El C. Presidente: Señores Senadores, continuamos con el trámite parlamentario, que en este momento nos ocupa. Esta Presidencia informa que, con base en el Artículo 108 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General, ha solicitado previamente el uso de la palabra, para fundamentar el dictamen a nombre de las comisiones, el Senador Eduardo Andrade Sánchez. En consecuencia, tiene el uso de la palabra el legislador referido.

-El C. Senador Eduardo Andrade Sánchez: Con su permiso, señor Presidente; compañeras Senadoras y compañeros Senadores: Solicité el uso de la palabra, como miembro de la Comisión o de las comisiones que hicieron el análisis de esta iniciativa de reforma constitucional y como integrante de la subcomisión redactora del proyecto, para puntualizar algunos aspectos que me parecen importantes a fin de que quede constancia de ellos en el Diario de los Debates y que se destaquen como puntos importantes para fortalecer el criterio de los señores Senadores en cuanto a la necesidad de aprobar este proyecto de Decreto.

Quisiera en primer lugar, hacer alusión al hecho de que hubo una muy amplia participación de los señores Senadores y que hubo un escrupuloso y detenido análisis, yo creo que no necesariamente la profundidad del estudio de un tema tiene que ver con el tiempo de que dedique uno a estudiarlo, por lo menos cuando se trata de trabajo legislativo.

El trabajo legislativo no es un trabajo académico, en la academia probablemente una persona o un grupo puede estar estudiando eternamente un tema y obtener nuevos aspectos del mismo como resultado de ese examen, de ese estudio; pero un cuerpo legislativo es un cuerpo deliberante, pero sobre todo resolutor, que debe tomar decisiones, que tiene que llegar a un punto en el que concluya la discusión para pasar a la resolución, a la determinación.

Y aquí en el tiempo que dediquemos al análisis de esta iniciativa, pudimos realmente hacer un trabajo profundo, más de cuarenta Senadores, a ustedes les consta, participaron en las distintas reuniones, intervinieron también compañeros Diputados en reuniones de conferencias, nos reunimos con el Secretario de Comunicaciones y Transportes; nos reunimos con otros funcionarios de las áreas correspondientes del Ejecutivo.

Y ésto muestra que hubo una intensa participación, un análisis minucioso, detenido, consciente, reflexivo, responsable, que está detrás del dictamen que hoy se presenta a su consideración.

Por otro lado, yo me atrevería a afirmar que hay una amplia coincidencia de fondo; por lo menos entre todos los señores Senadores que participamos en el estudio de la iniciativa. Nos quedan claros dos aspectos básicos:

El ferrocarril y las comunicaciones vías satélite requieren una atención que permita su desarrollo pleno como parte de la infraestructura económica del país.

La discusión, sobre el proceso de cambio estructural en materia económica, conllevaba de tiempo atrás la necesidad de atender particularmente el área de ferrocarriles como un área en donde se hacía indispensable una mayor inversión, una reactivación del transporte ferroviario y que ésto sólo era posible mediante una apertura que permita la participación de capital privado.

La propiedad estatal no necesariamente es una garantía de soberanía en todos los casos, los hay en mi juicio, como en el petróleo, donde necesariamente la propiedad de ese recurso y de su explotación y del control de los instrumentos que hagan posible la exploración, la explotación del petróleo, forma parte de la soberanía misma de la nación.

Pero cuando se trata de vías generales de comunicación, cuando se trata de un servicio, lo que el Estado debe garantizar es que éste se preste de manera eficiente, que sirva precisamente para lo que deber servir, y si las condiciones en las que se han desenvuelto estas actividades, está por un lado en los ferrocarriles, señalándonos indicios de deterioro que es más grave para la soberanía de la nación, el deterioro de servicios fundamentales afecta el desarrollo económico, sobre todo cuando este deterioro se produzca es una infraestructura básica, como los ferrocarriles.

Sería una irresponsabilidad como lo dice el dictamen, no tomar conciencia de ésto y no entender que estamos defendiendo mejor la soberanía al tomar medidas que permitan que esa actividad económica se desarrolle con eficiencia y que se permita su despliegue para que sirva efectivamente a los propósitos de la economía nacional.

Y en el caos de los satélites, lo que debemos hacer es prever no nos vaya a pasar lo que nos ha pasado con los ferrocarriles, en los satélites vamos bien; estamos más o menso al día en el avance tecnológico, hemos cubierto nuestras posiciones orbitales; pero si no tomamos medidas a tiempo para garantizar que ese servicio, que es indispensable como lo fueron en el siglo pasado -diría yo los ferrocarriles para una infraestructura vital del desarrollo nacional y en lo general del desarrollo económico de muchos países. Hoy la comunicación satelital es indispensable.

No podemos concebir, imaginemos sólo por un momento, el mundo actual sin ese tipo de tecnología, yo le preguntaba algún día a un compañero Senador si se acordaba como era el mundo antes de los celulares, y los celulares acaban de aparecer hace apenas unos cuantos años, y se han convertido en un instrumento prácticamente indispensable.

La comunicación, la telecomunicación, es un área vital en la que también debemos estar muy alertas para que se mantenga al día; y si es necesario para ello la transformación que se propone, lo conveniente es hacerlo.

Ahora bien la preocupación principal, y en esto creo que está la clave de la reforma constitucional que estamos proponiendo que se apruebe, el punto central es la apreciación que hicimos en las comisiones de la necesidad en la que estábamos de acuerdo mayoritariamente de extraer del control exclusivo del Estado las áreas de ferrocarriles y comunicación vía satélite; pero que no se fuera a interpretar ésto como que el Estado las áreas de ferrocarriles y comunicación vía satélite, pero que no se fuera a interpretar ésto como que el Estado de desentendía de ellas, y menos aún que se pensara en que se trataba de un remate o de una venta sin consideración a los aspectos que más nos preocupan a los Mexicanos; La defensa de la soberanía, la defensa de nuestro nacionalismo, la defensa de la rectoría del Estado mexicano, entendido como el representante de la voluntad nacional y la garantía del pleno dominio de la nación sobre las vías generales de comunicación.

Probablemente, desde el punto de vista estrictamente jurídico, no hubiera sido necesaria la puntualización que estamos introduciendo en el proyecto de reformas, una interpretación integral de la Constitución permitía entender que el Estado, como rector de la economía, tenía que seguir rigiendo actividades como los ferrocarriles y la comunicación vía satélite, que éstas al ser vías generales de comunicación quedaba bajo el dominio de la Federación; pero no bastaba y menos en estos momentos con que eso quedara implícito, quisimos que quedara explícito.

Que en el mismo párrafo se estableciera una defensa clara de la soberanía nacional, una defensa clara de la rectoría del Estado; una precisión de que estas actividades siguen siendo áreas prioritarias en donde el Estado puede, y quizá, debe en algunos caso seguir participando, que están sujetas al régimen de concesión, que la concesión la otorga el Estado en uso de su soberanía, y que por supuesto el dominio, esto es la propiedad de las vías generales entiéndanse las físicas, los sitios por donde van los rieles y otras que son inmateriales pero que son igualmente importantes, las frecuencias y las posiciones orbitales; eso fue lo que se garantizó en la adición que proponemos, y en este momento me parece que políticamente tiene un hondo sentido y un gran significado qu merece la aprobación de todos los compañeros Senadores.

Esa es, en esencia, la argumentación que quise traer ante ustedes para fortalecer la defensa del dictamen para que estemos seguros de que estamos actuando correctamente; de que estamos dando pasos para fortalecer nuestra soberanía tanto en lo que respecta a la eliminación del régimen de carácter estratégico que tenían estas áreas, como a la precisión explícita en el propio párrafo cuarto del Artículo 28 de la defensa de esos valores, que nos son tan caros a todos los mexicanos. Muchas gracias.

-El C. Presidente: Esta Presidencia informa que para la discusión del dictamen se han inscrito los ciudadanos Senadores siguientes: En contra, Félix Salgado Mecedonio, Heberto Castillo y Héctor Sánchez López, en pro, Miguel Alemán Velasco, Rosendo Villareal, José Angel Conchello, Francisco Dávila, y en pro, el Senador José Fernando Herrero Arandia, le ruego a la Oficialía Mayor también tomar en cuenta.

Tiene el uso de la palabra, en primer término, el Senador Heberto Castillo.

-El C. Senador heberto Castillo Martínez: Se ha argumentado aquí que ha habido tiempo suficiente para analizar la propuesta de la reforma al Artículo 28 constitucional, y para quitar tanto el espacio, como los ferrocarriles, de este derecho fundamental de la nación sobre ellos.

Se dice que sólo académicamente si se tiene muchos tiempo, se puede tener mucho tiempo para discutir, para analizar y que cuando se reúne gente capacitada con conocimiento, se puede hacer un trabajo profundo en poco tiempo.

Es cierto, en cuanto a las normas que se establece para tomar la decisión, para adecuarla, para normarla, no hay duda que se puede hacer un trabajo muy eficiente, colectivo, de lo que nosotros no estamos seguros, y más bien estamos seguros en sentido contrario, es de que esta decisión de privatizar en gran medida los Ferrocarriles Nacionales, y de privatizar, que ese es el sentido, la telecomunicación, esta comunicación moderna, que como decía bien Andrade, ha modificado al mundo, es otro mundo el mundo de la comunicación con teléfonos celulares, con los satétiles, la decisión de hacer de estos medios, medios controlados por la iniciativa privada, de quitarle al gobierno esa facultad, es una decisión que no ha sido consultada con el pueblo de México.

Es una decisión que no ha sido considerada suficientemente y que aquí se ha omitido un factor muy importante por el cual ha sido tomado, y que cuando vino la devaluación se manejó abiertamente, ¿cuáles son las razones básicas por las cuales se plantea una nueva privatización de empresas en el país?, la necesidad de dinero fresco, la necesidad de dólares.

El Doctor Zedillo informó cuando se vino esta crisis económica que la venta de empresas de la nación, podía producir alrededor de 14 mil millones de dólares, y se presentó un listado de las empresas que podían ser vendidas, entre ellas ferrocarriles; entre ellas estos medios de comunicación por satélite.

Estos 14 mil millones de dólares van a sumarse a los recursos que están siendo obtenidos mediante el crédito, este crédito que ha sido tan discutido y que además también está ya comprometido, como se ha informado, lo informó ayer el Secretario de Relaciones Exteriores, está comprometiendo la exportación del petróleo, mediante el aval este que da Estados Unidos, mediante una cuenta de dólares de México en el Banco de Reserva Federal en Nueva York, para Washington, por las facturas que México tenga hasta el año dos mi cinco de nuestro petróleo. Entonces está este factor también, es un factor que precipita la privatización de las empresas; este factor que empuja para que sea bien vista una privatización.

Un argumento que se maneja mucho es el de que la modernización de los ferrocarriles es urgente. Es cierto que durante muchos años los ferrocarriles se han ido quedando atrás con respecto al desarrollo de los ferrocarriles en otras naciones.

En lo personal me ha tocado participar en la construcción de estos ferrocarriles. En ´63, ´64, el Ferrocarril Chihuahua al Pacífico, que fue el primero que se hizo con la llamada vía elástica, con la vía soldada, tuvimos la oportunidad de participar en él, de supervisar su construcción e incluso de autorizar el primer recorrido que se hizo, con una inauguración de esas previas, que luego se hacen; pero no se ha trabajado, no se trabajó en la modernización de los ferrocarriles.

Y el argumento ese de que se manejan mal, burocráticamente, que no se revisa su funcionamiento, es el caso que se el atribuye a PEMEX, a la Comisión Federal de Electricidad, es el argumento este de que los mexicanos somos muy buenos manejando empresas privadas, las hacemos producir, ganan mucho dinero, pero cuando nos ponen a dirigir alguna empresa de la nación, alguna empresa pública, de repente somos muy malos administradores, porque ahí todo funciona mal, por ello nosotros administradores, porque ahí todo funciona mal; alguna jetatura, alguna cosa funciona mal, por ello nosotros no estamos de acuerdo en que estas medidas sean tomadas tan precipitadamente no en cuanto al aspecto técnico normativo, jurídico, que se pudiera dar en el Senado.

Yo descarto por completo, que aquí se haga una valoración de estas normas precipitada, hay capacidad suficiente de la comisión para hacerlo, lo que si señalo categóricamente, es que la decisión se tomó sin que hayan habido una consulta, esto es la propuesta a la nación, al pueblo de México, no se hizo.

Falta por ello y claro se está trabajando y ya hay consenso de que en la reforma del Estado se establezca la manera de consultar al pueblo mexicano mediante un plebiscito, un referéndum que, cuando son las medias así tan trascendentes, si la opinión pública, si el pueblo está de acuerdo en hacerlo, cuando esto se haga habrá una gran solidez en las medidas que tome el gobierno porque sabrá que está apoyado por una opinión, ahora no lo es.

La fracción parlamentaria del PRD ha elaborado un planteamiento para fijar la posición del grupo parlamentario. Voy a darle lectura a ella.

Es dicho común, tanto en la opinión pública como ante los mismos legisladores, que en México se legisla al vapor, pero en las comienzos del actual sexenio la vulnerabilidad del Ejecutivo lo ha llevado a romper toda forma al pretender que sus iniciativa, como la que ahora se discute, se aprueben con una celeridad irresponsable e inaceptable, ya que se trata de trastocar la esencia misma de los principios fundamentales, establecidos en la Constitución del Estado de México: Su soberanía.

A mí me duele mucho oír decir, por ejemplo, a Angel Gurría que para nada se lastima la soberanía de México cuando se compromete la venta del petróleo al exterior que ese es el hecho en sí hasta 2005.

Y dice, pero "se cuidó mucho de no lastimar la soberanía sobre el petróleo", esto es, estamos entregando el petróleo pero no se lastima la soberanía de México. ¿Quién sabe qué se hará si mañana no tenemos petróleo para vender! ¡Quién sabe qué presiones vamos a recibir!, pero se dice que no se lesiona y con decirlo parece que basta.

Con ello, el Presidente Zedillo falta a su palabra, pues, cuando fue candidato a la Presidencia suscribió los Veinte Compromisos de la Democracia, que en sus puntos 2 y 3 establece.

"2.- Realizar consultas públicas sobre cualquier iniciativa para modificar la Constitución General de la República.

"3.- En el caso de cualquier modificación a las leyes o códigos federales deberá transcurrir un plazo mínimo de 30 días entre la presentación y eventual aprobación". Así, el proceso legislativo de la reforma que nos ocupa deberá lleva el tiempo necesario para una auténtica consulta pública, seria plural y nacional y las deliberaciones necesarias entre los legisladores, una vez informados.

Reiteramos es esta ocasión, -y tratándose de una reforma trascendente a la Constitución Política- ni siquiera se atiende a la consulta ciudadana.

No conocemos las razones para apresurar al Congreso de la Unión en la aprobación de esta Iniciativa que, pese las declaraciones de buenos propósitos enunciado en seis puntos de su propuesta, significaría el otorgamiento de un cheque en blanco para liberalizar dos áreas estratégicas para la seguridad y soberanía de la nación, que es el caso de los ferrocarriles y de las comunicaciones vía satélite, que ahora se pretende sean usufructo de los dueños de los capitales nacionales y extranjeros.

Es pertinente señalar que en el dictamen presentado se vuelve a poner énfasis en un diagnóstico insuficiente y, en consecuencia, una serie de soluciones a todas luces equivocadas; se presentan argumentaciones homólogas a dos áreas de las comunicaciones muy distintas en su carácter, historia y situación actual. Es el caso de los ferrocarriles que han funcionado en su historia reciente con número rojos, productos de una política que ha privilegiado los intereses de la industria de la construcción, de la automotriz y de autopartes, es decir, favoreciendo los intereses de los particulares, constituidos como mafias de funcionarios-empresarios por sobre los intereses de la nación.

Lo anterior se apoya en algo claro, aun conociéndose las ventajas comparativas del sistema ferroviario se ya privilegiado el sistema transporte automotor.

En el caso de las comunicaciones vía satélite, no sólo tiene un gran potencial de desarrollo como afirma el dictamen, sino que en la actualidad, las ventajas de México en la materia y sus derechos internacionales lo hacen rentable para el Estado y estratégico para el desarrollo económico y cultural y la preservación de la soberanía y seguridad nacionales.

Dicho de otra manera: Se está dando trato igual a lo desigual, y a que en ambos casos se obligan medidas tecnológicas organizativas, de gestión pública y de relaciones laborales distintas.

No conocemos por voz del Ejecutivo Federal, las razones reales de la premura; la exposición de motivos de la iniciativa es omisa al respecto, sin embargo podemos deducir por los hechos que ésta atiende a los intereses extranacionales, el espíritu de la facultad constitucional, que permite al Congreso de la Unión legislar en períodos extraordinarios es muy claro. Se trata de un procedimiento pensado para que el Poder Legislativo haga frente a necesidades nacionales tan agudas como impostergables.

Luego entonces, para justificar que el presente proceso legislativo tenga lugar en un período extraordinario debería existir una precisión social evidente o algún otro factor que, tanto el Ejecutivo como este Congreso consideraran de urgente resolución, no obstante lo único que tenemos a la vista es un proceso de negociación entre el gobierno de mexicano y su contraparte estadounidense, para la contratación de un paquete de garantías que tendrá por objeto respaldar al gobierno mexicano en sus obligaciones financieras adquiridas en su renegociación de su deuda.

Las verdaderas razones de la premura legislativa están en los compromisos no declarados, que el gobierno estadounidense a fin de abrir las áreas estratégicas de la economía nacional al capital extranjero, este planteamiento se funda también en las declaraciones públicas, que los representantes de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica y de Comunicaciones Eléctricas y de diversas empresas transnacionales, quienes han expuesto sin titubeos, sus intereses por ser beneficiarios de la privatización en ciernes.

Como ejemplo citaremos lo dicho por el Presidente de la Asociación de Industrias de telecomunicaciones de Estados Unidos, Lex Belden, quien manifestó el pasado 17 de enero, que en el corto plazo se detendrá por un tiempo, el flujo de inversiones foráneas hacia México, debido a la crisis económica que atraviesa el país. Y dijo que la reactivación de dichas inversiones dependerá, en gran medida, de la velocidad con que el gobierno mexicano modifique la legislación para permitir la participación del capital privado extranjero, en áreas estratégicas.

Esta es la gravedad del vertiginoso proceso legislativo en que nos encontramos y éste el riesgo y la enorme responsabilidad que tenemos los legisladores para darnos los tiempos y las formas que la patria nos exige y que la historia juzgará.

Cabe señalar que en Estados Unidos, la negociación del paquete de garantías es un proceso de concurrencia real y efectiva entre poderes Ejecutivo y Legislativo.

Bill Clinton no podrá dar un solo paso en la negociación sin la aprobación de las comisiones competentes del Congreso, con ello el Presidente de Estados Unidos se ve fortalecido, ya que quien quiera concesiones de él tendrá que hacerlas también a las Cámaras; en cambio la subordinación del Congreso al Presidente constituye una enorme debilidad en México y una flagrante violación a la soberanía nacional.

Por lo tanto este Senado debe, para fortalece la posición negociadora de México, ejercer control y vigilancia de las negociaciones que realice el Ejecutivo Federal en el exterior e instrumentar mecanismos de consulta popular que oriente vigilen y respalden sus determinaciones, de esta forma la contraparte negociadora sabrá que detrás de su interlocutor directo hay algo más que la sola voluntad de Ernesto Zedillo; del otro lado de la mesa estarán también, la determinación soberana del pueblo y de sus instituciones.

El procedimiento que se nos quiere imponer con esta iniciativa es aberrante e impolítico, por su atropellado ritmo y por la ausencia de consulta ciudadana.

Se propone de entrada, la simple exclusión de dos áreas estratégicas de la Ley Suprema, para después fijar las bases de la rectoría estatal en leyes secundarias en materia de ferrocarriles y en comunicación vía satélite, según la promesa del Presidente.

Se pretende que el Congreso sustraiga de la Carta Magna, dos componente hasta ahora considerados estratégicos y consustanciales a la soberanía nacional bajo la sola promesa de una futura reforma a la legislación secundaria, de la que hasta ahora no conocemos más que una intrascendente declaración de intenciones que nos explica cómo se pretende salvaguardar la seguridad y la soberanía nacional.

Una actitud responsable y de cara a la nación no debe dejar para mañana, lo que se puede conocer y discutir ahora.

Parece una mala broma que el dictamen que nos presentan, contenga la siguiente afirmación "Consideramos indispensable la definición de reglas claras y sencillas, conscientes de que el propósito presente de modificar la Constitución, exige la decisión indeclinable de la defensa de la soberanía nacional y la búsqueda de los que más conviene para el desarrollo económico y el bienestar socia de nuestro país.

¿Está afirmación es coherente con lo que busca la reforma? Por mínimo de quórum parlamentario esta Cámara debería haber exigido al Presidente, antes incluso de considerar la presente iniciativa, hiciera de su conocimiento el proyecto respectivo de legislación secundaria, instamos a los legisladores para que si quieren patriotismo y dignidad, a no reformar la Constitución a ciegas.

Si como afirma el Director de Telecom, Carlos mier y Terán, es un proyecto que se tiene muy trabajado y pensado y que si en todas las telecomunicaciones están abiertas a la competencia y participación privada, hasta las fundamentales y estratégicas como la larga distancia y el lanzamiento de satélite, nos preguntamos cómo logrará el Ejecutivo Federal y este Congreso, atender la promesa de que el Estado mantendrá la rectoría en las comunicaciones vía satélite a fin de salvaguardar en todo tiempo la seguridad y los intereses soberanos de nuestra nación.

Cómo hará para que en todo momento se fomente la competencia en el sector editando prácticas que restrinjan el acceso a los servicios o sean discriminatorias en perjuicio de los intereses de los consumidores.

De que forma alcanzará que lo contenidos de las transmisiones vía satélite contribuyan al fortalecimiento de los valores culturales y de los símbolos de nuestra identidad nacional, y finalmente cómo logrará su propósito de que debe mantenerse la disponibilidad de capacidad satelital para las redes de seguridad nacional y la prestación de servicios de carácter social como son, la telefonía rural y la educación a distancia, propósitos planteados en exposición de motivos de la iniciativa.

Hasta hoy, las modificaciones legislativas en aras de modernizar han implicado más la conversión de un monopolio público en uno privado, con las desventajas económicas y políticas que cuestionan los propios argumentos de la oferta y demanda que se esgrime para justificar la política privatizadora.

Resulta evidente que el capital privado que participa en el sector, tratará de rentabilizar su inversión, a través de los ingresos periféricos y aquellos servicios de poca significación económica, tenderá a desaparecer ante la simple aplicación de la oferta y la demanda.

Difícilmente podría exigirse que la iniciativa privada antepusiera sus intereses gananciales para las exigencias del interés público y la seguridad nacional.

La exposición de motivos en su página 9 afirma que la razón fundamental para añadir los satélites al conjunto de áreas estratégicas, fue que dada la escasez de posiciones orbitales y la falta de certidumbre sobre el uso de los servicios satelitales, resultaba conveniente que la distribución de señales y datos de vías satélites, la llevara a cabo sólo el Estado.

Con la anterior afirmación el Ejecutivo Federal busca que el congreso base su resolución en premisas falsas, la razón fundamental aludida, ni siquiera se encuentra en exposición de motivos original de la iniciativa enviada por Miguel de la Madrid, por el contrario, la auténtica razón fundamental para incluir los satélites con actividad estratégica, fue la voluntad legislativa expresa contable en el dictamen favorable a la iniciativa, que votara afirmativamente el Pleno de la Cámara el 27 de diciembre del 82.

Esta razón es a la letra, la expresión de actividades estratégicas propuestas en la iniciativa, recoge en concisa fórmula constitucional, algunas funciones propias de la soberanía económica, servicios a cargo exclusivo del gobierno federal y la explotación de bienes del dominio directo que por su significado social y nacional, también deben atenderse al interés que sólo garantiza el manejo del Estado.

En 83, cuando el Congreso de la Unión aprueba la reforma al Artículo 28 constitucional, para considerar la comunicación vía satélite y como área estratégica, no lo hizo por las razones que aduce la iniciativa en discusión, por consideración a la escasez de posiciones orbitales y la falta de certidumbre sobre el uso de los servicios satelitales.

La razón fue de mayor envergadura jurídica, para reafirmar los preceptos de soberanía del Estado mexicano, sobre su territorio y espacio aéreo nacional, aún en aquellos casos de enfrentar la problemática para reservar su dominio más allá de la estratósfera como es el caso de la facultad del Estado sobre los satélites ubicados en posiciones orbitales, reconocidas a México vía la negación internacional.

Otro argumento sustantivo que acompañó la modificación del Artículo 28, fue admitir las áreas prioritarias, se alude a un sistema mixto bajo un régimen de concesiones que permite que el Estado por sí o por bien con la participación de los otros sectores, lleve a cabo actividades económicas fundamentales para el desarrollo nacional.

En ello reside su carácter prioritario estratégico, no está de más señalar que lo anterior se apoya en las afirmaciones de la iniciativa de entonces, la cual señaló la legitimidad que nuestro régimen deriva de su órgano revolucionario y del proceso de renovación democrática de los poderes, están cada vez más relacionados con las apreciaciones de la sociedad sobre la capacidad del sector público, para conducir con justicia y eficacia el desarrollo integral.

Pese al reconocimiento de que la propiedad y control del Estado de los bienes, recursos y organismos de las áreas estratégicas, es condición indispensable para garantizar la conducción con justicia y eficiencia del desarrollo integral de la nación, hoy se reconocen un conjunto de insuficiencias e inquietudes en la atención de las denominadas áreas prioritarias.

Lo que no se ha corregido desde entonces, es una auténtica gestión pública, transparente y que erradique los dichos del centralismo, patrimonialismo y manejo discrecional de los bienes, recursos de organismos públicos y que regule de manera eficaz y en bien del desarrollo nacional la inversión privada.

Por lo contrario, se ha afianzdo la corrupción y tráfico de influencias, característicos del sistema de partido de Estado.

Es pertinente destacar que desde la reforma del Artículo 28 de 1983, lo referido a la reestructuración productiva; se ha apoyado más en las reorganización de los recursos humanos que en la utilización de nuevas tecnologías, y una administración pública moderna y eficiente, de hecho una de las características principales de nuestro sistema ferroviario y en menor medida de lo referido a la comunicación vía satélite, son los notables rezagos tecnológicos.

Asimismo se han aplicado prácticas de flexibilización laboral, erosionando el contrato colectivo de trabajo, de pacto jurídicamente en mucho producto de la política represiva y utilitaria hacia los sindicatos, por lo que se aprecian notables rezagos laborales.

El dictamen de reforma al Artículo 28, busca en última instancia, crear la base legal para la completa privatización de los ferrocarriles y de las telecomunicaciones vía satélite, áreas que en el texto vigente son reservadas en exclusiva al Estado.

En argumento de la rectoría del Estado se desvanece en la propuesta de reforma constitucional, el propósito de hacer la participación, de hacer posible la participación de los sectores social y privado, en dichas actividades, dadas las condiciones políticas del país, en una mascarada que pretende ocultar que lo que está en juego es la soberanía, la prisa por aprobar y la negativa de dar a conocer el marco normativo y económico completo de esta reforma, denota un claro propósito de entrega de los recursos nacionales de manera irresponsable y antinacional como en el caso reciente.

En realidad el fin último de la privatización poco tiene que ver con la modernización de estas áreas, pero lo que se busca es obtener en los próximos años capital, producto de la venta de los activos ferroviarios y de infraestructura de comunicación vía satélite, para destinarlos al pago de los intereses y a la amortización de la creciente deuda pública, externa e interna, al financiamiento del déficit comercial.

Esta fue la ruta seguida por Salinas, que destinó más de 22 mil millones de dólares, producto de la privatización de bancos, TELMEX y cientos de empresas públicas al pago de deudas; y pese a ello esta siguiente creciendo y el país continúa hipotecándose. Se remató el patrimonio de la nación, pero seguimos altamente endeudados, es decir, no se resolvió nada y sí se profundizó la crisis económica.

Insistimos, una vez más se quiere confirmar el camino que nos llevó al desastre económico que hoy vivimos, con la actual reforma al Artículo 28 que se propone se presenta una paradoja que se sintetiza en la pregunta: ¿Quién? ¿Cómo se decide lo que es estratégico?, ¿cómo se garantiza en materia de comunicación, la soberanía nacional o ésta ya no es un asunto estratégico?, la cual versión al Artículo 28 es consecuencia y respuesta al Artículo 27 de la misma Constitución que nos señala como elementos conceptuales, integrantes lógicos de la definición de soberanía; el precepto corresponde a la nación en dominio directo del espacio situado sobre el territorio nacional en la extensión y términos que fijen derecho internacional.

Así también es una respuesta al Artículo 42 de este ordenamiento, que al dirigir las partes integrantes de la federación y el territorio nacional y su fracción VI señala al espacio situado sobre el territorio nacional con la extensión y modalidades que establezca el propio derecho internacional, el carácter estratégico de las actividades que hoy se pretenden liberalizar se apoyó también en el espíritu del Artículo 25 constitucional, que alude a la rectoría del Estado; planteándose de manera explícita y su segundo párrafo que el Estado tendrá un papel decisivo en la planeación, conducción, coordinación y orientación de la actividad económica nacional.

Las reformas de 1983 confirmaron la filosofía del principio de legalidad de la función rectora del Estado, manifiesta en los instrumentos de política económica y en estrategia de desarrollo nacional. Hasta aquí todo parecía coherente con el sentido de la acción estatal y su configuración jurídica, siempre en consonancia con los otros sectores, social y privado a los que hace referencia el llamado "capítulo económico de la Constitución".

De aceptarse la propuesta del Ejecutivo Federal para suprimir del Artículo 28 de la consideración de que la comunicación vía satélite, expulsión que el Estado ejerce de manera exclusiva por ser área estratégica, nos implicaría contradecir los principios de soberanía territorial del Artículo 27; se pone en riesgo el principio de soberanía hacia el exterior, consecuencia de los compromisos internacionales respecto a las telecomunicaciones y con la Comisión de Naciones Unidas para el uso pacífico del espacio ultraterrestre.

En algunas visiones, sobre todo de quienes tienen el poder político y/o económico prevalece una noción sobre la soberanía como algo caduco, anquilosado, que no tiene lugar en un mundo moderno, interdependiente y globalizado, frente a estos argumentos debemos enfáticamente subrayar que la defensa de la soberanía no está sujeta a las modas o vaivenes sexenales; ciertamente la nación entera requiere responderse así misma.

La conducta que practica el gobierno federal pone en estado de indefensión a nuestra patria y pone en riesgo su seguridad; la capacidad del gobierno se ve reducida y subordinada a las exigencias de su relación con Estados Unidos, así transitamos de la necesaria multilateralidad a la unilateralidad de la relación Estados Unidos-México; la cual se irá restringiendo al ámbito diplomático. Y por otro lado mermará sensiblemente la capacidad del gobierno mexicano para atender las necesidades internas.

Una actitud responsable, ética y comprometida con la nación no puede aprobar lo insuficientemente discutido entre los legisladores, lo no consultado con la sociedad; han sido apremiantes los afanes experimentales e inmediatistas por sobre las razones históricas y presentes de nuestra patria, por lo enunciado ratificamos que el Senado de la República debió aceptar nuestra propuesta suspensiva respecto al Decreto que reforma el Artículo 28 constitucional; como no fue así, nuestro voto responsable es en contra del dictamen.

Quede claro, durante 6 años advertimos que la privatización que hacía el gobierno de Salinas vendía los bienes de la nación, no obteníamos recursos, no endeudábamos más y hacíamos más pobre al pueblo de México, ahora seguimos por el mismo camino, la responsabilidad es de todos ustedes, muchas gracias.

-El C. Senador Carlos Sales Gutiérrez: (Desde su escaño). Pido la palabra para rectificación de hechos.

-El C. Presidente: Tiene el uso de la palabra el Senador Carlos Sales para rectificación de hechos.

-El C. Senador Carlos Sales Gutiérrez: Muchas gracias, señor Presidente; compañeras y compañeros Senadores: Les ofrezco una disculpa por desviarlos un par de minutos del tema que es objeto de debate el día de hoy, sin embargo no podía yo quedar callado ante lo que es quizás, con todo respeto para mi compañero que me antecedió; una lectura equivocada de lo que está sucediendo en estos momentos.

Creo que la dignidad que pedimos con que actúe este Senado la debemos de referir a todos nuestros actos y procurar con la verdad, y con el entendimiento no agravar situaciones de por sí difíciles, quiero, en pocas palabras, decirles a ustedes que lo que conocemos hasta ahora todos los mexicanos es que el gobierno de México requiere contratar un crédito con instituciones bancarias de hasta 40 mil millones de dólares para sustituir deuda que está constatada en otras condiciones: 26 mil 500 millones de tesobonos, y para la revolvencia que tendrá la deuda; o sea, la deuda que vence este año, más los 5 mil millones que autorizó el Congreso de la Unión en diciembre pasado.

Hay dos caminos para que se pueda constatar esta línea con la banca privada, y uno, que es el que acorta mucho el tiempo, es que el gobierno de los Estados Unidos dé una garantía a esta banca de pago por parte de México. Y lo que se ha dicho, lo que sabemos todos, quizás sea diferente, por lo que yo rogaría que del caso de ser diferente así nos lo explicará quien hizo esta afirmación; es que en el caso en que se dejara de cumplir una obligación de pago con la banca extranjera que hiciera el préstamo, en ese momento y sólo en ese momento el gobierno norteamericano haría el pago que por obligación corresponde a México.

Si hiciera este pago por incumplimiento de pago de México es en ese momento donde parte de los recursos que recibe PEMEX normalmente todos los días por la venta de petróleo, se utilizarían para devolver a quien hizo el pago por nosotros, el monto equivalente pero de ninguna manera la operación, hasta donde sabemos casi todos, significa depositar los ingresos de la venta del petróleo de aquí al año 2005.

Esa es una de las dos aclaraciones, la otra, mucho de menor importancia, es que desde cualquier ángulo que se vea el país está menos endeudado hoy que hace 6 años, no vengo a defender a nadie, vengo a exponer un hecho, en el año de 88 de 75 por ciento del Producto Interno Bruto era el equivalente a lo que debía el país; a diciembre de este año que terminó, y valuado el dólar a como estaba ese día, que era 5 pesos 32 centavos, la deuda ya era el 46 por ciento del Producto Interno Bruto, o sea, 30 puntos porcentuales menos.

Pero bastante más importante que eso, es que en 1988 destinábamos el 17 por ciento del Producto Interno Bruto a pagar el servicio de la deuda y ahora se pagará este año ya considerando una cotización elevada del dólar, sólo del 2.8. Y esto porque hubo amortizaciones por 65 mil millones de pesos provenientes del Fondo de Contingencia y de las privatizaciones.

Es todo, señor Presidente y muchas gracias.

-El C. Senador Heberto Castillo Martínez: (Desde su escaño). Pido la palabra para hechos, señor Presidente.

-El C. Presidente: Tiene usted la palabra para rectificación de hechos.

-El C. Senador Heberto Castillo Martínez: Yo quisiera que pronto tuviéramos a la mano los documentos que el CILSEN va a proporcionar para manejar las cifras adecuadamente y no tener este uso de estadísticas que conviene a cada quien cuando sube a la tribuna.

Se dice que ahora estamos menos endeudados, nada más lo que se dice es que precisamente el problema que tenemos de esta deuda es que ese por ciento pequeñito del Producto Interno Bruto que tenemos que pagar ahora -como se dice de la deuda- es que esa situación que tenemos es porque estos 29 mil millones de dólares de una deuda que no era externa, que era en tesobonos, resulta que sí es externa y que justamente para que nos pueda prestar la banca internacional necesitamos un aval y cualquiera sabe que el aval nos lo proporciona un amigo; nos lo proporciona una empresa cuando tenemos con que responderle a esa empresa que nos da el aval. ¿A cambio de que Estados Unidos da el aval a México? ¿Por generosidad? Ya el señor Clinton con toda precisión lo dijo al Congreso hace dos días, él les dijo a los miembros del Congreso: No estamos nosotros gestionando este paquete financiero para beneficio del pueblo de México; es para el beneficio del pueblo de los Estados Unidos; fue muy claro, o sea, que el problema que tiene México actualmente no se nos venga con cifras manejadas de esta manera, con las cifras se puede jugar y ahora se puede jugar porque no tenemos a la mano los documentos para mostrarlos aquí en la plantilla para que cada uno de ustedes lo pudiera ver, pero no es lo correcto, no es lo justo.

El país obtuvo durante la venta de las empresas de la nación los 22 mil millones de dólares o algo así, según el libro blanco este que se tiene, pero el saldo fundamentalmente fue que vendimos las empresas y no se remedió la situación; no se tuvo una situación en 1988 como la que se encontró un país como el que ahora se encuentra, esto no es cierto, la situación ahora es verdaderamente crítica y hace falta una actitud de todos nosotros muy responsable para que podamos sacar a este país de este problema.

Yo creo que en este sentido sí vale, vale el que no simplemente busquemos los culpables, ciertamente hay que encontrarlos y hay que tomar medidas, pero lo que ahora hace falta es que en este Senado y en la Cámara de Diputados, en este Congreso busquemos los caminos para hallar soluciones de raíz a los problemas que tiene nuestra patria, por ello tan importante será que logremos agendar aquí, que logremos aprobar próximamente una discusión nacional sobre la necesaria reforma del Estado para que podamos encontrar caminos en los cuales, haciendo un lado estas interpretaciones maniqueas partidarias, podamos decir qué cosa es lo que necesita México.

Yo sí digo concretamente, que qué lástima que no podamos con calma revisar la situación y darle fortaleza a un gobierno para que pudiera actuar ya sea solicitando el crédito, ya sea no solicitado, buscando otra alternativa, pero con el apoyo de una población que se hubiera expresado con un plebiscito, con un referéndum, con algún método de estos, pero no estoy de acuerdo con las cifras que manejó el Senador Sales.

Yo espero que pronto -les decía yo- podamos discutir estas cosas pues con los pelos de la burra en las manos".

-El C. Senador Carlos Sales Gutiérrez: (Desde su escaño). Pido la palabra, señor Presidente.

-El C. Presidente: Senador Sales, le informo que estamos en una discusión de un dictamen, que ciertamente es de importancia el tema que han abordado usted y el Senador, pero están fuera de la discusión del dictamen.

Le ruego su compresión para poder continuar con los oradores en contra y en por y seguir con el trámite parlamentario, sin embargo, es tolerante esta Presidencia y si gusta hacer uso de la palabra, la tiene.

-El C. Senador Carlos Sales Gutiérrez: Gracias por su generosa comprensión, señor Presidente.

Insisto en que sólo les robaré dos minutos. Primero -a lo mejor esto alarga un poco la discusión, señor Presidente- no escuché ninguna referencia a lo del petróleo.

En segundo lugar, señor Ingeniero, yo acepto mi responsabilidad con mucho gusto en el proceso que viene, y el primero, ese argumento ya usado por usted de que manipulo las cifras lo niego categóricamente, estudio y me preparo, las cifras con la plantilla o en un libro van a seguir siendo las mismas.

Y la tercera es que no se por qué se le da tanta credibilidad a Clinton y no al Presidente Zedillo. Gracias.

-El C. Presidente: Señores Senadores, continuamos con los oradores en contra y en por.

Le corresponde el turno al Senador Miguel Alemán Velasco, quien hablará enpordel dictamen a discusión.

-El C. Senador Miguel Alemán Velasco: Muchas gracias, señor Presidente.

Compañeras y compañeros Senadores: Cuanta falta nos hizo la presencia del Senador e Ingeniero Heberto Castillo en estas semanas en que nos hemos reunido en comisiones; él estaba también en otra Comisión, nada más que en Brasil y no tuve la oportunidad de platicar con él y comentar con él, como lo hice con los demás compañeros Senadores sobre el hecho de que estamos hablando de un aspecto estructural y no de una coyuntura, de que este no es un asunto nuevo, sino es un asunto ya muy discutido por partidos políticos en las mismas Cámaras de Diputados y Senadores, recientemente la última diría yo, en 1992.

Estamos en este momento volviendo a los tiempos -y ya lo mencionó mi compañero Oscar López Velarde sobre la revolución Mexicana se movió en ferrocarril y México tiene que hacerlo en el siglo XXI -en donde explica muy bien el General Obregón- y aquí traigo su libro "Ocho mil kilómetros de campaña"- cuando se vuelve estratégico el ferrocarril, concesionado entonces a particulares e inclusive a compañías extranjeras, y se convierte en Ferrocarriles Militares, esa si es una coyuntura; esa es una decisión estructural, y lo digo porque mi abuelo fue soldado, fue coronel, fue telegrafista, fue ferrocarrilero y fue general, y está aquí en la página 552 cuando manejó los trenes del General Obregón en San Miguel de Allende, en Trinidad, en Celaya y toda la logística y los partes telegráficos y aquí explica muy bien -y está a sus órdenes- inclusive también en la página 555, está el lanzatubos o lanzaroquets mariñelereña en la Batalla de Trinidad que derrotó a las fuerzas villistas que son los primeros roquets que hizo México en la historia, de lo cual también me gustaría platicar con usted. Y después mi abuelo como usted sabe, cuando el General Obregón decidió reelegirse; él era antirreeleccionista, magonista y tuvo que pedir licencia; regresó a Veracruz y fue muerto en Soteapan, camino a Acayucan; su tierra natal.

La ley que nos preocupa no es nueva, estamos volviendo exactamente a la publicada sobre concesiones, libro primero de la Ley General de Vías de Comunicación capítulo tercero, permisos y contratos, se firmó y se publicó el día 19 de febrero de 1940, y está firmado por el Presidente Lázaro Cárdenas, aquí está.

Para México no es tiempo de decisiones que produzcan división, si no es tiempo de decisiones estructurales, que al margen de las circunstancias nos permitan ampliar los horizontes del desarrollo nacional.

Los mexicanos no debemos limitarnos en la comprensión coyuntural de nuestra realidad, es necesario diría yo imperativo, que no sólo el combate a la situación económica presente es lo que debemos ver, sino a mediano y largo plazo, y lo que sea más conveniente para nuestra nación; traduciendo nuestras convicciones en hechos y realizando las acciones necesarias para hacer de nuestro país el que merecen nuestros hijos.

A principio del siglo había en el país 20 mil kilómetros de vías, y de 1925 a la fecha, sólo se han construido alrededor de tres mil kilómetros.

La reducción de las inversiones ferroviarias ocasiona el diferimiento de la conservación de los activos, un lento avance de los proyectos de ampliación y menos del 2 por ciento de los pasajeros, es lo que mueve ferrocarriles. Y la quinta parte de la carga total se transporta por ferrocarril.

No podemos cerrar los ojos ante una problemática tan evidente como la del sector ferroviario durante el trabajo de las comisiones que nosotros estuvimos percatándonos cuando estaban dictaminando, de que las reservas a esta reforma de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, vienen dadas por sus cuestionamientos a las leyes que reglamentan la modificación al Artículo 28 constitucional, y tenemos las mismas preocupaciones.

La ley ha expedirse, será ampliamente trabajada, es un compromiso que asumo como Presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado, para que en el seno de nuestra comisión, comparezcan los titulares de las dependencias involucradas y se ventilen las inquietudes de todos nosotros; respecto al régimen del otorgamiento de concesiones.

La regulación antimonopólica; las modalidades de la participación privada en los ferrocarriles y la comunicación vía satélite.

Los aspectos laborales colaterales, las medidas que garanticen la rectoría del Estado y el mantenimiento de los programas prioritarios.

Es decir, los de educación a distancia, los servicios a comunidades rurales, y la seguridad nacional; formulando la garantía del Estado, el mantenimiento del servicio ferroviario, a aquéllas poblaciones cuyo único acceso sea por ese medio.

Quiero recordar a los legisladores, que los Artículos 8 de la Ley de Vías de Comunicación vigente, establece la factibilidad de obtener la concesión o el permiso para construir, establecer y explotar ferrocarriles privados y los numerales 9 y del 129 al 140, les impone obligaciones, como la establecida a las empresas ferroviarias que eventualmente operaran, incluso las del gobierno, de que permitan que en sus líneas circulen trenes de otras empresas, cuando así lo disponga la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

El ferrocarril en el siglo XXI, no debe ser mantenido como monopolio estatal, no porque carezca de importancia, sino justamente por lo contrario; por tener mucha importancia, requiere modernizarse para ofrecer un mejor servicio a los usuarios. Usuarios que como legisladores podemos favorecer hoy, abriendo su mercado a una competencia amplia, sin debilitar a la rectoría nacional; señalada por el Artículo 25 constitucional.

Por ello los miembros de las comisiones dictaminadoras, juzgamos adecuado complementar la iniciativa presidencial, con una adición, en la que se estableciera a nivel constitucional, la consideración de áreas prioritarias a los ferrocarriles y a la comunicación satelital, debiendo el Estado, el ejercer en ellas su rectoría, proteger la seguridad y soberanía de la nación.

Y al otorgar concesiones o permisos, mantendrá el dominio de las vías de comunicación, y lo establecerá ipso facto, en caso de las construcciones de nuevas vías.

El sistema operador único no ha beneficiado a los usuarios pues siendo deficitarios los Ferrocarriles Nacionales y careciendo el Estado de la disponibilidad de recursos para su tan esperada modernización, se está creando un cuello de botella en el transporte que afecta al país en su conjunto.

Por otra parte, las telecomunicaciones, elemento fundamental del devenir nacional e internacional, son instrumento esencial para el desarrollo socioeconómico y tecnológico, pues permiten aumentar la competitividad y la generación de empleos productivos; contribuyendo a la integración cultural y al entendimiento entre las naciones.

La comunicación vía satélite, ha dado lugar a una nueva estructura social, favoreciendo su articulación e integración a través de una red, cada vez más extensa y eficiente de telecomunicaciones.

Para los mexicanos, en cuanto tuvimos a la vista estas perspectivas y los vimos todos en nuestras campañas políticas, resultó evidente la necesidad de mantenernos enlazados por la comunicación vía satélite; definiéndose desde entonces las políticas para la prestación de este servicio.

México participará y no quedará marginado como un simple usuario del sistema y regulará el uso de las frecuencias en nuestro territorio, haciéndolos del dominio de la Federación.

Dada la escasez de posiciones orbitales y la falta de certidumbre sobre el futuro y aplicación de los servicios satelitales en 1983; el Constituyente Permanente consideró conveniente que la comunicación vía satélite tuviera la calidad de actividad estratégica y se reformó el Artículo 28 constitucional, para que la prestación de ese servicio fuera exclusivo del Estado.

Una razón adicional, fue que en un principio el sistema de comunicación vía satélite, presentaría una baja rentabilidad; en tanto surgía la demanda y la cultura para el pleno aprovechamiento de las comunicaciones satelitales.

Es necesario tener presente que fue entonces el 83, cuando se hizo esa modificación constitucional, que formuló la operación única del Estado sobre comunicaciones ferroviarias y satélites; eximiéndolas de las limitaciones que el propio Artículo 28 impone a los monopolios, al incorporarlas a las áreas estratégicas.

La reforma de 1983, no fue impedimento para que a partir de 89, la legislación mexicana planteara esquemas flexibles, que siguiendo lo estableciendo por la Constitución, permitieran el establecimiento de infraestructura construida y operada por particulares, para la utilización de los servicios satelitales; como las redes privadas de comunicación y posteriormente la oferta al público, de los medios de conducción para el transporte de voz, datos, video y señales digitales integradas.

El texto vigente del Artículo 28 constitucional, ha sido superado por la realidad, en cuanto a que existiendo otros medios de transporte que se desarrollan paralelamente a los ferrocarriles a la comunicación vía satélite; no puede considerar a éstos como los únicos estratégicos, siendo necesario ahora más que nunca, un sistema de comunicación y transporte integrado, que optimice a todos y cada uno de sus elementos.

Actualmente el sistema satelital mexicano, atiende a más de 380 usuarios, otorgando los servicios de distribución, de señales de radio y televisión; los sistemas de redes privadas, de voz y datos; la telefonía fija y la telefonía móvil; los servicios de educación a distancia y la comunicación rural.

Sin embargo, la constante expansión en este campo, obligará la actualización de los sistemas de telecomunicación, y en los próximos años, nuestro país requerirá llevar a cabo los siguientes proyectos para el desarrollo de nuestra comunicación satelital:

El reemplazo del Satélite Morelos II, antes de 1998, por un satélite con mayor capacidad.

El lanzamiento de satélites de difusión directa de órbita baja (DBS), para transmisión de televisión directa a hogares, ya que México cuenta con cuatro posiciones orbitales específicas para que este sistema, mismas que, de no ser utilizadas por México, podrían ser asignadas a otro país.

Diversos consorcios internacionales desarrollan la nueva tecnología de satélites denominados de órbita baja, mismos que nuestro país podría utilizar para eficientar la prestación de los servicios de telecomunicación móvil y semifija.

Para que México esté en posibilidad de iniciar negociaciones a fin de ampliar el número de posiciones orbitales y así reforzar la competitividad de su sector telecomunicaciones, es necesario contar con los proyectos y el financiamiento que den sustento a las negociaciones correspondientes.

El futuro de está lejos, si pensamos en planear a 15 años, no es de brujos, pero cuando hablamos del año 2010 suena muy lejos. Y estamos a la vuelta de la esquina, debemos comenzar a proyectar los sistemas de comunicación y transportes que deseamos para la segunda década del siglo XXI.

México debe buscar nuevas posiciones orbitales para hacer de las tres "Ts", Turismo, Telecomunicaciones y Transportes, ejes de su desarrollo, incorporando un eficiente servicio ferroviario y aprovechando la tecnología de avanzada de satélites con varias bandas de frecuencia.

Es claro que postergar a desatender estos proyectos, restaría eficiencia a la infraestructura satelital de nuestro país y con ello, a parte importante del desarrollo económico y social.

Es previsible que en los próximos años la creciente demanda y la diversidad de los servicios que requieren los usuarios nacionales, rebasarán la capacidad de nuestros sistemas de satélites y las consecuencias de no tomar las acciones conducentes para la atención oportuna de tales necesidades, se traducirá en la dependencia de sistemas extranjeros.

Aquí quisiera yo mostrarle una pequeña gráfica, más o menos.

(Gráficas)

En donde podemos ver a la tierra en una órbita elíptica geoestaacionaria, porque da la vuelta alrededor del Ecuador y empieza en el grado cero, como debe de ser al 180 Este y Oeste y los 90 grados en el Norte, este caso en el Polo Norte y en el Sur viene siendo el 90 Oeste.

Esta franja que está en amarillo, aquí es donde se encuentran las tres posiciones de los Satélites "Morelos" y los dos "Solidaridad".

Como ven está muy llena, porque estamos compitiendo con Canadá y los Estados Unidos, en cuanto se llene ya no tenemos lugar y tenemos que contratar transpondedores de otro satélite que quedan por otros lugares y que quizás no cubran debidamente las necesidades a las que nos estamos haciendo referencia.

Entre satélite y satélite debe de haber tres grados y ahorita ya vamos nosotros en una distancia de 1.9 grados, o sea está sobresaturado y se van a perder, estos son los tres satélites mexicanos actuales, y su vida, como ustedes saben es más o menos de diez años.

Las comisiones dictaminadoras que estiman que es necesario que nuestro país supere las limitaciones de un mercado cautivo, liberando los controles impuestos por el gobierno a los prestadores del servicio de comunicación vía satélite y ferroviario; para que aumente la calidad y cobertura de estos servicios y que renueve su equipo de instalaciones y de abatan los tiempos y costos de las comunicaciones y transportes.

La función del gobierno en el sector comunicaciones y transportes no debe ser la de prestador único de un servicio público sino la de fortalecer la rectoría de desarrollo nacional, estableciendo en el Artículo 25 de la Constitución, mediante la planeación, coordinación, promoción, regulación y vigilancia de un mercado abierto a la competencia y en su caso otorgando concesiones para la prestación directa de los servicios públicos no reservados en forma exclusiva del Estado, robusteciéndose la noción constitucional de áreas estratégicas.

Es necesario subrayar que la reforma al Artículo 28 que modifique el estatuto jurídico del transporte ferroviario y las comunicaciones por satélite, no buscan la solución de una determinada coyuntura, no son de una oportunidad económica, no buscan la obtención de ingresos por parte del gobierno federal, lo que buscan es el incremento de las condiciones objetivas del desarrollo del país, mediante un marco legal que amplíe y mejore los sistemas de comunicaciones y transportes y que apoye al desarrollo y mantenga la potestad soberana de la nación, sobre sus vías de comunicación, sustentándose en un sentido de justicia social que permita la orientación plena del Estado a sus objetivos fundamentales.

De ser aprobada la modificación al Artículo 28 constitucional a la consideración de esta soberanía en el próximo período ordinario de sesiones, elaboraremos una legislación secundaria que, como lo manifiesta la adición a la iniciativa Presidencial realizada por las comisiones ditaminadoras, mantenga la rectoría del Estado, permitiendo la participación de los sectores social, privado, Estados o municipios, mediante la figura jurídica de la concesión.

Tenemos ante nosotros una apretada agenda de trabajo, es cierto, en comisiones podemos comenzar ya, a fin de ir conformando entre todos un marco legal a la altura de nuestras expectativas, porque si esta legislatura tiene ante sí la responsabilidad de expedir el marco legal que explicite los principios enunciados en el dictamen y el proyecto de Decreto a discusión, las modificaciones a la Ley de Telecomunicaciones deberán contener medidas de fomento a la competencia, evitándose prácticas discriminatorias y debiendo establecerse la obligación de que los contenidos en las transmisiones de los satélites mexicanos, contribuyan a la consolidación de los valores culturales y a los símbolos de nuestra identidad nacional, manteniendo en todo tiempo la disponibilidad de la capacidad satelital para las redes de seguridad nacional y la prestación de servicios de carácter social como lo es la telefonía rural y la educación.

Por lo antes expuesto y con la íntima convicción de que la presente modificación constitucional será benéfica para el país, pido a esta soberanía, al Pleno, a nombre de mis compañeros de las comisiones dictaminadoras, su voto aprobatorio a esa iniciativa.

Señor Presidente, muchas gracias.

-El C. Presidente: En turno, tiene el uso de la palabra, el Senador Rosendo Villarreal Dávila, también inscrito en pro.

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño). Uno enpory uno en contra, señor Presidente.

-El C. Presidente: Es procedente. Sin embargo, pensé que este acuerdo había sido consultado con ustedes, si no ha sido así entonces tiene el uso de la palabra, y le pido su comprensión al Senador Rosendo Villarreal, para que en seguida haga usted uso de la palabra.

Pero es correcto, sólo que me pasaron una hoja que pensé que ya había sido acordada con los grupos parlamentarios, si no es así, me acataré al Reglamento estrictamente.

Tiene usted la palabra, Senador, y tiene usted razón, es procedente.

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: Muchas gracias, señor Presidente.

Por la intervención del Senador Miguel Alemán parece que ya va asomando el peine.

El dice que su abuelo en los tiempos del General Obregón manejaba trenes, y parece que el nieto lleva en su sangre el gusto de los trenes.

Nosotros insistimos y seguimos cuestionando la premura del tiempo, no nos oponemos a la modernización, a la eficiencia y al desarrollo, nos oponemos a esa política privatizadora equivocada, a esa urgencia del gobierno y sus aliados por terminar cuanto antes con la venta de la patria.

Percibimos que el Doctor Zedillo ha perdido el control, la rectoría, el mando y obedece hoy a intereses dictados desde la Casa Blanca y a intereses internos económicamente fuertes de grupos que pretenden apoderarse de lo poco que nos queda como nación.

Estamos de acuerdo en que la comunicación aérea, vía satélite y los ferrocarriles, requiere de importantes inversiones para que sigan siendo viales.

En la iniciativa de reforma se argumenta que se propone crear condiciones que propicien la creación de servicios ferroviarios competitivos con calidad, capacidad y eficiencia, nadie se opone a esos elementos, pero queda pues muy claro, que el gobierno no puede con ellos, de ahí que recurre a la privatización por incapacidad.

En cuanto a las comunicaciones satelitales, la iniciativa refiere que México necesita modernizarse con servicios más avanzados en esta materia, por ello resulta conveniente propiciar la participación de la inversión privada para que nuestro país cuente con el sistema de telecomunicación más avanzada.

Aquí a nuestro juicio, lo que la iniciativa expresa, no es más que la privatización del espacio aéreo, ya nos privatizaron las carreteras, el campo, empresas paraestatales importantes que constituían parte del patrimonio nacional y ahora, nos quieren privatizar el ferrocarril y el espacio aéreo.

¿Qué nos quedará a los mexicanso? ¿qué se les va a ocurrir mañana o pasado, señores Senadores del PRI y Doctor Zedillo?, están acabando con todo el patrimonio, realmente queda ya muy poco por privatizar.

Aquí hay dos elementos, hay dos razones fundamentales, por la que nuestro voto será en contra de esa reforma, primero, porque no se tomó en cuenta la opinión de la sociedad mexicana.

Segundo, porque existe una gran desconfianza hacia este gobierno incapaz, vicioso, que Estados Unidos de América los recursos obtenidos de la privatización de manera discrecional en la compra de votos para seguirse sosteniendo en el poder y para pervertir la relación ente gobierno e inversionistas, a los que favorece y convierte de la noche a la mañana en los más ricos del mundo.

¿A quiénes favorecerá esta privatización? ¿Quiénes ya estarán en la lista para verse favorecidos con el ferrocarril y la vía satélite? Más familiares de Salinas; amigos de Zedillo.

¿Cuántos Senadores también se verán favorecidos? ¿Acaso aquí estará en la lista el Senador Sales, el Senador Miguel Alemán? ¿Quiénes?

-El C. Presidente: Permítame Senador, el Senador Miguel Alemán pregunta a usted si acepta una interpelación.

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: No señor Presidente.

-El C. Presidente: No la acepta Senador. Continúe señor Senador.

-El C. Senador Félix Salgado Macedonio: De ahí la importancia de tomar en cuenta al pueblo de México en la toma de decisiones, y en la toma de decisiones, en los hechos más grandes e históricos, o nos equivocamos todos o acertamos todos; pero no se vale que se equivoque uno solo y paguen lo platos rotos la mayoría del pueblo mexicano.

De ahí que nuestra argumentación y nuestro voto será en contra, muchas gracias.

-El C. Presidente: Tiene eluso de la palabra el Senador Rosendo Villarreal Dávila, enpordel dictamen.

-El C. Senador Rosendo Villarreal Dávila: Con su permiso señor Presidente, señoras Senadoras, señores Senadores; señoras y señores.

Antes de empezar quisiera hace una aclaración al comentario que hacia el Senador que me antecedió, de lo poco que nos queda de nación. Yo creo que eso es inaceptable, nos queda mucho de nació.

Es cuestión de que juntos, Legislativo que también somos gobierno, Ejecutivo y Judicial, gobernemos bien; pero nación tenemos mucha, creo que no es válido de ninguna manera decir que tenemos poca nación.

A nombre del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, quisiera fundamentar el sentido que tiene nuestro voto sobre la modificación del Artículo 28, en un párrafo cuarto para hacerlo voy a considerar tres aspectos diferentes.

Esta modificación que propuso el Ejecutivo se enriqueció en las comisiones y creo que eso ayudó a que se perfeccione nuestra Constitución; a que dos actividades que se consideraban como estratégicas ahora cambien a ser prioritarias. La comunicación vía satélite y los ferrocarriles.

Pero está claro que en estas se sigue manteniendo la rectoría y que sólo se podrán otorgar permisos o concesiones. Desde el punto de vista de Acción Nacional, este es un viejo anhelo de Acción Nacional.

Acción Nacional siempre ha sostenido que el Estado es mal administrador, Acción Nacional siempre ha sostenido que el Estado se debe centrar en la rectoría del Estado, en las cosas mayores y que no puede perder tiempo en otras porque llegamos a situaciones económicas, como las que tenemos ahorita.

Ultimamente, en los últimos años, en la Cámara de Diputados, un Diputado de Acción Nacional presentó esta iniciativa el 9 de noviembre de 1992, pidiendo que los ferrocarriles pudieran concesionarse o pudieran ser sujetos de permisos; pero sin que nunca se perdiera la rectoría del Estado, fue una iniciativa del Diputado Fasu Harma.

Y si vemos también la plataforma política que presentó nuestro partido,en el período de elecciones pasado, vamos y encontramos que es totalmente congruente, no es un asunto nuevo, no es un asunto que este al vapor.

Por algún lado, en la página 33, se decía; "Pedimos que se redefina estructuralmente la función del Estado a efecto de que deje de ejercer funciones que no son esenciales, a fin de que asuma de manera más rigurosa funciones claves en las que sí debe especializarse, como el manejo macroeconómico".

En esta misma plataforma, en otra de sus páginas, habla que persiste en grandes deficiencias y rezagos ene l transporte ferroviario, y ya como propuesta, más adelante en esta plataforma pide la desincorporación de Ferrocarriles Nacionales.

Para nosotros esta modificación es totalmente congruentes con nuestro pensamiento, por otro lado coincidimos que ya no podemos permitir dejar pasar más tiempo y que sigan deteriorando los ferrocarriles.

El Ferrocarril es un medio muy eficiente; consume cuatro veces menos combustible que el autotransporte, queremos un país limpio, queremos, queremos un país que no se contamine; vamos a usar más los ferrocarriles y nos oponemos a que sea más adelante, cuando las cosas se pueden dar hay que tomarlas.

Por otro lado, ya el ferrocarril sólo está moviendo el uno y medio por ciento de los pasajeros, es ridículo que en un país, con el tamaño y la composición nuestra, se transporte sólo el uno y medio de los pasajeros por ferrocarril.

Y con respecto a la comunicación vía satélite coincidimos, el arco vital que corresponde a México está muy saturado porque estamos compitiendo con el país más poderoso del mundo, con Estados Unidos y con Canadá tenemos que ser cuidadosos para no perder esos espacios.

Y también estamos conscientes de que el satélite Morelos II tiene una vida aproximada de dos años y que habrá que sustituirlo prontamente.

Pero ésto no nos quita, y en ésto coincidimos que el momento actual y el entorno son sumamente riesgosos, son peligrosos y que esta legislatura tiene la responsabilidad de estar bien consciente, tenemos la responsabilidad.

En lo que es la globalización, la globalización del comercio está creando una competencia internacional muy fuerte, en esta competencia bloque asiáticos, europeos y americanos, van a competirporlos mercados, y están buscando oportunidades y va a haber quien lo haga en forma correcta, pero va a haber tiburones que les gusta navegar en aguas muy turbulentas y que va a ir a ver donde encuentra oportunidades, y sabemos que pueden ver ésto como una oportunidad, hay un riesgo.

También sabemos que el momento actual del país es malo, que el gobierno necesita dinero, el gobierno también somos nosotros, el Legislativo, que necesita dinero en los propuestos. Eso puede ponernos en riesgo.

Y sabemos que una gran parte de los empresarios mexicanos están golpeadosporla devaluación, tenemos que ser muy conscientes del riego que estamos asumiendo en este momento, pero no por eso podemos actuar en contra de lo que creemos que es correcto.

De ahí es donde nosotros definimos que lo que tenemos que hacer es un gran trabajo legislativo de aquí en adelante, para que lleguemos a una ley secundaria que realmente ayude a que esta modificación se convierta en bienestar para los mexicanos, vamos a tener que trabajar unidos al Ejecutivo y cuestionando para lograr esta ley secundaria.

Tenemos que ser muy cuidadosos de que no se vaya a convertir de un monopolio de Estado en un monopolio privado; eso sería inaceptable, lo que paso, con TELMEX no es correcto.

Tenemos que ser muy cuidadosos de que no se diga: "Vamos a venderlo caro", como pasó con los bancos, efectivamente se vendieron muy caros, ¿pero quiénes están pagando los bancos? Los están pagando los usuarios de los bancos, no podemos permitir que suceda tampoco aquello, tenemos que esta muy pendientes de que esto se convierta en servicio barato, en servicios eficientes y en servicios competitivos de nuestro país con el resto.

Tenemos que cuidar pero muy detalladamente que no se vayan a afecta los derecho laborales de los que trabajan y de los que trabajaron, sobre todo un grupo que quedó antes del 82 y quedó fuera de algunas prestaciones; tenemos que ser ciudadosos de proteger a todos estos jubilados de Ferrocarriles y a los que están en activo de ahí.

Coincidimos también, tiene que haber, y hay, pero debería de formarse una comisión especial del Senado para ir vigilando todos estos pasos de la ley secundaria y para vigilar la implementación posterior, no podemos caer en los problemas que se cayó en el pasado.

Tenemos que asumir, señoras Senadoras y señores Senadores, tenemos que asumir nuestra responsabilidad, tiene que actuarse en tiempo, tiene que aprobarse esta reforma, ese es nuestro punto de vista, pero tenemos que asumir un compromiso con el pueblo de México, que esta reforma se va a transformar en servicios más eficientes; y este compromiso lo tenemos que tomar unidos los tres grupo parlamentarios. Muchas gracias.

-El C. Presidente: tiene el uso de la palabra, el Senador Héctor Sánchez López:

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Con su permiso, señor Presidente: Hemos estado escuchando en esta tribuna como si fuera una gran concesión el hecho de que la reforma del Artículo 28, se habla de que el Estado conserva la rectoría del desarrollo de estas vías de comunicación; no se si olvidan los señores Senadores de que eso no es ninguna concesión, eso está en el Artículo 25 de nuestra Constitución, que dice muy claramente que corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional, para garantizar que ésta sea integral, o sea, no es ninguna concesión el hecho de que hayamos introducido ese término en las reformas del 28; lo tenemos en el Artículo 25 Constitucional.

Por otro lado es muy importante ver que el gobierno al mandar esta iniciativa, y nosotros mismos al apoyarla, estamos violando el Artículo 26 de la Constitución, que dice que el Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional, que imprima solidez, dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de la economía.

Los fines del proyecto nacional, contenidos en esta Constitución, determinarán los objetivos de la planeación, fíjense, la planeación será democrática, mediante la participación de los diversos sectores sociales, recogerá las aspiraciones y demandas de la sociedad para incorporarlas al plan y los programas de desarrollo, nuevamente estamos violando nuestra Constitución, porque esta propuesta ni estuvo a consideración de la sociedad ni se escucharon los sectores, ni lo manejó el candidato cuando andaba en campaña, ni lo manejaron los compañeros Senadores cuando andaban en campaña, de que el Estado, de que el país requería de una privatización de áreas estratégicas, como ya se han empezado a hacer.

En este sentido a nosotros nos preocupa no de que intervenga la iniciativa privada en algunas áreas que, como Ferrocarriles, que puede ser estratégica, nos preocupa que tenga la mayoría de las acciones la iniciativa privada que tenga en sus manos el control de estas áreas que en 1983 era para ellos área estratégica.

Nos preocupa el área de Ferrocarriles, efectivamente se encuentra en un gran deterioro, y están en un gran deterioro todas las instalaciones ferrocarrileras, no porque el pueblo los haya llevado ahí, sino porque no hubo una atención a tiempo del gobierno para que nuestros ferrocarriles tuvieran el movimiento y la modernización en el momento que se debió de dar.

Nos preocupa ahora que en estas concesiones, y esto es real, que a los trabajadores ni siquiera se les haya tomado su opinión; es real que cuando haya concesiones para nuevas rutas o para las mismas, las más eficientes,porsupuesto que Ferrocarriles Nacionales reducirá el número de trabajadores, ¿Qué va a pasar con estos trabajadores?, algunos por su edad a la mejor podrán ser trabajadores de las otras empresas, pero los otros quedarán por su puesto sin trabajo.

Y tenemos algo muy claro cuando se empezaron a privatizar los ingenios azucareros, hubieron fraudes, hubieron lugares en que ingenios, por ejemplo el de El Mante, que estaba en una situación de número negros, que no tenía pérdidas, de repente los ponen como si estuviera en quiebra.

El ingenio López Portillo en quiebra, los trabajadores se fueron con menos recursos económicos que los que marca la ley, entonces nos preocupa a nosotros el reajuste de personal, el desempleo que va a provocar esto en el ramo de los trabajadores y que no se haya escuchado ni siquiera la opinión de ellos, nosotros buscamos contacto con los trabajadores y nos hicieron ver precisamente esta situación.

Y por otro lado nos dijeron también que varias áreas de Ferrocarriles Nacionales están ya privatizadas; algunas áreas en lo que se refiere a mantenimiento, que incluso Ferrocarriles, como empresa estatal de mejor servicios que las concesiones, la General Electric, o a otras compañías particulares y privadas.

Por otro lado quisiera también recordar un poco, el compañero Senador que pasó desde un principio a decir, por qué era urgente que las vías satélites fueras privatizadas y que en este momento tomáremos la decisiónporla urgencia que tienen comunidades, por la telefonía rural,porla cuestión de educación,poruna serie de planteamientos.

Yo le digo al compañero Senador que no urge, porque tenemos todavía dos satélites: Solidaridad I y Solidaridad II, que todavía tiene transpondedores vacantes que pueden ser utilizados, que no está agotado al cien por ciento y que pueden ser utilizados en este momento.

Entonces no es cuestión de la urgencia, de que estas comunidades les urgen tenerlo.

-El C. Presidente: El C. Senador Miguel Alemán desea formularle una pregunta, ¿usted la acepta?.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Adelante señor Senador.

-El C. Presidente: Si la acepta, formúlela.

-El C. Senador Miguel Alemán Velasco: (Desde su escaño). Gracias señor Presidente. Señor Senador conoce usted la características de los satélites que se requieren para telefonía rural.

-El C. Presidente: Permítame, señor Senador, porque la Asamblea desea escuchar su pregunta, entonces que le lleven ahí un micrófono para que la Asamblea la escuche.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Pregunta el señor Senador que si conozco cuáles son las características de los satélites para telefonía rural, lo que es móvil y lo que es fijo, es lo que acaba de preguntar el señor Senador.

-El C. Senador Miguel Alemán Velasco: (Desde su escaño). Lo que él dijo esta mal.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Permítame decirle lo que le estoy diciendo sobre la cuestión de telefonía rural, sobre la cuestión de educación nacional, que hay transpondedores que todavía están vacantes y que esta fue una información que nos dio el Secretario de Comunicaciones y Transportes, que fue una información; si quiere hacerle usted alguna pregunta al señor Secretario de Comunicaciones y Transportes, que se lo conteste, porque esta es una información de una reunión que tuvimos.

-El C. Presidente: Permítame, cuando se quiera conducir, no se permiten diálogos Senador, desea formular otra pregunta, Senador Alemán. ¿Usted la acepta Senador?.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Ya se la conteste y que se la haga al señor Secretario.

-El C. Presidente: No la acepta Senador, le ruego que le permita continuar.

-El C. Senador Miguel Alemán: (Desde su escaño). Era sobre Oaxaca.

-El C. Presidente: Puede continuar señor Senador Héctor Sánchez.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Bien, entonces yo creo que efectivamente debemos de entender que si hay necesidad que la iniciativa privada participe en la vía satélite, en comunicación vía satélite, y también ha de saber el Senador Alemán e que la vía de comunicación vía satélite, perdón, comunicación vía satélite, si bien el gobierno es propietario de los satélites, existen agentes comerciales que son los que se dedican a vender estas posiciones de los transpondedores, bueno, y de que la mayoría de estos lo hacen los agentes comerciales bueno, esta es una información de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes, supongo que el Senador Alemán, que está muy empapado en esto y que, a la mejor hasta acciones tiene en estos agentes comerciales, tendrá mayor información.

Bien por otro lado, toda la argumentación que daban en lo de vía satélites es que no tenemos dinero para comprar un satélite y mandarlo a la órbita, que no tenemos dinero, y que esa es la urgencia por la que entre el capital privado, y sobre todo, el capital privado internacional, yo pregunté ¿cuánto vale un satélite? Un satélite vale 250 millones de dólares, nos estamos endeudando ahorita con 10 mil millones de dólares con Estados Unidos; 5 mil con Canadá; 3 mil millones de dólares con la banca privada y una cartera de 40 mil millones de dólares, en donde Estados Unidos es aval, y no podemos comprar un satélite para 1998.

Y lo otro: Si Morelos II termina su vida útil para 1998 en el momento en que se lance un nuevo satélite tiene clientes cautivos, esos mismo clientes inmediatamente pasan a ocupar sus posiciones en el nuevo satélite, esta es una de las empresas más rentables que no tenemos por qué entregarlo a la iniciativa privada y menso en su totalidad, porque aquí se habla, no podemos que la rectoría pudiera implicar que el gobierno siguiera teniendo el 51 por ciento de las acciones, hablamos de rectoría, que está reglamentado en el Artículo 25, que no mejora absolutamente en nada la enmienda propuestaporel Ejecutivo.

Por eso: Quisiéramos que en esto el gobierno fuera muy cauto porque estamos poniendo en riesgo la soberanía y la independencia de nuestro país, nosotros decimos que si hay cuatro posiciones pues, que el gobierno tenga un sistema básico satelital, para las cuestiones de seguridad nacional, de educación, de telefonía rural, de una serie de planteamientos que estuvieran totalmente dominadosporel Estado, y eso no se dice en la enmienda.

Entonces, por eso: Nosotros estamos en contra de esta propuesta; porque también se da en un momento en el que hasta ahora y poco a poco y a cuenta gotas, se va sabiendo de una serie de condicionamientos que Estados Unidos esta poniendo para otorgarle el aval por una cartera de 40 mil millones de dólares a México.

Hoy sale de que México también se comprometió en una Carta de Intención secreta, de que va a parar el flujo de ilegales a Estados Unidos. El hecho de que los recursos por la venta de petróleo, pasen por una institución del gobierno federal de Estados Unidos en el momento en que México no pueda pagar los dólares, yo nada más digo, ¿cuándo México podrá pagar 28 mil ó 29 mil millones de dólares por concepto de los Tesobonos? Y ¿qué pasaría si los dólares o los dineros que están en el mercado de valores también se quisieran ir? ¿También tendría México que recurrir a esos 40 mil millones de dólares?.

Entonces lo real, es que inmediatamente que se empiece a ejercer el dinero de la línea de crédito de Estados Unidos, empezarían a mantener cautivos los recursos por la venta de petróleos en el extranjero. Eso es real.

Entonces ahora sabemos que esto, que se abra ferrocarriles a la iniciativa privada, nacional e internacional, vías de comunicación satélite, son condiciones que Estados Unidos nos está poniendo para firmar este aval, y eso es real y eso hay que decírselo al pueblo, y por eso nosotros en este momento, no estamos de acuerdo en avalar esto, que va en detrimento de nuestra soberanía, de nuestra independencia y de nuestra nación.

-El C. Senador Miguel Alemán Velasco: ( Desde su escaño). Señor Presidente, pido la palabra.

-El C. Presidente: ¿Para qué efectos señor Senador Alemán?.

-El C. Senador Miguel Alemán Velasco: Para alusiones personales.

-El C. Senador Hugo Varela Flores: Señor Presidente, pido la palabra para rectificación de hechos.

-El C. Presidente: Bien, en turno, ambos me pidieron la palabra.

De acuerdo con el Reglamento es: Primero alusiones personales para rectificación de hechos.

En consecuencia: Tiene la palabra el Senador Miguel Alemán, y posteriormente, en turno el Senador Hugo Varela Flores.

-El C. Senador Miguel Alemán Velasco: Gracias, señor Presidente.

Compañeras y compañeros: Tal vez al Ingeniero Heberto Castillo, que no estuvo en nuestras reuniones, se le podría dispensar el no haber leído a fondo las discusiones que están grabadas, tenemos las versiones a la disposición del PRD sobre todo, para que vean que todos los puntos de vista fueron tomados en cuenta, en primer lugar, que el problema de los trabajadores fue uno de los que más fueron tomados en cuenta y que aquí estamos tratando de rescatar, incluso a los jubilados, que tienen una gran capacidad. Y que a pesar de la edad, que es la plena edad de la vida, 60, 70 años, tienen una extraordinaria capacitación para manejar todos los proyectos que se están discutiendo.

Todo lo que dijo el señor Senador, es falso y podríamos pasar muchas horas discutiéndolo, pero pedí la palabra para alusiones personales:

Y constantemente, ustedes me hacen dueño de muchas cosas, me hicieron dueño del edificio de "El Caballito", aquí el Senador; ahora me hace usted dueño de Ferrocarriles, sí, desde niño me gustaron los trenecitos, y también ahora me hacen dueño de satélites, señor Presidente: ¡Qué me la hagan buena!. Muchas gracias.

-El C. Presidente: El Senador Hugo Varela en turno. Senadora Irma Serrano ¿quería usted hablar?

-La C. Senadora Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez: Sí pero, después del señor.

-El C. Presidente: Claro por supuesto, posteriormente le daré la palabra.

Tiene la palabra el Senador Hugo Varela.

-El C. Senador Hugo Varela: Con su autorización, señor Presidente: Mi intervención, únicamente y de manera muy breve, es para hacer del conocimiento del Senador Héctor Sánchez de que, en forma personal se la ha invitado a participar dentro de la Comisión de Trabajo, y en la Comisión de Trabajo hemos escuchado los argumentos de, tanto el Sindicato de Ferrocarrileros como el Sindicato de Telecomunicaciones. Ellos han estado aquí con nosotros, en varias ocasiones.

-El C. Senador Héctor Sánchez: Señor Presidente, quiero hacerle una preguna al Senador Varela.

-El C. Presidente: Senador Hugo Varela, el Senador Héctor Sánchez le desea formular una pregunta ¿La acepta?.

-El C. Senador Hugo Varela: Sí, señor Presidente.

-El C. Presidente: Si la acepta puede formularla.

-El C. Senador Héctor Sánchez: Quisiera saber si la plática con los sindicatos ha sido con los líderes charros o con los...

-El C. Senador Hugo Varela: Creo que no vale la pena constestar eso.

-El C. Presidente: Si ése es su criterio, adelante.

-El C. Senador Hugo Varela Flores: Aquí tengo en mi poder una comunicación, que hicieron a través de los periódicos en donde se menciona a los ciudadanos Senadores, y quiero leer, textualmente, lo que opinaron los compañeros sindicalizados de estos dos rubros, y que concluye nada más en una pate final, en donde dicen ellos:

"Los Ferrocarrileros tenemos confianza en México y en usted. Dentro de su Iniciativa de la ley actual, conocimos su opinión de respetar los derechos laborales de los ferrocarrileros, y le hacemos llegar nuestra gratitud de nuestras familias. Y el mejor modo de corresponderle es la promesa de colaborar siempre, desde la trinchera diaria de los ferrocarriles en beneficio del pueblo de México".

Ellos estuvieron con nosotros y nos dieron a conocer sus puntos de vista, nos entregaron escritos en donde ellos se hacían conocer cuáles eras sus inquietudes, e incluso estuvieron una reunión con las comisiones que formulan el dictamen a petición de los compañeros.

En la reunión pasada de esta Cámara, estuvieron presentes ellos y conocieron el dictamen, y se fueron satisfechos del dictamen que estaba proponiendo para su aprobación a esta Cámara, gracias.

-El C. Presidente: Tiene el uso de la palabra el Senador Mauricio Valdés Rodríguez.

Informo a esta Asamblea que hasta el momento, se han inscrito alternativamente enpory en contra oradores es esta Asamblea, sin embargo, en seguida sólo serán oradores en pro.

Tiene pendiente el turno la Senadora Irma Serrano, que posteriormente se le concederemos, una vez que concluya el Senador Mauricio Valdés.

-El C. Senador Mauricio Valdés: Con se venía, señor Presidente; compañeros Legisladores; este debate sin duda, se inscribe entre esa serie de debates que podemos clasificar como de los más importantes, es un debate para reformar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en dos temas de la mayor relevancia, los históricos ferrocarriles y los modernos satélites.

Pero no por esto hay que permitir que es este debate afloren las descalificaciones y los agravios, porque pronunciarse en términos broncos, de la impresión de un debate de temas de menor nivel, aquí de lo que se trata es de confrontar nuestras ideas, todas las de todos los señores Senadores, muy respetables, pero confrontar ideas, presentar argumentos, porque eso es precisamente el próximo de los debates parlamentarios, debate que se da entre las fuerzas que integran una Cámara como ésta, pero que no está reñida con mínimas reglas de civismo y de juego limpio, se ha afirmado aquí que esta iniciativa es parte del proceso de negociación que se da ahora por los problemas económicos que tiene nuestro país entre los gobiernos de México y Estados Unidos, me propongo demostrar que no es así, no es coyuntural, es una reforma estructural y se inscribe en las tendencias de liberación de actividades que hasta cierto tiempo han permanecido como exclusivas del Estado.

La década pasada y la actual, se han caracterizado en el mundo de la economía y de la administración pública, por estos fenómenos llamadas deliberación, de regulación, y como aquí se ha estado repitiendo mucho privatización, todo ello ha cuestionado el papel tradicional del Estado en la economía, pero no son las causas las que aquí se han mencionado, las principales de este cuestionamiento, las principales causas que han concluido a este fenómeno las podemos encontrar en algunos hechos que no se han traído a esta tribuna y que voy a permitirme exponerlos, la globalización de la economía.

Esa es una de las primeras razones, de las primeras causas que motivan este nuevo papel del Estado en la economía, la superación de los déficits públicos, que han venido cuestionado también la atención del gobierno de sus principales funciones, la necesidad de incrementar inversiones, aquí se han dicho con toda claridad, se trata de incrementar la inversión en ferrocarriles, se trata de abrir para impulsar la inversión en materia de comunicación vía satélite, y de esta manera no quedarnos como país rezagado ante la modernidad, que se debe entender como bienestar para todos los mexicanos.

Ciertamente mis argumento y tal vez por deformación profesional, no serán argumentos estrictamente jurídicos, no soy abogado, no serán tampoco argumentos fundados en la economía, no soy economista.

He hecho un análisis del tema como politólogo y como administrador público, y ojalá esto sirva para que los compañeros que aquí se han expresado contrarios, principalmente al procedimiento que no al fondo de cuestión, cambien su actitud y pueda aprobarse este dictamen por unanimidad, si no el día de mañana se arrepientan por haber dado un voto en contra, sólo por procedimiento.

Un legislador del Partido Acción Nacional, que expresó argumentos a favor del dictamen con los cuales coincido, hizo un juicio que rechazo categóricamente, el Estado no es mal administrador per se como el sector privado tampoco es buen administrador per se.

Seamos claros, ineficiencias las hay lamentablemente en ambos sectores, lamentablemente la eficiencia no está caracterizada con la propiedad de las empresas o con la calidad de un administrador público o un administrador privado.

Rechazo desde luego las expresiones que quien me antecedió en el uso de la palabra en contra del dictamen, argumentaba una serie de elementos respecto de la deuda gubernamental, no los tocaré en esta ocasión, porque no es el tema del debate, y mañana seguramente tendrán la respuesta adecuada.

Yo he observado que este debate se ha ideologizado, me parece en exceso, con el tiempo la ideología respecto a la propiedad pública de empresas, se caracterizó con el socialismo, pero hoy tenemos visto cómo el socialismo se ha ido extinguiendo.

Como entiendo y la participación del Estado en actividades, tradicionalmente a cargo de los particulares, el Estado tiene posibilidad de participar por las coyunturas económicas que se dan, de acuerdo con sus obligaciones constitucionales, cuando se propone liberar actividades no sólo por incrementar o mejorarlas, sino porque estas actividades, por su naturaleza, pueden ser en ciertos momentos, mejor prestadas en el campo de la actividad privada.

Y ese es el caso, cómo podríamos seguir sujetando la función de comunicaciones vía satélite por mencionar el caso, cuando vemos un mundo que se moderniza en materia tecnológica satelital, muy rápidamente, que requiere de preparación de técnicos a los cuales hay que pagarles, por ejemplo salarios muy elevados, para estar en competencia con el mercado laboral, precisamente de esa actividad satelital.

Una de las previsiones que ha tomado atinadamente a mi modo de ver el gobierno federal, en los satélites que ha ordenado su fabricación y que ha lanzado al espacio, por cierto con un gran éxito, ha sido el que trabajadores mexicanos, trabajadores y técnicos mexicanos participan desde el diseño y la fabricación de esos satélites.

En noviembre de 1993 fui distinguido para acompañar al grupo de servidores públicos mexicanos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que acudieron a presencia el lanzamiento del satélite solidaridad en la Guyana Francesa un satélite de fabricación norteamericana, pero puesto en órbita por la compañía francesa Ariadne, y en donde me pude dar cuenta y pude comprobar la extraordinaria ventaja que ha sido el que técnicos mexicanos se preparen en ese campo.

Esto lo menciono porque alguno de los oradores que me antecedió en el uso de la palabra expresó que sólo, por el propósito de vender una empresa que tiene satélites, a él el parecieron que no eran muy caros, y yo coincidiría con él por la tecnología que tiene; hablemos de 250 millones de dólares que puede no ser caro, pero que atrás de este precio, de este costo del satélite está todo lo que significa la cooperación del satélite mismo, y eso tal vez se más costoso.

Pero no es el caso, no es el caso de ver si se venden los satélites porque no son buen negocio, nos expresó en la misma reunión el Secretario de Comunicaciones, que había una rentabilidad creciente en función de la ocupación que se va haciendo de esos servicios; pero no es la razón que se venda o se concesiones en ese caso, y se libere esta actividad exclusiva del Estado hasta hoy por razones financieras que no se obtuvieran en utilidades o más aún que costaran pérdidas.

Vamos a dejar a un lado estas cuestiones que parecieran ideológicas y contrarias al interés nacional y de cuidar a la soberanía por cuestiones eminentemente prácticas, sin descuidar, y quiero subrayarlo, es de principio de soberanía y de rectorías del Estado en la economía que está clara y precisamente establecido, tanto en el cuerpo del dictamen como en el articulado que se propone reformarlo, se ha dicho que no ha habido consulta al país respecto del tema, y que hay prisas, a veces la memoria no nos ayuda, y vale la pena retraer algunos acontecimientos que pueden ser útiles para ilustrar a la Asamblea.

Tuve oportunidad de asistir a varias reuniones en 1989, a la consulta nacional que hizo al entonces. Secretaría de Comunicaciones y Transportes en reuniones, prácticamente en todo el país en todos los Estados hubo consulta. Y quienes llegaron a tocar esos temas recurrentemente plantearon estas cuestiones que hoy estamos viendo aquí, pero ciertamente si queremos hacer en cada ocasión que hay una iniciativa para reformar algo, una consulta, me parece a mí que sería estar tirando a la basura todo lo que hemos hecho antes de consultas.

Y gracias a esas consultas el Sector de Comunicaciones y Transportes. En los últimos años ha sido el sector más dinámico de la economía, y no me meto en cifras para no tener que recurrir luego a las computadoras, pero ahí están las cifras, ahí están como prueba evidente de que en función de una consulta, en función de un nuevo plan de comunicaciones y transportes las medidas tomadas han sido positivas para el país.

No se viola el Artículo de la Constitución, pronto en unos meses tendremos el plan nacional de desarrollo, que de acuerdo con el Artículo 5 de la Ley de Planeación debe enviarnos el Ejecutivo al Congreso de la Unión, hay una tendencia mundial a la privatización de las telecomunicaciones, no es casual; tengo aquí la tabla del último informe del desarrollo del mundo de las telecomunicaciones; Argentina, Canadá, Chile, Hungría, Japón, la República de Corea, la República de Malasia, México, Nueva Zelanda, Puerto Rico, Singapur, El Reino Unido y Venezuela.

Está a su disposición, no es nada tampoco, insisto, hay causas precisas destacadamente, la globalización de la economía que justifica plenamente esta tendencia, me parece que cuando se dice que se privatiza el espacio aéreo, lo menos es un exageración esto físicamente es imposible; pero por si fuera posible hay reglas de derecho internacional público a las que nuestro país ha ratificado y ha aprobado que impiden que alguno de los países pueda precisamente privatizar el espacio aéreo.

Nosotros pertenecemos como país a la Unión Internacional de Telecomunicaciones, y esta entidad que reúne a los países del mundo es la que determina precisamente el espectro de órbitas disponibles; en efecto, el país dispone de acuerdo con esas reglas internacionales de cuatro posiciones, de las cuales tenemos ocupadas 3.

No es tampoco el hecho de tener la prisa de ocuparlas, sólo para que no las ocupen los demás, ni tampoco es para que las ocupen las empresas privadas, aunque en algunos países, Estados Unidos en efecto, las empresas privadas construyen sus satélites, los mandan y la regulación corre a cargo de la Comisión Federal de Telecomunicaciones no en nuestro caso, y quiero dejar en claro, es esta argumentación que es fundamental, como el señor Senador Heberto Castillo la planteaba, ojalá después tenga oportunidad cuando regrese o vea esta intervención en el Diario de los Debates, de observar que el máximo cuidado debe estar precisamente en esa legislación secundaria, que ya el señor Presidente de la comisión de Comunicaciones y Transportes, el Senador Miguel Alemán, ha apuntado el hecho de que de inmediato nos pondremos a trabajar junto con el Ejecutivo de esta legislación.

Ahí hay detalles fundamentales y muy importantes, ojalá que cuando trabajemos en ello los integrantes, de la fracción del Partido de la Revolución Democrática se sumen también a participar en estos trabajos, para que sea algo de conjunto y de consenso; para que sea una legislación en la que todos, como mexicanos, podamos trabajar para bien de México, y tener un debate en las comisiones que nos haga llegar aquí con una legislación secundaria acordada, y con el consenso de todos los partidos aquí representados.

No se trata de una privatización a ultranza; se trata de una nueva regulación; una nueva regulación que esté más acorde con las circunstancias actuales, pero también con las circunstancias previsibles en el futuro que garanticen la soberanía y la rectoría del Estado de economía, ¿Porqué la soberanía?, porque algunos de los usuarios, de los servicios satelitales son precisamente autoridades militares, y debemos cuidar su preminencia en el uso de esos satélites.

Sólo como ilustración traeré el recuerdo del primer satélite que lanzó la Unión Soviética, ¿recuerdan ustedes allá por finales de los cincuentas el satélite aquél que llevaba a la perrita Laika, el llamado Sputnik?, fue el primer satélite que se mandó, no precisamente de uso comercial, ese de uso militar, y por ahí a mediados de los 60´s otro satélite, el primer satélite de uso comercial lanzado al espacio aéreo por los Estados Unidos, que por cierto tiene un nombre que se ha prestado a hacer muchos chistes el famoso Pájaro Madrugador que fue el primer satélite de uso comercial que estuvo a disposición de sujetos privados.

Luego entonces, ahora voy a pasar a otro argumento deporqué la liberación de esas áreas hasta hoy exclusivas del Estado son necesarias, es por la naturaleza tecnológica y por la naturaleza económica de estas vías de comunicación, precisaré en términos de comunicación de satélites, las empresas que fundamentalmente participan en el mundo de las telecomunicaciones -como bien lo señaló aquí el señor Senador Heberto Castillo al citar al Presidente de la Unión de Industriales de las Telecomunicaciones e los Estados Unidos- en efecto independientemente de que la tecnología ya es una tecnología de empresa privadas, no sólo basta con tener los satélites en órbita, sino también hay que tener los argumentos para poder recibir esas señales, que son tan impresionantes desde el punto de vista tecnológico, como esto que voy mencionar. El tiempo que tarda de recorrido entre el envío de una señal de un punto terrestre para pasar al satélite y a través de éste volver a otro punto terrestre, 36 mil kilómetros en cada lado de recorrido la hace en 27 segundo, es prácticamente imperceptible.

¿Cuáles son los países que tienen empresas de las telecomunicaciones?, a saber, los principales son once países: Francia, Alemania, Estados Unidos, Canadá, Suecia, Japón, Holanda, Italia, el Reino Unido, Suiza y Finlandia, ciertamente estos son los países que en sus empresas tienen el desarrollo de la tecnología, ¿y qué hacemos entonces por un prurito de mantener como exclusivo del Estado estas actividades por temor a que nos vaya afectar la soberanía, o por temor a perder la rectoría económica del Estado, vamos a impedir que el país continúe aprovechando esa tecnología que sólo existe en esos países, sólo porque ahora con un país coincidimos en una negociación?, yo creo que no, yo estoy convencido que si así hubieran pensado los mexicanos de 1851 cuando se tendieron los primeros hilos de alambre de hierro sobre postes de madera, de México a Nopalucan, Puebla, inaugurando el servicio telegráficoporconcesión otorgada el empresario Juan de la Granja, quién sabe cómo andaríamos de atrasados en esas comunicaciones.

Ciertamente estos sectores -y tienen la razón cuando afirmaron que no habría más inversión si no se abren más sectores- eso es cierto, es una realidad que no podemos negar es objetivo porque los sectores más atractivos para la inversión, han sido en los últimos años sobre todo, los sectores de las comunicaciones: los satélites, pero no es sólo en México, así es en el mundo, tengamos presente no sólo esos aspectos políticos no solo los aspectos económicos, sino los beneficios sociales de los que también estamos privándonos, y lo voy a referir porque el señor Senador del Partido de la Revolución Democrática, por el Estado de Oaxaca, sin duda conociendo de su lucha social por mejorar las condiciones de vida de sus compatriotas de su Estado, estaría de acuerdo en que los antes posible requieren al menos un teléfono en cada comunidad; y requieren que la propia red de ferrocarriles se extienda para que los productores rurales puedan transportar sus mercancías y poder mejorar su nivel de vida.

Por eso concluyo, en la legislación secundaria -tengamos mucho ciudado- en donde se precisarán las características, las condiciones y los procedimientos es donde debemos acentuar, poner el énfasis en la soberanía y en la rectoría del Estado. Muchas gracias.

(Aplausos)

-El C. Presidente: Informo a la Asamblea que en el turno se encuentran el Senador José Angel Conchello, la Senadora Irma Serrano, el Senador Fernando Herrero y el Senador Francisco Dávila Rodríguez. Pero me ha solicitado para hechos la palabra el Senador Héctor Sánchez López, y en consecuencia la tiene el Senador Sánchez López.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Bien. Yo creo que todos quisiéramos que en nuestras comunidades tuviéramos cuando menos un teléfono rural, pero creo que no es condición para que en esas comunidades haya telefonía rural, a que pase en manos privadas la comunicación vía satélite, sabemos de compromisos contraídos por TELMEX al ser pasado a la iniciativa privada, de colocar un determinado número de teléfonos en las comunidades por telefonía rural, entonces yo creo que ni siquiera es argumento de que porque urge que haya, pues sí se está haciendo ahora, ¿cuando lo tenga la iniciativa privada, eso se hará más rápido?, ¿aunque no sea rentable?

Yo creo que eso no es un argumento válido, para decir que en este momento se deba de aprobar esta ley.

Yo nada más quiero recalcarle a todos los compañeros Senadores, que cuando nosotros decimos que somos objeto de presiones por Estados Unidos, del Congreso de los Estados Unidos, quiere decir de que hay otros motivos por los cuales le urge al Ejecutivo, que se pueda aprobar esta ley.

A lo mejor algunos de ustedes les llegará por hay ahí, la sesión del 20 de enero de 1995, de la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores de los Estados Unidos Mexicanos, perdón, de los Estados Unidos de Norteamérica donde habla de todas las condiciones que pone el Congreso estadounidense, para que se le entregue el crédito, el aval de México, con una gran vigilancia que ni siquiera nosotros como mexicanos, como Cámara de Senadores, hemos podido tener.

En uno de sus puntos en su sección cinco denominada: Precedente de condiciones, plantea en su punto cinco, el inciso B); lo siguiente: El gobierno de México se compromete implementar un programa de privatización para transferir empresas, actualmente propiedad o controladas por el gobierno a la iniciativa privada.

Esto es, de las condiciones que está poniendo el gobierno estadounidense, y no es una cuestión que venga a inventar, aquí está el Diario de los Debates de ese día.

Y si lo analizamos más a fondo, vienen otros puntos que son de la ley de las reformas a las Instituciones Financieras.

-El C. Presidente: Permítame, Senador Héctor Sánchez. Dígame Senador Mauricio Valdés.

-El C. Senador Mauricio Valdés Rodríguez: (Desde su escaño). ¿Si me acepta una pregunta el orador?

-El C. Presidente: El Senador Mauricio Valdés...

-El C. Senador Héctor Sánchez López: Solamente fue... no es una participación, fue para rectificación de hechos y ya le enseñé...

-El C. Presidente: Permítame Senador, déjeme concluir el trámite parlamentario por respeto a la Asamblea, el Senador Mauricio Valdés le pregunta si acepta una pregunta.

-El C. Senador Héctor Sánchez López: No.

-El C. Presidente: No la acepta, no le pregunte porque no la acepta, continúe el orador.

-El C. Senador Valdés Rodríguez: Lo que quiero saber...

-El C. Presidente: No la acepta Senador.

-El C. Senador Sánchez López: Adelante, adelante.

-El C. Presidente: Permítame Senador Mauricio Valdés, el Senador Héctor Sánchez, rectifica y sí la acepta, puede formularla.

-El C. Senador Valdés Rodríguez: (Desde su escaño). Le agradezco mucho señor Senador, su generosidad.

Es sólo para preguntarle, si esas demandas que usted nos ha venido a presentar aquí. ¿sabe usted, si ya fueron aceptadas por el gobierno de México? Muchas gracias.

-El C. Senador Sánchez López: Bien, nada más lo que les digo es que esas son las y permítame, las van a aceptar ahorita una parte de éstas, y van a votar porque se privaticen áreas que estaban controladas y que eran propiedad del Estado, este punto lo van a aprobar ahora por decisión del Presidente de la República.

Y si vemos lo que persigue Estados Unidos, no es precisamente apoyarnos; en las decisiones y declaraciones del Congreso de los Estados Unidos dice:

"Decisiones y declaraciones, el Congreso decide y declara lo siguiente: El continuo deterioro del cambio del peso mexicano y la fuerza de la economía mexicana, así como la espiral inflacionaria resultante de tal deterioro, acarrearía serias consecuencias para el bienestar económico, y la seguridad nacional de los Estados Unidos de Norteamérica. Además de ser adversos a los esfuerzos de prevención de inmigración ilegal hacia los Estados Unidos, si no se toma en consideración esta crisis financiera, puede crear una seria presión hacia la baja de los salarios y el número de empleos de los trabajadores de los Estados Unidos, puede ser un gran daño a las exportaciones de los Estados Unidos, trastornando el sistema financiero global".

Estas, son las condiciones que está poniendo el gobierno estadounidense, y hoy la mayoría priísta de este Senado, va a aprobar una de las condiciones que pone el gobierno estadounidense.

-El C. Senador Carlos Sales Gutiérrez: (Desde su escaño). Pido la palabra señor Presidente, para hechos.

-El C. Presidente: Senador Carlos Sales, para hechos tiene usted la palabra.

-El C. Senador Carlos Sales Gutiérrez: Con su permiso, señor Presidente.

Nuevamente les ruego una disculpa y seré muy breve, hace un momento, aguanté una referencia personal del Senador "paradoja", pero creo que esto sí lo debe de rectificar.

Le dije el Senador paradoja, porque normalmente pide la palabra para hechos y dice usted puros desechos.

Les quiero decir que en el documento que trajo el Senador que me antecedió en el uso de la palabra, está la explicación misma de lo que nos vino a decir.

El viene a darnos un documento del día 20, cuando nosotros fuimos convocados al período extraordinario, que entre sus temas tenía éste, con bastante anticipación.

Pero además, les quiero repetir lo que hemos comentado ya en muchas ocasiones aquí, el Congreso norteamericano, tiene también Senadores como ustedes, y recibe también propuestas del tipo de las que aquí escuchamos a veces, lo importante es, conocer los tiempos y sobre todo, lo que de manera soberana vamos nosotros a aceptar, gracias.

(Aplausos)

-El C. Presidente: Tiene el uso de la palabra, el Senador José Angel Conchello Dávila, del Partido Acción Nacional, el Senador Conchello se inscribió enpordel dictamen.

Guarden silencio, señores Senadores, y serenidad.

-El C. Senador José Angel Conchello Dávila: Señores Senadores, creo que el centro de la discusión, debiera ser, una pregunta muy sencilla con este añadido, ¿con esta reforma a la Constitución, pierde el gobierno el control de ferrocarriles y de comunicaciones vía satélite, o lo conserva?

Se los planteo porque todo lo demás, las condiciones de que tanto se ha hablado, los requisitos ante los Estados Unidos, que por cierto, quiero decirle al Senador, que la información de ayer está, que estas cláusulas no han sido aprobadas, yo también tengo amigos en Washington que me mandan información.

Lo que digo, es que todo lo demás, de veras, son conjeturas en torno a este tema central.

¿Pierde o conserva el Estado mexicano el control de ferrocarriles y de comunicación vía satélite?

En el curso de esa discusión les confieso que he coincidido con argumentos de los que están en contra, y he dejado de coincidir con los argumentos de los que están a favor, porque creo que nos estamos saliendo del tema central.

Apenas ayer, digo anteayer, se nos planteaba un falso dilema que desde un principio yo estaba rechazando, se nos decía: O abrimos las puertas a la inversión extranjera y dejamos de controlar ferrocarriles o se estancan los ferrocarriles, un dilema, que desgraciadamente, eso sí, ayer oímos en boca del Vicepresidente de la Asociación de Banqueros, que dijo: -yo digo estúpidamente- es preferible una banca eficiente en manos de extranjeros que una banca ineficiente en manos de mexicanos, me opongo a una afirmación de esa naturaleza, porque es tanto como admitir que los mexicanos somos ineptos por naturaleza.

Pero cuando así se nos planteó, les confieso señores, que yo iba a votar en contra del dictamen de esa reforma de la Constitución, y sé que algunos compañeros panistas míos, también iban a votar en contra.

A pesar de ser tesis del PAN, de que se trate de que el Estado es rector, pero no propietario de la economía, a pesar de que hace tres años se presentó una iniciativa en este sentido, pero sólo referida a los ferrocarriles.

Y el argumento era, que no queríamos que los ferrocarriles y las comunicaciones vía satélite, fueran comparados con McDonald’s o con las lavanderías, o con las licorerías que se están estableciendo en México, bajo la Ley de Inversiones Extranjeras.

Nada más, no nos parecería aceptable que esto ocurriera y además, porque entre aquel momento y este hay un Tratado de Libre Comercio, que ustedes recuerdan yo me permití preguntarle a uno de los postulantes a la Suprema Corte de Justicia, sobre el tema del conflicto entre las facultades que se les conceden a los inversionistas extranjeros y la Constitución de la República; él no encontró oposición, pero sin embargo están en pie.

Y esas facultades, casi de trato privilegiado y especial, dados a empresas ferrocarrileras establecidas en nuestro país, cuyo poder, cuyo presupuesto equivale a veces al presupuesto de varios o muchos países subdesarrollados, nos pondría en graves conflictos.

Y precisamente, para evitar caer en esta tesitura o en esa coyuntura, en que cualquier inversionista en ferrocarriles convocará a un panel binacional, para resolver conflictos internos; yo en conciencia había decidido votar en contra.

Pero cuando conocí el añadido, el adendum, la adición que le hicieron a la iniciativa original, pensé que se había resuelto el problema.

Porque en verdad, en el Artículo 25 y en el capítulo económico, que son el 25, el 26, el 27 y el 28 de la Constitución, se habla de tres posibilidades de actividad económica; una general, en la que el Estado conserva la rectoría siempre y en todas partes, el Estado conserva la rectoría económica. Una prioritaria donde el Estado, además de conservar la rectoría, conserva el control mediante el sistema de concesión. El Estado sabe hasta dónde debe de apretar cuando la concesión de un servicio público, para que sea en realidad en beneficio de todos los consumidores y con respeto a la soberanía nacional.

Y ya se dijo que la Ley de Concesiones data de hace muchos años y nos ha sido útil.

Y otra más, las actividades estratégicas no sólo conserva la rectoría, no sólo conserva el control sino que ejerce la exclusividad.

Entonces tenemos esas tres categorías; Una, la rectoría mediante leyes, reglamentos, circulares, decretos; la segunda prioritaria, mediante el régimen estricto de concesión y la tercera, la estratégica mediante el régimen de exclusividad.

Ahora en la reforma, en la adición estamos estrenando un nuevo sistema en el capítulo económico de la Constitución, porque el 25 dice: Todas aquellas actividades que señalen las leyes, pero ahora, por primera vez, estamos metiendo en la Constitución dos actividades prioritarias, como que para mañana podemos ir agregando actividades prioritarias para hacerlas más claras y el capítulo económico de la Constitución tenga más certidumbre.

En cierta forma, estamos esforzando el capítulo económico de la Constitución, al comenzar a enumerar las actividades prioritarias.

El Estado pierde la exclusividad, pero de ninguna manera el control, el Estado sigue conservando el control y dependerá de nosotros, de la vigilancia de los Legisladores, Diputados y Senadores, que las concesiones que se otorgan, respondan a la intención que esta reforma está teniendo, de conservar la seguridad y la soberanía de la nación.

Es un reto de vigilancia y de alerta permanente, pero si nosotros no nos dormimos, el Estado seguirá conservando el mismo control y habremos resuelto un gran problema, digo, que hemos resuelto un falso dilema.

Hemos dicho que ni hay renuncia a la soberanía, ni hay estancamiento, creo señores, que con esta reforma, mantendremos la soberanía y evitaremos el estancamiento. Muchas gracias.

(Aplausos)

-El C. Presidente: Tiene el uso de la palabra, la Senadora Irma Consuelo Castro.

-La C. Senadora Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez: Muchísimas gracias, señor Presidente, muchísimas gracias, señores Senadores.

Creo que si mis oiditos no me engañan, hemos entrelazado aquí, entre las opiniones de los Senadores, varias ideas un poquito dispersas y al mismo tiempo son una, y de satélites, realmente sé poco, sólo puedo pensar en que es terrible que un día México, que de todas maneras está controlado, siga controlado y con permiso pero pues ni modo, tampoco tendremos dinero para estar comprando satélites en el futuro y estar renovados y al día, así es que sobre esto es poco.

Ferrocarriles realmente, pues es como el que vende cuando ya no tiene nada que vender. Ferrocarriles está totalmente descuidado, ya no se puede viajar a ningún lado, ni siquiera de aquí a Guadalajara, necesitan mantenimiento y necesitan muchísimo dinero.

A mí me preocupa por ejemplo, que ferrocarriles vaya a estar en manos de particulares, sobre todo, cuando tenemos tan poca palabra los mexicanos, pero si ustedes ayudan a que esas palabras que aquí se dicen.

Por ejemplo, creo que es el Licenciado panista que acaba de subir. Muchísimas gracias, señor Senador. El dice que iba a votar, pero después de ver lo que dicen los periódicos, porque los periódicos dicen muchas cosas, yo también estoy alarmada porque en los periódicos, anteayer, creo que vi que una de las condiciones -ayer-, era que uno de los grandes parlamentarios pegaditos a Clinton, estaba opinando que para que se diera ese aval, el aval que nos va a ser cobrado si no me equivoco también, porque me estoy guiando por las noticias, un aval que lleva atrás un ocho por ciento que es mucho, por dar un aval; que me pidan todos a ver con qué respondo, claro, no de esta magnitud, más chiquititos, préstamos de cien mil pesos, pues a lo mejor.

Pero sí es preocupante que los préstamos a nuestro país vayan a ser avalados a un costo sobre un costo, porque todavía, habría que ver qué países van a confiar nuevamente en la poca palabra de México para responder por los préstamos.

Es muy fácil decir, señores Senadores, que no busquemos culpables, durante 66 años y pico para atrás, los mexicanos no hemos buscado culpables.

Yo siento que es el momento que cada mexicano tiene que buscar culpables, hallarlos y como precedente para que no nos vuelva a suceder como ya nos sucedió, castigarlos, juzgarlos y exhibirlos ante la patria, a la cual les fallaron estas personas.

Ahora yo les diría a ustedes que simplemente sería muy honesto y sano, que si de todas maneras, por la aplastante mayoría priísta, será aprobada cada una de las nuevas legislaturas que nos manden desde el primer cuadro -yo me entiendo, ustedes quizá no-.

Es muy importante que ustedes las juzguen, ¿a quién se les van a entregar esas concesiones?, que no lo haga el Presidente solo.

Yo creo que es sano, ferrocarriles está hecho una tragedia, nos vamos a quedar sin ferrocarriles, a pesar de lo que dicen mis compañeros si no entra dinero fresquito, pero lo malo es que nada más aquí le damos vuelta al dinero, y no hay fresco para componer esos ferrocarriles que están hechos una desgracia.

Mi Estado necesita ferrocarriles para estar en paz, para que llegue la cultura, para que ellos puedan sacar su remanente pequeñísimo que les queda de sus cosechas, para poder viajar y tener comunicación o por lo menos siquiera para poder sacar sus enfermos.

Ferrocarriles, yo creo, que necesita una inyección grande de dinero, pero lo de los satélites no está en mi cabeza todavía, voy a ver quien me prepara sobre este asunto.

Sin embargo, ya que estoy trepadota acá, les voy a decir que lo del préstamo lo piensen con un poquito más de detenimiento, estamos ya muy endeudados.

Los nietos, los bisnietos, los tataranietos, de cada uno de ustedes, los ricos indudablemente, los van a mandar al extranjero, pero los mexicanos van a seguir trabajando para el Tío Sam.

Tal vez habría, si todos ustedes quisieran pensar alguna otra manera, que pasando sobre el aval de los Estados Unidos, México pudiera - no sé hasta dónde esté degradada la honestidad mexicana -pero pudiera conseguir directamente estos préstamos sin que tuviéramos que estar aceptando las condiciones absurdas.

¿Qué quiere Estados Unidos?, que nos gastemos lo que no tenemos, cuidando que nuestros paisanos no crucen la frontera, ¿en eso vamos a gastar lo que no tenemos?, ¿qué quieren los Estados Unidos?, que nos pongamos todos y cada uno de los mexicanos a ver que por nuestro México no pase la droga para ellos.

Yo creo que tampoco México debe estar de guardián, de soldado vil de los Estados Unidos, ellos tienen dinero para poner millones de gentes ahí a cuidar que no pase el mexicano y que no pase la droga, pero nosotros no tenemos por qué deteriorar nuestra economía para darle gusto a estos señores, que lo pongan ellos.

Nosotros se los permitimos encantados, yo creo, si ustedes quieren, porque yo soy la de este lado.

Entonces, eso es preocupante, esas reglas, ustedes no han dicho aquí nunca si vino a la Honorable Cámara de Senadores la venta de los bancos que esa sí era preocupante.

Le venta de Teléfonos de México, porque hasta ahorita nada nuevo han puesto, han sacado millones y millones para que ese señor, a pesar de lo que me dijo un compañero Senador ayer, que ya se me olvidó quién es, me decía él que era yo fascista, me echó una de esas palabras que él nada más las sabe y algunos la entienden, porque yo me la imagino, por su miradita que le brilla así, pero no sé qué me quiso decir.

Por lo tanto señores, el entretenerlos aquí es para decirles que debemos de discutir honestamente como mexicanos cada una de las cláusulas si es que el gran Congreso de los Estados Unidos, que ahí sí supongo que pesan unos y pesan otros, aprueba el tal préstamo.

Ese préstamo es criminal; nos están cobrando sobre el dinero, si estamos pobres y, perdonen, hay otra palabrita que empieza con "jodiditos", ni modo, vivíamos como pobres.

Busquemos quién nos presta algo de dinero para ir saliendo del paso a esos señores que vinieron a invertir, y que ya sacaron lo suficiente como para sentirse pagados, pero no debemos caer en el peor de los errores, que es vivir de prestado, si ahorita nos están tratando los Estados Unidos como nos están tratando al trabajador, que sencillamente va para engrandecer la economía americana con el sudor de su frente, imagínese después lo que vamos nosotros a valer para ellos, bueno, no valemos nada.

Por darnos un aval, se porta Estados Unidos más que un agiotista, nos están cobrando por una firma, ¿a dónde está la amistad?, ¿a dónde está la unión?, eso nada más quería yo preguntarles, y alguno de ustedes, hay muchos grandes licenciados, pueda contestarme por qué tenemos que pagar sobre el pago que significarán cuarenta o cincuenta o sesenta de no sé qué, las cifras no me las voy a aprender nunca.

Señores, que ese dinero no sirva para detener a nuestros emigrantes, a los que necesitan ir a ganar dólares para vivir como en el Estado de Oaxaca, Chiapas está sufriendo lo que está sufriendo porque al chiapaneco ni siquiera le enseñaron quiénes eran los polleros para pasarlos al otro lado, ellos, los chiapanecos viven de su tierra.

-El C. Presidente: Senadora Irma Serrano, estimo pertinente reorientar y reencauzar el debate, de manera respetuosa para continuarlo.

-La C. Senadora Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez: Bueno, creo que los ferrocarriles es discusión y opinión de ustedes, pero el préstamo creo que debe de pasar sobre la consciencia de cada uno de ustedes, los que se dicen mexicanos y que sean de corazón, muchísimas gracias, señor Presidente, y muchísimas gracias, señores Senadores, no sé porque, pero les estoy dando las gracias, me estoy volviendo decente aquí.

-El C. Presidente: Tiene el uso de la palabra el Senador Fernando Herrero Arandia.

-El C. Senador Fernando Herrero Arandia: Con su permiso señor Presidente; compañeras Senadoras, compañeros Senadores: Es natural la desconfianza que en principio este tipo de reformas causa en nosotros y esto no es gratuito, por años hemos observado que a través de mayoriteos las votaciones de quienes conscientemente con estudio, con participación han Estado en contra, con argumentos inclusive, se han visto apabullados por las mayorías en los congresos, sin embargo en esta ocasión puedo decirles que la fracción de Acción Nacional en el Senado, ha tenido la oportunidad de discutir, de analizar con las diferentes instancias de gobierno que tienen que ver con los problemas que estamos tratando e inclusive con técnicos especializados en las materias para poder llegar a conclusiones responsables.

Y no solamente, los Senadores que pertenecen a las comisiones respectivas, sino en Pleno, hemos discutido y analizado todos cada uno de los puntos de la reforma.

Estamos conscientes que las cosas están cambiando, estamos conscientes que hay una mayor disposición de parte del gobierno de participar con las legislaturas en los motivos, las razones que los llevan a las reformas, y aunque seamos de la oposición, como legisladores debemos buscar primero el bien de la nación; el bien del pueblo mexicano, antes que llevar agua a nuestro molino, debemos participar responsablemente en este cambio de actitudes; debemos aprovechar y construir.

No esperamos las ruinas para querer repartirnos los despojos, porque nosotros no pretendemos ser siempre oposición, queremos ser gobierno, queremos gobernar, pero queremos gobernar un país gobernable, no un país en ruinas; y nosotros hicimos una amplia consulta en campaña, porque nuestra oferta política fue la desincorporación de la inversión privada.

Más de 9 millones de mexicanos votaron afirmativamente por esta plataforma, sin embargo que quede bien claro, no votamos y damos un cheque en blanco, porque necesitamos participar activamente en las leyes secundarias y porque el pueblo que no aprende de su historia está condenado a repetir sus errores, permítaseme citar la justificación que hacía el ahora tan popular don Porfirio sobre las concesiones que otorgaba, y voy a comentar lo que él decía:

"Don Benito Juárez y Lerdo de Tejada, -decía por Porfirio- creían que entre México y Estados Unidos debería de existir el desierto, pero yo digo lo contrario, deben existir comunicaciones no sólo con los Estados Unidos, sino con el mundo entero, porque la inmigración extranjera se beneficia y se beneficia nuestro progreso, por eso se preocupó mi gobierno en la construcción de ferrocarriles, por eso se establecieron los puertos de Tampico, Veracruz, Coatzacoalcos y Salina Cruz, para que vengan los hombres de empresa de otros países a invertir sus capitales, en rigor, esas mejoras no se habrían podido realizar con capital mexicano; los mexicanos con pena lo digo, sólo están acostumbrados a imponer capitales a rédito, alquilar ranchos o instalar montepíos, pero grandes empresas no han querido o no han podido emprenderlas y de ahí la necesidad de recurrir a las extranjeras", se terminó la cita.

En el sentido de la innovación que esta innovación de los ferrocarriles era un paso importantísimo para el progreso, ahí no estaba equivocado don Porfirio, pero sí sabemos la equivocación que cometió, y aquí la importancia de la cita, al dar paso en las concesiones a los intereses de latifundistas y oligarcas, y ya sabemos sus consecuencias.

Y no tomó en cuenta que algunas décadas antes ya habíamos perdido el territorio de La Mesilla, por la ambición de los industriosos del ferrocarril de nuestro vecino país del norte, por eso la importancia de no repetir esos errores.

Estaremos vigilantes, participaremos activamente en la elaboración de las leyes secundarias y nos opondremos y denunciaremos lo que veamos atente contra la soberanía de la nación, y aquí también pedimos, y pediremos, que se establezca la obligatoriedad de la vigilancia del Legislativo, en el manejo de las concesiones o ventas, porque nosotros, los del PAN, luchamos con esperanza, porque luchamos por la nación, porque luchamos por el pueblo de México, por eso responsablemente votaremos por todo aquello que en conciencia estemos seguros lleve a resolver los grandes problemas nacionales, muchas gracias.

-El C. Presidente: En turno el Senador Oscar López Velarde.

-El C. Senador Oscar López Velarde: Es para hacer una propuesta, no para otra cosa, muchas gracias, señor Presidente, Asamblea, yo nada más quiero hacer dos comentarios, antes de hacer una propuesta a nombre de la fracción parlamentaria de mi partido, específicamente a nombre del Senador Miguel

Alemán y de su servidor, al proyecto de dictamen que en el momento en que la Mesa Directiva lo juzgue conveniente, será sometido a su consideración.

Iba a hacer nada más esa intervención, pero no quiero pasar al lado comentarios ligeros que en esta tribuna se han vertido el día de hoy, comentarios ligeros que no corresponden al sentir y a la historia de México, porque ninguna negociación comercial, ni ningún crédito internacional, que realice el gobierno de México en representación del pueblo de México, puede atentar contra la soberanía y por esencia, contra los mexicanos.

Y por otra cosa que es importante, que no digamos a la ligera, los mexicanos nunca hemos sido soldados de ningún gobierno extranjero, los mexicanos siempre hemos defendido nuestra patria.

Por eso lo que aquí se está evitando y se pretende evitar al generar empleo, al reactivar la economía, al buscar el bienestar social, es que evitemos enfrentarnos entre mexicanos, específicamente, señora Senadora, como en Chiapas, lo último que puede haber es que derramemos sangre entre propios mexicanos, y que sea esa sangre azuzada por grupos políticos que no entienden cuál es el sentir y lo que demanda el pueblo de México, y ese sentimiento y esa demanda de México es en Estado de Derecho, la justicia con bienestar social en un Estado de Derecho que nunca va a atentar contra la soberanía del país, y eso sólo se da en la paz.

Por eso estamos cumpliendo en este momento los Senadores nuestra función, no lo quise pasar por alto porque creo que es importante tomarlo en cuenta.

-La C. Senadora Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez: (Desde su escaño). ¿Para alusiones personales puedo contestar?

-El C. Presidente: Sí, pero luego que concluya el señor Senador, en este momento no.

-Continúe, señor Senador.

-El C. Senador Oscar López Velarde Vega: También aquí se ha hablado, es cierto, por un Senador de mi partido que me procedió, que no siempre el Estado es buen administrador ni tampoco la iniciativa privada lo es de por sí, aquí se ha hablado de la justificación de la intervención del Estado en la economía y de la rectoría del desarrollo nacional, aquí se ha puesto en tela de juicio por la Senadora que me precedió en la palabra, se ha puesto en tela de juicio acciones de concesionamiento y servicios públicos.

Yo quiero dar unas cifras nada más de lo que ha sido la evolución entre 1991 y 1993 de Teléfonos de México, el crecimiento promedio anual en los últimos cuatro años fue del 12 por ciento, cuando en el título de concesión se pedía un 12 por ciento anual, se pasó de 5 millones 189 mil líneas, a 8 millones 218 mil líneas en diciembre de 1994, el número de poblaciones con servicio ascendió de 10 mil 200 en 1990 a 20 mil 400 en 1994, cubriendo las condiciones del título de concesión de que toda población mayor de 500 habitantes tendrá servicio telefónico.

Estos son algunos datos, no quiero abundar, simplemente para comentar, cuáles han sido las condiciones que el gobierno de México, con base en las leyes que aprueba el Congreso de la Unión, se les da el concesionamiento de servicios públicos.

Y precisamente aquí, cuando con seriedad -y lo reitero, lo que dije al inicio de la sesión- con profundidad cuatro comisiones de este Senado evaluaron, modificaron la iniciativa con base en la propuesta de dictamen que se propone a esta soberanía, y yo simplemente quiero recordar que estas comisiones atendiendo a la iniciativa de tres Senadores del Partido de la Revolución Democrática, específicamente la Senadora en comisiones, fue por lo que se adicionó en el proyecto de dictamen un párrafo a la página 16 que es fundamentalmente para la Ley Reglamentaria.

Dice: "El Estado y en su caso los concesionarios, garantizarán que los servicios públicos de comunicación ferroviaria y satelital, apoyen a los centros de población que por su dispersión y características requieran de manera indispensable, de esos servicios independientemente de la rentabilidad de los mismos". Ese requisito debemos vigilar en el Congreso que se cumpla en la Ley Reglamentaria que en su caso se expida a esta reforma constitucional que se plantea.

Y simplemente retomo algo, como bien el Senador Conchello ha señalado, no podemos perder de vista al resolver sobre este proyecto de dictamen, principios e instituciones constitucionales que quedan muy claras. Primero, soberanía nacional. Segundo, rectoría del Estado en actividades prioritarias como las vías de comunicación satelital y ferrocarriles. Y tercero, que el Estado no abandona estos servicios públicos, sino que precisamente los puede concesionar o prestar directamente, y aquí precisamente englobo que no debemos de olvidarnos de la noción de servicio público; que no debemos de olvidarnos de que el Estado mantiene el dominio de las vías de comunicación, sean éstas las vías férreas o sean éstas las órbitas o frecuencias orbitales de las vías de comunicación por satélite, y no solamente las existentes, sino las que se establezcan o se construyan con base en un título de concesión.

Son principios que se deben de tomar muy en cuenta al momento de votar por esta Asamblea y resolver sobre este proyecto de dictamen, y precisamente a nombre de la fracción de mi partido, del Senador Miguel Alemán y de su servidor, hacemos una propuesta de modificación, al proyecto de dictamen considerando y con fundamento en lo dispuesto en los Artículos 60 y 124 del Reglamento Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, porque creemos que el dictamen originalmente considera que las concesiones son a particulares, es cierto que las concesiones principalmente se han dado a particulares, pero hay casos como el de las supercarreteras donde 1600 kilómetros están concesionados a gobiernos de los Estados y municipios en coparticipación con el sector social y privado.

Por eso dejo a la Secretaría para que, cuando lo considere conveniente, dé el trámite correspondiente a un proyecto de modificación al proyecto de dictamen que sometamos a la consideración.

-El C. Presidente: Dado que se trata de una propuesta a la modificación del dictamen, ruego a la Secretaría ponga de inmediato a la consideración de la Asamblea, la propuesta presentada por los ciudadanos Senadores.

-La C. Senadora Layda Elena Sansoes San Román: Propuesta presentada por el Senador Oscar López Velarde:

"En los términos que establecen los Artículo 60 y 124 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General, dejo a la Secretaría una propuesta de modificación en su oportunidad se someta a la consideración de la Asamblea.

Decreto que reforma el cuarto párrafo del Artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.- Artículo Unico. Se reforma el cuarto párrafo del Artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue: Artículo 28.- Nos constituirán monopolios las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva en las siguientes áreas estratégicas: Correos, telégrafos y radiotelegrafía, petróleo y los demás hidrocarburos, petroquímica básica, minerales radioactivos y generación de energía nuclear, electricidad y las actividades expresamente señalen las leyes que expide el Congreso de la Unión.

La comunicación vía satélite y los ferrocarriles son áreas prioritarias para el desarrollo nacional en los términos del Artículo 25 de esta Constitución. El Estado al ejercer en ellos su rectoría protegerá la seguridad y la soberanía de la nación y al otorgar concesiones o permisos mantendrá o establecerá el dominio de las respectiva vías de comunicación de acuerdo con las leyes de la materia.

Transitorio.- Unico.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Firman el Senador Oscar López Velarde Vega y Senador Miguel Alemán Velasco".

-Se consulta a la Asamblea, en votación económica, si se acepta la modificación propuesta. Los que esténporla afirmativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

(La Asamblea asiente)

-Los que estén por la negativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

(Minoría)

-Acepta, señor Presidente.

-El C. Presidente: Senadora Secretaría, consulte a la asamblea, en votación económica, si se considera suficientemente discutido el dictamen. quienes estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo poniéndose de pie.

-Se ruega a la Oficialía Mayor se hagan los avisos a que se refiere el Artículo 161 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de lo Estados Unidos Mexicanos.

(La Oficialía Mayor cumple)

-La C. Secretaría Layda Sansores San Román: Se va a proceder a recoger la votación nominal del dictamen.

la recibe por la afirmativa Layda Sansores.

-El C. Secretario Hernández Quinto: La recibeporla negativa Hernández Quinto.

(Se recoge la votación)

-La C. Secretaría Sansores San Román: Aprobadopor105 votos en pro, señor Presidente, dos votos en contra y una abstención.

-El C. Presidente: Aprobado por 105 votos el proyecto de Decreto que reforma el cuarto párrafo del Artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

-Continúe la Secretaría con asuntos en cartera.

-La C. Senadora Sansores San Román: Para a la Cámara de Diputados para sus efectos constitucionales.

-El C. Presidente: Continúe la Secretaría.






 
SUMARIO






DECRETO QUE REFORMA EL CUARTO PARRAFO DEL ARTICULO 28 DE LA CONSTITUCION POLITICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

(Dictamen de segunda lectura)-Se dispensa la segunda lectura y se aprueba el dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; Comunicaciones y Transportes; Radio, Televisión y Cinematografía y Estudios Legislativos, Tercera Sección. Intervienen los CC. Senadores Félix Salgado Macedonio, hace una propuesta de moción suspensiva, la cual es desechada por el Pleno e intervienen al respecto los CC. Senadores Oscar López Velarde, en contra y queda registrado lo dicho por Féliz Salgado Macedonio, en pro; Eduardo Andrade Sánchez, para fundamentar el dictamen; Heberto Castillo Martínez, en pro; Carlos Sales Gutiérrez, para rectificación de hechos; Heberto Castillo Martínez, para hechos, Carlos Sales Gutiérrez; Miguel Alemán Velasco, en pro; Félix Salgado Macedonio, en contra; Rosendo Villareal Dávila, en pro; Héctor Sánchez López, en contra; Miguel Alemán Velasco, para formular una pregunta y para alusiones personales; Héctor Hugo Varela Flores, para rectificación de hechos; Mauricio Valdés Rodríguez, para formular una pregunta; Carlos Sales Gutiérrez, para hechos; José Angel Conchello Dávila, en pro; Irma Consuelo Serrano Castro Domínguez; Oscar López Velarde, hace una propuesta en su nombre y en el de Miguel Alemán Velasco relativa a una modificación al dictamen, la cual es aprobada por el Pleno.

Portal de Accesso